Kit de supervivencia para la salud mental, Capítulo 2: ¿Está la psiquiatría basada en la evidencia? (Parte 5)

0
100

Continuando con la iniciativa de Mad in America se estará publicando una versión por entregas y traducida del libro de Peter Gøtzsche, Mental Health Survival Kit and Withdrawal from Psychiatric Drugs. En este blog, analiza el riesgo de suicidio y otras causas de muerte a causa de los fármacos psiquiátricos, centrándose en las pastillas para la depresión. Cada martes se publicará una nueva sección del libro.

Suicidios, otras muertes y otros daños graves

Píldoras para la depresión

Las píldoras para la depresión son el ejemplo de la psiquiatría, las píldoras de las que más oímos hablar y las más utilizadas, en algunos países, por más del 10% de la población.

Como se ha señalado, uno de los secretos mejor guardados de la psiquiatría es que los psiquiatras matan a muchos pacientes con neurolépticos. Otro secreto bien guardado es que también matan a muchos pacientes con pastillas para la depresión, por ejemplo, a los pacientes ancianos que pierden el equilibrio y se rompen la cadera. 4,96

Los psiquiatras han luchado mucho para ocultar la terrible verdad de que las píldoras para la depresión duplican el riesgo de suicidio, no sólo en los niños sino también en los adultos. 2,4,97-100 Los ensayos controlados con placebo son enormemente engañosos en este sentido, y se ha escrito mucho sobre cómo las compañías farmacéuticas han ocultado los pensamientos suicidas, el comportamiento suicida, los intentos de suicidio y los suicidios consumados en los informes de los ensayos publicados, ya sea borrando los acontecimientos bajo la alfombra para que nadie los vea, o llamándolos de otra manera. 2,4,101

Este fraude masivo es rutinario en las compañías farmacéuticas. Dediqué una gran parte al fraude en mi libro de psiquiatría de 2015,4 por lo que sólo mencionaré aquí algunos resultados de investigaciones recientes.

Mi grupo de investigación descubrió que, en comparación con el placebo, las píldoras para la depresión duplican la aparición de eventos precursores definidos por la FDA para el suicidio y la violencia en voluntarios adultos sanos; 97 que aumentan la agresividad en niños y adolescentes 2-3 veces,55 un hallazgo muy importante teniendo en cuenta los numerosos tiroteos en escuelas en los que los asesinos tomaban píldoras para la depresión; y que aumentan el riesgo de suicidio y violencia en 4-5 veces en mujeres de mediana edad con incontinencia urinaria de esfuerzo, a juzgar por los eventos precursores definidos por la FDA. 98 Además, el doble de mujeres experimentaron un evento psicótico central o potencial. 98

Los psiquiatras rechazan los resultados de las investigaciones que van en contra de sus intereses. También han criticado nuestro uso de eventos precursores, pero no hay nada malo en ello. El uso de eventos precursores del suicidio y la violencia es similar al uso de factores de pronóstico para las enfermedades del corazón. Como el tabaquismo y la inactividad aumentan el riesgo de infarto, recomendamos a la gente que deje de fumar y empiece a hacer ejercicio.

Es cruel que la mayoría de los líderes psiquiátricos digan -incluso en la televisión nacional102- que las píldoras para la depresión se pueden dar con seguridad a los niños porque no hubo un aumento estadísticamente significativo de los suicidios en los ensayos, sólo de los pensamientos y comportamientos suicidas, como si no hubiera ninguna relación entre ambos. 4 Los psiquiatras premian a las empresas por su fraude mientras sacrifican a los niños. Todos sabemos que un suicidio comienza con un pensamiento suicida seguido de los preparativos y uno o más intentos.

Un psiquiatra estadounidense que argumentaba que la conducta suicida no debería contar porque es “un sustituto no validado e inapropiado” se contradecía a sí mismo, ya que escribía en el mismo artículo que “un historial de intento de suicidio previo es uno de los predictores más fuertes del suicidio consumado”, y también escribía que la tasa de suicidio es 30 veces mayor en los que han intentado suicidarse previamente que en los que no lo han hecho. 103 Esto es una disonancia cognitiva en toda regla con consecuencias mortales para nuestros hijos.

Cuando escribí mi libro de 2015, me quedó claro que los suicidios debían aumentar no sólo en los niños, sino también en los adultos, pero los numerosos análisis e informes eran confusos, ya que algunos lo habían constatado y otros no. 4

El quid de la cuestión es que muchos intentos de suicidio y suicidios se omiten en los informes. En 2019, encontré pruebas adicionales de esto, cuando comparé la publicación de un ensayo104 con el correspondiente informe del estudio clínico de 1008 páginas presentado a los reguladores de medicamentos. 105 Los autores del informe publicado no mencionaron que dos de los 48 niños que recibieron fluoxetina intentaron suicidarse frente a ninguno de los 48 niños que recibieron placebo.

El primer autor, Graham Emslie, atribuyó falsamente la financiación del ensayo al Instituto Nacional de Salud Mental de EE.UU., pero los datos de la FDA mostraron que el estudio fue patrocinado por el fabricante de fluoxetina, Eli Lilly. 106

Los intentos de suicidio y los suicidios no sólo se ocultan durante el ensayo. Lo más frecuente es que también se omitan cuando se producen justo después de que haya terminado la fase aleatoria:4

Ensayos con sertralina en adultos; n: número de suicidios e intentos de suicidio; N: número de pacientes; seguimiento: tiempo tras la finalización de la fase aleatoria; RR: ratio de riesgo; IC: intervalo de confianza.

Cuando la FDA realizó un metanálisis de la sertralina utilizada en adultos (tabla 30 de su informe),107 no encontró un aumento de los suicidios, los intentos de suicidio o las autolesiones combinadas (cociente de riesgos 0,87; IC del 95%: 0,31 a 2,48).

El propio meta-análisis de Pfizer encontró una reducción a la mitad de los eventos suicidas cuando se omitieron todos los eventos ocurridos más allá de las 24 horas después de la interrupción de la fase aleatoria. 108 Sin embargo, cuando Pfizer incluyó los sucesos ocurridos hasta 30 días después, hubo un aumento de los sucesos de suicidio de alrededor del 50%.

Un meta-análisis de 2005 llevado a cabo por investigadores independientes utilizando los datos de los reguladores de medicamentos del Reino Unido encontró una duplicación de los suicidios o autolesiones cuando se incluyeron los eventos después de 24 horas. 109 Estos investigadores observaron que las empresas habían subestimado el riesgo de suicidio en sus ensayos, y también descubrieron que las autolesiones no mortales y la suicidalidad estaban seriamente subestimadas en comparación con los suicidios notificados.

Otro meta-análisis realizado en 2005 por investigadores independientes de los ensayos publicados fue muy amplio, ya que incluyó todos los fármacos (87.650 pacientes) y todas las edades. 110 Encontró el doble de intentos de suicidio con el fármaco que con el placebo, odds ratio (que es lo mismo que risk ratio cuando los eventos son raros) 2,28, IC 95% 1,14 a 4,55.

Los investigadores informaron de que debían faltar muchos intentos de suicidio. Algunos de los investigadores del ensayo les respondieron que había intentos de suicidio de los que no habían informado, mientras que otros contestaron que ni siquiera los buscaban. Además, no se contabilizaron los sucesos ocurridos poco después de interrumpir el tratamiento activo.

La razón por la que es tan importante incluir los sucesos suicidas que ocurren después de la fase aleatoria es que refleja mucho mejor lo que ocurre en la vida real que en un ensayo estrictamente controlado en el que los investigadores motivan a los pacientes para que tomen todas las dosis del fármaco del ensayo. En la vida real, los pacientes se saltan las dosis porque se olvidan de llevar las pastillas al trabajo, a la escuela o a una estancia de fin de semana, o introducen un

Lo que ocurre al finalizar el ensayo difiere de un ensayo a otro. A veces, se ofrece a los pacientes un tratamiento activo, a veces sólo los pacientes tratados continúan con el tratamiento activo, y a veces no hay tratamiento.

En 2019, dos investigadores europeos acabaron por fin con la feroz negación de los psiquiatras de que las pastillas para la depresión también son peligrosas para los adultos. Volvieron a analizar los datos de la FDA e incluyeron los daños ocurridos durante el seguimiento. 99 Fueron criticados y publicaron análisis adicionales. 100 Al igual que otros investigadores, descubrieron que los eventos de suicidio habían sido manipulados, por ejemplo, “se eliminaron dos suicidios registrados erróneamente en el grupo de placebo del programa de aprobación de la paroxetina”.100 Informaron del doble de suicidios en los grupos activos que en los grupos de placebo, odds ratio 2,48 (IC 95%: 1,13 a 5,44).

No debería haber más debate sobre si las píldoras para la depresión causan suicidios en todas las edades. Lo hacen. Incluso la FDA, que ha hecho todo lo posible para proteger a las compañías farmacéuticas que comercializan píldoras para la depresión,2,4 se vio obligada a ceder cuando admitió en 2007, al menos indirectamente, que las píldoras para la depresión pueden causar suicidio a cualquier edad:4,111

“Todos los pacientes en tratamiento con antidepresivos por cualquier indicación deben ser controlados adecuadamente y observados de cerca para detectar un empeoramiento clínico, suicidio y cambios inusuales en el comportamiento, especialmente durante los primeros meses de un curso de terapia farmacológica, o en los momentos de cambios de dosis, ya sea aumentos o disminuciones. Los siguientes síntomas, ansiedad, agitación, ataques de pánico, insomnio, irritabilidad, hostilidad, agresividad, impulsividad, acatisia (inquietud psicomotriz), hipomanía y manía, se han notificado en pacientes adultos y pediátricos en tratamiento con antidepresivos … Se debe aconsejar a las familias y a los cuidadores de los pacientes que busquen la aparición de dichos síntomas en el día a día, ya que los cambios pueden ser bruscos.”

La FDA finalmente admitió que las píldoras para la depresión pueden causar locura a todas las edades y que los fármacos son muy peligrosos, de lo contrario no sería necesario el control diario. Sin embargo, hay que decir que la monitorización diaria es una falsa solución a un problema mortal de drogas. La gente no puede ser controlada cada minuto, y muchos se han suicidado con medios violentos, por ejemplo, ahorcándose, disparando, apuñalando o saltando delante de un tren, poco después de que parecieran estar perfectamente bien para sus seres queridos. 2,4

Pero la negación organizada continúa sin inmutarse. 4 Dos años después del anuncio de la FDA, el gobierno australiano declaró: “El término suicidalidad abarca la ideación suicida (pensamientos serios sobre quitarse la vida), los planes de suicidio y los intentos de suicidio. Las personas que experimentan ideación suicida y hacen planes de suicidio tienen un mayor riesgo de intentos de suicidio, y las personas que experimentan todas las formas de pensamientos y comportamientos suicidas tienen un mayor riesgo de completar el suicidio”.112

Es cierto, pero ¿por qué la suicidalidad no incluye el suicidio? Si se quiere averiguar la peligrosidad del montañismo y se incluyen las lesiones cuando la gente tiene pensamientos serios de escalar montañas y acude a un centro de fitness, y las lesiones cuando planean escalar una montaña y cuando lo intentan, ¿se excluirían entonces las muertes por caídas? Por supuesto que no, pero esto fue lo que hizo el gobierno australiano. Mostraron la prevalencia de suicidio a lo largo de la vida, dividida en ideación suicida, plan de suicidio e intento de suicidio, pero no había datos sobre los suicidios. 112

Hay un largo camino por recorrer. En nuestra revisión de 39 sitios web populares en 10 países, que llevamos a cabo en 2018, encontramos que 25 afirmaban que las píldoras para la depresión pueden causar un aumento de la ideación suicida, pero 23 (92%) de ellos contenían información incorrecta, y solo dos (5%) sitios web señalaban que el riesgo de suicidio aumenta en personas de todas las edades. 32

Las píldoras para la depresión pueden causar violencia y homicidios. 2,4 Pero éste es también uno de los secretos bien guardados de la psiquiatría. Especialmente en EE.UU., los psiquiatras y las autoridades no dicen al público si el agresor tomaba una pastilla para la depresión. Puede pasar mucho tiempo e implicar solicitudes de libertad de información o demandas judiciales antes de que se revele algo.

Pasó bastante tiempo antes de que nos enteráramos de que el piloto de Germanwings que se llevó un avión entero cuando se suicidó en los Alpes, y que el conductor de autobús belga que mató a muchos niños al estrellar su autobús contra un muro, también en los Alpes, tomaban ambos una píldora contra la depresión.

A pesar de que sospechamos que los informes de los estudios clínicos que examinamos no informaban de los daños -algunos resultados sólo aparecían en los listados de pacientes individuales en los apéndices, de los que sólo disponíamos de 32 de nuestros 70 ensayos, y no teníamos formularios de informe de casos para ninguno de los ensayos-, encontramos acontecimientos alarmantes, que nunca se verán en las publicaciones de las revistas médicas. 55 He aquí algunos ejemplos:

  • La empresa informó erróneamente de cuatro muertes, en todos los casos a favor del fármaco activo.
  • Un paciente que recibía venlafaxina intentó suicidarse por estrangulamiento sin previo aviso y murió cinco días después en el hospital. Aunque el intento de suicidio se produjo el día 21 de los 56 días de tratamiento aleatorio, la muerte se calificó de acontecimiento posterior al estudio, ya que se produjo en el hospital y el tratamiento se había interrumpido a causa del intento de suicidio.
  • Aunque los relatos de los pacientes o los listados individuales de pacientes mostraban que eran intentos de suicidio, 27 de los 62 intentos se codificaron como “labilidad emocional” o “empeoramiento de la depresión”, que es lo que se ve en las publicaciones, no los intentos de suicidio.
  • Un intento de suicidio (sobredosis intencionada con paracetamol en un paciente que tomaba fluoxetina) se describió en las tablas de efectos adversos como “elevación de las enzimas hepáticas”, que es lo que se produce si se bebe un poco de alcohol.
  • Es de particular relevancia para los numerosos tiroteos en escuelas que los siguientes eventos para 11 pacientes con una píldora para la depresión fueron listados bajo “agresión” en las narrativas de los pacientes para eventos adversos serios: amenaza homicida, ideación homicida, asalto, acoso sexual, una amenaza de llevar un arma a la escuela, daños a la propiedad, golpear artículos del hogar, asalto agresivo, amenazas verbalmente abusivas y agresivas, y beligerancia.

La acatisia es una horrible sensación de inquietud interior, que aumenta el riesgo de suicidio, violencia y homicidio. Sólo podíamos identificar la acatisia si teníamos acceso a los términos literales, pero, no obstante, descubrimos que, al igual que la agresividad, la acatisia se observaba con el doble de frecuencia con las pastillas que con el placebo.

En tres ensayos de sertralina en los que tuvimos acceso tanto a los términos literales como a los términos preferidos codificados, la acatisia se codificó como “hipercinesia”, y la codificación errónea parece haber sido frecuente también en los ensayos de paroxetina, ya que no encontramos ni un solo caso de acatisia.

Para los fármacos de Eli Lilly, fluoxetina y duloxetina, comparamos nuestros resultados con los informes resumidos de los ensayos que están disponibles en el sitio web de la empresa. En la mayoría de los casos, los acontecimientos adversos sólo se mostraban si se producían, por ejemplo, en al menos el 5% de los pacientes. De este modo, las empresas pueden evitar informar de muchos daños graves. Descubrimos que los acontecimientos suicidas y los daños que aumentan el riesgo de violencia se notificaron muy poco:

Sólo se documentaron 2 de 20 intentos de suicidio (17 con el fármaco frente a 3 con el placebo). No se mencionó ninguno de los 14 episodios de ideación suicida (11 frente a 3). Sólo se mencionaron 3 episodios de acatisia (15 frente a 2).

La acatisia también se observa con otros fármacos psiquiátricos, como los neurolépticos (véase más adelante). La acatisia es una palabra griega y significa incapacidad para quedarse quieto. Los pacientes con acatisia pueden comportarse de forma agitada, que no pueden controlar, y pueden experimentar una rabia insoportable, delirios y disociación. 80 Pueden pasearse sin cesar, removerse en la silla y retorcerse las manos, lo que se ha descrito como acciones que reflejan un tormento interior. 1

La acatisia no tiene por qué presentar síntomas visibles, pero puede consistir en una ansiedad e inquietud internas extremas, que es como se describe este daño en la información del producto de Zyprexa. En un estudio, el 79% de los pacientes con enfermedades mentales que habían intentado suicidarse padecían acatisia. 1 Otro estudio informó de que la mitad de las peleas en un pabellón psiquiátrico estaban relacionadas con la acatisia,5,113 y un tercer estudio descubrió que 64 dosis de moderadas a altas de haloperidol, un neuroléptico, hacían que la mitad de los pacientes fueran notablemente más agresivos, a veces hasta el punto de querer matar a sus psiquiatras. 1

Dado que las píldoras para la depresión tienen efectos puramente sintomáticos y muchos daños, es muy relevante averiguar qué piensan los pacientes sobre ellas cuando sopesan los beneficios frente a los daños. Lo hacen cuando deciden si continúan en un ensayo hasta el final o lo abandonan.

Fue un trabajo enorme estudiar los abandonos en los ensayos controlados con placebo. Incluimos 71 informes de estudios clínicos que habíamos obtenido de las agencias médicas europeas y del Reino Unido, que tenían información sobre 73 ensayos y 18.426 pacientes. Nadie, aparte de mi grupo de investigación, había leído antes las 67.319 páginas sobre estos ensayos, que suman 7 metros de altura si se apilan. Pero el esfuerzo mereció la pena: un 12% más de pacientes abandonaron el tratamiento con el fármaco que con el placebo. 114

Este es un resultado terriblemente importante. La opinión de los psiquiatras es que las píldoras para la depresión hacen más bien que mal4 , y la opinión de los pacientes es la contraria. Los pacientes prefirieron el placebo a pesar de que algunos de ellos se vieron perjudicados por los efectos de la abstinencia. Esto significa que los fármacos son incluso peores de lo que se encontró en los ensayos de “pavo frío”.

Como tuvimos acceso a datos detallados, pudimos incluir en nuestros análisis a pacientes que los investigadores habían excluido, por ejemplo, porque no se habían realizado algunas mediciones. Nuestro resultado es único y fiable, en contraste con las revisiones anteriores que utilizaban principalmente datos publicados. No encontraron más abandonos con los fármacos que con el placebo,114 por ejemplo, una gran revisión de 40 ensayos (6391 pacientes) informó de que los abandonos eran los mismos (riesgo relativo 0,99) cuando se comparaba la paroxetina con el placebo.

A continuación, decidimos analizar la calidad de vida en los mismos ensayos. Teniendo en cuenta el resultado de los abandonos, el minúsculo beneficio de las pastillas para la depresión que carece de relevancia para los pacientes y los numerosos y frecuentes daños de las pastillas, esperábamos que la calidad de vida fuera peor con las pastillas que con el placebo.

Quizás éramos un poco ingenuos, porque nos habíamos acercado demasiado a los secretos de las pastillas para la depresión. Lo que encontramos -o más bien no encontramos- fue impactante. 115 La información sobre la calidad de vida relacionada con la salud era prácticamente inexistente.

En cinco ensayos, no estaba claro qué instrumento se utilizó y no había resultados disponibles. Se incluyeron 15 ensayos (4.717 pacientes y 19.015 páginas de informes de estudios), una cantidad considerable de datos en los que basar las conclusiones. Sin embargo, nueve de los 15 informes de estudios clínicos mostraban una información selectiva, y en los registros en línea de las empresas, había información selectiva para los 15 ensayos. Recibimos 20 publicaciones de Eli Lilly y recuperamos seis del registro de GlaxoSmithKline. Hubo informes selectivos en 24 de las 26 publicaciones. A pesar de esta amplia información selectiva, sólo se encontraron pequeñas diferencias entre el fármaco y el placebo.

Esto fue más que un bloqueo; fue un sabotaje. Las empresas están obligadas a asegurarse de que lo que presentan a los reguladores de medicamentos para obtener la aprobación de comercialización es un relato honesto de lo sucedido, y que no se han omitido datos o información importantes. Nos preguntamos por qué los reguladores de medicamentos no han pedido a las empresas los datos que faltan.

Las píldoras que destruyen tu vida sexual se llaman píldoras de la felicidad

En el mundo al revés de la psiquiatría, las píldoras que destruyen tu vida sexual se llaman píldoras de la felicidad. La mitad de los pacientes que tenían una vida sexual normal antes de empezar a tomar una píldora para la depresión verán su vida sexual perturbada o imposibilitada. 4,116 Las alteraciones sexuales pueden llegar a ser permanentes y cuando los pacientes descubren que nunca más podrán tener relaciones sexuales (por ejemplo, debido a la impotencia), algunos se suicidan. 117,118

Cuando di una conferencia para psiquiatras infantiles australianos en 2015, uno de ellos dijo que conocía a tres adolescentes que tomaban pastillas para la depresión y que habían intentado suicidarse porque no podían tener una erección la primera vez que intentaban tener relaciones sexuales.

Es muy cruel. Y sin embargo, la negación profesional es generalizada. Los pacientes suelen ser humillados o ignorados por sus médicos, que se niegan a creerles. A algunos pacientes les dicen que es imposible que se produzcan esas complicaciones por tomar pastillas para la depresión, y a otros les ponen neurolépticos después de haberles dicho que su problema es psicosomático. 118

Un paciente que había enviado un par de enlaces a estudios y revisiones sobre la disfunción sexual post-SSRI recibió esta respuesta: “Si desea tener ese ‘síndrome’ continúe con lo que está haciendo… lea estudios y revisiones oscuras en bases de datos oscuras y le puedo garantizar que lo tendrá hasta el final de su vida”.

La mayoría de los pacientes que toman una píldora para la depresión sienten que algo ha cambiado en sus genitales, y muchos se quejan de que, mucho tiempo después de haber dejado las píldoras, sus emociones siguen adormecidas; además, no se preocupan por la vida o por otras personas como lo hacían antes de las píldoras.

El profesor de psiquiatría David Healy me ha dicho que algunos pacientes pueden frotarse pasta de chile en los genitales y no sentirla. En su trabajo como testigo experto, ha visto datos que nadie fuera de la industria farmacéutica ha visto nunca, y que se sellan en cuanto la empresa llega a un acuerdo extrajudicial con las víctimas. Healy ha descrito que, en algunos ensayos inéditos de fase 1, que se realizan antes de que un fármaco se pruebe en pacientes, más de la mitad de los voluntarios sanos presentaban graves disfunciones sexuales que, en algunos casos, duraban después de suspender el tratamiento. 119

El adormecimiento de los genitales se utiliza en la comercialización. La píldora contra la depresión Priligy (dapoxetina) ha sido aprobada en la Unión Europea para tratar la eyaculación precoz.

Es interesante contrastar esto con la información proporcionada en los prospectos, por ejemplo, del Prozac (fluoxetina). 120 Desde el principio, se echa la culpa al paciente y no al fármaco: “los cambios en el deseo sexual, el rendimiento sexual y la satisfacción sexual suelen producirse como manifestaciones de un trastorno psiquiátrico”. En consecuencia, un científico de la FDA descubrió que SmithKline Beecham había ocultado los problemas sexuales con la paroxetina culpando a los pacientes, por ejemplo, la anorgasmia femenina se codificó como “Trastorno genital femenino”.121

Healy envió en junio de 2019 una petición a Guido Rasi, director de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), firmada por un amplio grupo de clínicos e investigadores. La EMA indicó que pediría a las empresas que mencionaran la disfunción sexual duradera en las etiquetas de las píldoras para la depresión. Seis meses después, Healy envió una nueva carta a Rasi en la que afirmaba que las agencias de medicamentos habían respondido que estas afecciones podrían derivarse de la enfermedad y no del tratamiento.

Y añadió: “La melancolía, que es muy rara, puede provocar una disminución de la libido, pero el tipo de depresión para el que se administran los ISRS no disminuye la libido. De hecho, al igual que la gente se consuela comiendo cuando tiene “nervios”, a menudo tiene más sexo en un intento de manejar su “depresión””.

En su prospecto120 , Eli Lilly afirmó que “algunas pruebas sugieren que los ISRS pueden causar estas experiencias sexuales adversas”. No se trata de algunas pruebas. Cuando se analizan todas las pruebas, queda muy claro que estos fármacos arruinan la vida sexual de las personas.

El modo de negación de Lilly continúa: “Sin embargo, es difícil obtener estimaciones fiables de la incidencia y la gravedad de las experiencias adversas relacionadas con el deseo, el rendimiento y la satisfacción sexuales, en parte porque los pacientes y los médicos pueden ser reacios a hablar de ellas.” Puesto que tenemos estas pruebas, ¿cuál es entonces el problema que tiene Lilly para reconocer lo que muestran?

En los ensayos de Lilly,120 “la disminución de la libido fue el único efecto secundario sexual comunicado por al menos el 2% de los pacientes que tomaban fluoxetina (4% fluoxetina, <1% placebo)”. Si no preguntas, no verás los problemas. En un estudio cuidadosamente realizado, el 57% de 1.022 personas que tenían una vida sexual normal antes de tomar una píldora para la depresión experimentaron una disminución de la libido; el 57% tuvo un retraso en el orgasmo o la eyaculación; el 46% no tuvo orgasmo o eyaculación; y el 31% tuvo disfunción eréctil o disminución de la lubricación vaginal. 116

No había nada al respecto en el prospecto de Lilly, aparte de lo siguiente: “Se han notificado casos espontáneos de disfunción orgásmica, incluida la anorgasmia, en mujeres que tomaban fluoxetina. No hay estudios adecuados y bien controlados que examinen la disfunción sexual con el tratamiento con fluoxetina. Los síntomas de disfunción sexual persisten ocasionalmente tras la interrupción del tratamiento con fluoxetina.”

Algunos prospectos son más veraces, por ejemplo, para la venlafaxina:122 disminución de la libido 2%, eyaculación/orgasmo anormal 12%, impotencia 6% y alteración del orgasmo 2%. Pero esto sigue estando lejos de la verdad.

  1. Si te sientes deprimido, no acudas a tu médico, que muy probablemente te recetará una pastilla para la depresión.
  2. Nunca aceptes un tratamiento con una píldora para la depresión. Es probable que haga su vida más miserable.
  3. No crea nada de lo que le digan los médicos sobre las pastillas para la depresión. Es muy probable que esté equivocado.
  4. Las pastillas para la depresión son peligrosas. Aumentan el riesgo de suicidio, violencia y homicidio en todas las edades.
  5. Las píldoras para la depresión pueden destruir su vida sexual, en el peor de los casos de forma permanente.
  6. Consulta a un psicoterapeuta. También puedes considerar si necesitas un trabajador social, un consejero o un abogado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí