Kit de supervivencia para la salud mental, Capítulo 4: Retirada de las drogas psiquiátricas (Parte 2)

0
309
Unas manos sostienen muchos paquetes de diversas pastillas.

Nota del editor: Durante los próximos meses, Mad in America publicará una versión por entregas del libro de Peter Gøtzsche, Mental Health Survival Kit and Withdrawal from Psychiatric Drugs. En este blog, se centra en cómo el establishment psiquiátrico bloquea la difusión de información sobre la abstinencia. Cada martes se publicará una nueva sección del libro..

MIND Dinamarca no quiere ayudar a los pacientes a retirarse

En junio de 2017, impartí un curso de un día completo sobre la abstinencia de medicamentos psiquiátricos en Copenhague. Lo había planeado durante bastante tiempo, pero mi iniciativa fue demasiado para la psiquiatría convencional, que intentó sabotearlo.

La primera reacción se produjo cuando intenté publicar un anuncio del curso en MIND, la revista de los miembros de la organización más importante de pacientes psiquiátricos de Dinamarca:

“¿Cómo hay que retirarse de los fármacos psiquiátricos y evitar los peores síntomas de abstinencia? El curso está dirigido a todos, tanto a los pacientes como a los familiares y a los profesionales de la salud. Consiste en conferencias y debates en pequeños grupos. Los conferenciantes son el profesor Peter C. Gøtzsche, la psiquiatra de niños y adolescentes Lisbeth Kortegaard, la farmacéutica Birgit Toft, la psicóloga Olga Runciman y el farmacéutico Bertel Rüdinger”.

El 6 de febrero llamé al periodista de MIND, Henrik Harring Jørgensen, que también es responsable de la revista MIND, para preguntarle si estaría interesado en informar a sus miembros sobre nuestro curso. Al no ser posible, le pregunté si podía poner un anuncio en la revista. Jørgensen se sintió considerablemente incómodo y dijo que, al ser un funcionario, no debía involucrarse en el debate sobre las drogas psiquiátricas. Le expliqué que no era necesario, porque, independientemente de lo que se piense sobre los fármacos psiquiátricos, era un hecho que muchos pacientes querían dejarlo, pero no podían obtener ayuda, y ese era precisamente el motivo por el que queríamos ofrecer nuestro curso, que era para todos, tanto para los pacientes como para los médicos.

No conseguí que Jørgensen se comprometiera a publicar mi anuncio en la revista. Estaba convencido de que él no podía tomar la decisión por sí mismo, sino que necesitaba una luz verde de más arriba, y que probablemente no aceptarían mi anuncio.

Sabía muy bien que al presidente nacional de MIND, Knud Kristensen, le caía mal, cosa que ha contado a otros, y que le gustan mucho los fármacos psiquiátricos, que siempre alaba en los medios de comunicación cuando los critico. Cuando di una conferencia para MIND en Copenhague en mayo de 2016, Kristensen viajó desde el otro extremo del país para presidir la reunión y hacer preguntas críticas después de mi discurso. Sus preguntas fueron poco amistosas y se mostró muy crítico conmigo como persona. Pero los participantes le desafiaron repetidamente y dijeron que lo que yo les había dicho era cierto, por ejemplo, sobre los síntomas de abstinencia y lo difícil que es dejar las drogas psiquiátricas, que ellos mismos habían experimentado.

Envié mi anuncio a Jørgensen al día siguiente de haber hablado con él por teléfono. Silencio total. Llamé varias veces y la secretaria me pasó a Jørgensen diciendo que estaba en su despacho, pero no cogió el teléfono cuando fui yo quien llamó. Le envié un mensaje para que llamara, cosa que no hizo.

Me puse cada vez más nervioso porque la revista MIND sólo sale cada dos meses y el plazo para el anuncio terminaba el 2 de marzo. Era mi única oportunidad de anunciarme en la revista.

El 17 de febrero escribí a Jørgensen, señalando que no había cogido el teléfono cuando le llamé. Le dije que muchos de los miembros de MIND me escriben y preguntan a quién deben dirigirse para obtener ayuda con la abstinencia de medicamentos psiquiátricos. También escribí a la dirección de correo electrónico general de la asociación, pero seguí sin respuesta.

El 22 de febrero, fui a la sede del MIND para obtener una respuesta. Me reuní con tres personas que estaban haciendo documentales sobre la psiquiatría y que me acompañaron al edificio.

Enseguida quedó claro que MIND no quería anunciar nuestro curso. El director de MIND, Ole Riisgaard, me trató de forma increíblemente grosera y condescendiente, como cuando un maestro de escuela reprendía a un alumno travieso en los años cincuenta. Al parecer, Riisgaard tampoco podía tomar una decisión sobre mi anuncio sin la aprobación de Kristensen; dijo que volvería “en unos días”.

Todos llegamos a la conclusión de que el director estaba plenamente informado de mi caso antes de saber que nos presentábamos en nuestra visita no anunciada y que MIND había planeado impedir que mi anuncio se publicara en la revista MIND. Cuando le dije que esa era mi impresión, también cuando hablé con Jørgensen por teléfono dos semanas antes, Jørgensen se puso muy agresivo y me preguntó si había grabado la conversación.

Al día siguiente, Riisgaard escribió que llevarían mi anuncio, añadiendo: “Como continuación de su malísimo y totalmente inaceptable comportamiento de ayer, en el que se presentó sin acuerdo ni permiso, y con las cámaras encendidas filmando al personal del MIND, varios de los cuales son mentalmente vulnerables y están empleados bajo disposiciones especiales, la condición para llevar el anuncio es que usted, antes de la fecha límite, me envíe una garantía por escrito (firmada) de que ninguno de los empleados del MIND participará en ningún tipo de emisión sin el consentimiento por escrito de cada uno de ellos.”

Las cámaras no estaban encendidas y los tres que estábamos en la sala estábamos muy tranquilos. Los únicos que mostraron un mal comportamiento fueron Riisgaard y Jørgensen, que grabamos con un micrófono oculto porque es importante documentar el acoso y otros abusos de poder.

Uno de los cineastas escribió a Riisgaard que su gente me había seguido durante algún tiempo y, por lo tanto, también me había seguido hasta el MIND, y que había pedido permiso para filmar, que un empleado del MIND le había concedido. En cuanto esto fue rechazado en otro piso, el trabajo de filmación se detuvo. El único que había sido filmado era yo.

Escribí a Riisgaard que nuestra percepción de los hechos era diferente. Habíamos cumplido con todas las normas, pero como Jørgensen nunca contestó al teléfono, no tuvimos otra opción que visitar la sede de MIND para saber si este organismo llevaría nuestro anuncio.

“Me explicó que MIND es una asociación pequeña y que tiene mucho que hacer, por lo que no había oído nada. Permítame señalar que hubo mucho tiempo cuando llamé a Henrik para preguntarle por un posible anuncio. Y que sólo habría tardado unos segundos en responder bien cuando le envié el anuncio al día siguiente. No es más difícil que eso.

“Habría sido natural que, cuando nos conocimos, me dijeras que por supuesto que me pondría el anuncio en la revista MIND, porque es evidente que es una ayuda para los muchos miembros de MIND que quieren dejar los fármacos psiquiátricos pero que no han podido obtener ayuda de su médico, entre otras cosas porque muy pocos médicos saben cómo hacerlo.

“Otros médicos tienen la idea errónea de que hay que tomar los medicamentos durante el resto de la vida, lo que está científicamente demostrado que es muy perjudicial. En cambio, usted me dijo que recibiría una respuesta en unos días. ¿Cree que es una buena forma de tratar a un cliente que le paga por tener un anuncio en su revista que, además, es muy relevante para sus socios?”

El día antes de nuestra visita al MIND, Riisgaard recibió un correo electrónico de una sucursal local en el que se explicaba que habían discutido en una reunión de la junta directiva una correspondencia que había mantenido con Jørgensen sobre un anuncio de un curso de retirada. “En base a esto, parece que se está aplicando algún tipo de censura. Tenemos la impresión de que muchos de nuestros miembros están interesados en el trabajo de Peter Gøtzsche. No entendemos esta actitud”.

Riisgaard respondió a la sucursal local, después de que nos reuniéramos con él y mantuviéramos correspondencia: “Con respecto a los anuncios, ciertamente tenemos censura (edición), por ejemplo, no aceptamos publicidad de la industria farmacéutica. Pero a Gøtske [sic] no se le ha negado la posibilidad de hacer publicidad. Si da otra impresión, es sólo para hacerse el interesante”.

Riisgaard mintió y siguió siendo arrogante. Escribí a la sucursal local que alguien de la cúpula de MIND cree que las drogas psiquiátricas sólo pueden ser buenas para la gente y que nadie debería recibir ayuda para dejar de hacerlo.

El Presidente Nacional de MIND, Knud Kristensen, tiene demasiado poder y alimenta sus propios intereses, no los de sus miembros.

El gremio psiquiátrico no quiere ayudar a los pacientes a retirarse

El segundo empujón llegó cuando informé a Psiquiatría en la Región Capital en enero de 2017 sobre nuestro curso. Escribí que colaboraba con psiquiatras, psicólogos y farmacéuticos cualificados de varios países, y con muchos usuarios con amplia experiencia en la abstinencia; que éramos 11 personas de 7 países que nos reunimos en Gotemburgo en octubre de 2016 y decidimos crear el Instituto Internacional para la Retirada de Fármacos Psiquiátricos; que uno de nosotros era un psiquiatra noruego que acababa de abrir la primera sala libre de fármacos en Noruega; que tenía un estudiante de doctorado que estudiaba cómo retirar los fármacos psiquiátricos de forma segura; y que haríamos todo lo posible por satisfacer las necesidades y los intereses de los participantes.

Tres días después, el profesor de psiquiatría Poul Videbech se quejó ante la Autoridad de Seguridad del Paciente: “Un tal Peter Gøtzsche, que es especialista en medicina interna, ha anunciado el curso de abajo para los pacientes y otras personas. Por supuesto, opino que asume una tremenda responsabilidad, que no tiene ningún conocimiento para llevar a cabo. ¿Pueden los médicos hacer este tipo de cosas sin tener los conocimientos profesionales necesarios? Además, es una empresa privada que abusa del nombre del Centro Cochrane”.

La arrogancia de Videbech no se puede pasar por alto. “Un Peter Gøtzsche” es una frase que se utiliza para referirse a personas desconocidas, y yo era muy conocido, tanto por Videbech como por la gente de la Autoridad.

La Autoridad no se tomó en serio la queja de Videbech. Tardaron cuatro meses en pedirme una opinión que indicara hasta qué punto se proporcionaría asesoramiento profesional sanitario individual a los participantes en el curso. El 19 de mayo informé a la Autoridad de que no había nada en la descripción del curso sobre la prestación de asesoramiento individual. Un proceso de retirada lleva su tiempo, y obviamente no teníamos intención de empezar a retirar participantes durante el curso.

También me preguntaron qué cualificaciones o experiencias tenía con la retirada individual de la medicación neuroléptica. Respondí que eso no era relevante porque el objetivo del curso era que aprendiéramos unos de otros, incluso escuchando las experiencias actuales y pasadas de los pacientes. Añadí que habría psiquiatras y otros profesionales de la salud en la sala.

Por último, la Autoridad me pidió que indicara qué papel tenía el Centro Cochrane Nórdico en la organización del curso, ya que había utilizado esta afiliación en mi correo electrónico a la Región Capital. Como no se mencionaba al Centro en el anuncio del curso, no respondí a esta pregunta, que era irrelevante y estaba fuera de las tareas de control de la Autoridad.

El 1 de junio, la Autoridad me pidió la información que ya les había enviado y que habían pasado por alto. Cuatro días después de que celebráramos nuestro curso, la Autoridad anunció que no tenía intención de tomar ninguna medida.

Subí vídeos de nuestras conferencias y otra información en mi página web, deadlymedicines.dk. También celebramos varias reuniones para el público y di muchas conferencias en varios países. Siempre explicamos que la retirada debía ser mucho más lenta de lo que recomendaban las directrices oficiales. Por tanto, la Autoridad de Seguridad del Paciente debería haberse interesado por las directrices, que no eran seguras, ¡y no por nosotros!

Consideramos los contratiempos como baches en el camino y en nuestra creciente red internacional, sentimos que estamos avanzando. En octubre de 2017, se estrenó en Copenhague la película de Anahi Testa Pedersen, Diagnosing Psychiatry (véase el capítulo 2). Ella me preguntó si tenía alguna sugerencia para el título, así que sugerí ese porque la película muestra que la psiquiatría es un paciente enfermo que infecta a otros pacientes también. Podría haber elegido el mismo título para este libro, pero no quería utilizar la palabra psiquiatría sino el término positivo, salud mental.

En noviembre de 2017, el psiquiatra Jan Vestergaard intentó que un simposio de dos horas sobre las benzodiacepinas figurara en el programa de la reunión anual de la Asociación Danesa de Psiquiatría, celebrada cuatro meses después. Aunque la reunión duraba cuatro días, con sesiones paralelas, la junta directiva declaró que no había espacio para el simposio. Se trataba de la dependencia y el síndrome de abstinencia, y yo tenía previsto hablar sobre el síndrome de abstinencia en general, no limitado a las benzodiacepinas.

Como el hotel de la conferencia es enorme, llamé para ver si había habitaciones libres. Reservé una y organicé un simposio de dos horas para los psiquiatras por la mañana, que repetimos por la tarde. Les di la oportunidad de aprender algo sobre la dependencia y el síndrome de abstinencia, aunque la junta tenía poco interés en el tema.

Luego vino otro bache en el camino, que fue el profesor de microbiología clínica, Niels Høiby, elegido por un partido político conservador en la Región Capital. Me pregunté por qué se sentía obligado a interferir en nuestra iniciativa altruista (no cobramos entrada), ya que las bacterias no tienen mucho que ver con la abstinencia de medicamentos psiquiátricos. Planteó una cuestión supuestamente política y mencionó que yo había escrito un libro sobre el uso de fármacos psiquiátricos y había impartido cursos para que los pacientes redujeran su consumo de fármacos psiquiátricos.

Høiby preguntó si el Consejo Ejecutivo del Hospital Nacional y la Región Capital, posiblemente en colaboración con el Consejo de Salud para la Psiquiatría, habían informado a los psiquiatras de la región, a los psiquiatras de la práctica especializada y a los médicos generales si apoyaban o se distanciaban de las actividades del director del Centro Cochrane en relación con el uso de los medicamentos psiquiátricos.

La respuesta es tan interesante como la tonta y maligna pregunta de Høiby. Los psiquiatras de la región de la capital declararon que habían informado a todos sus centros sobre las actividades mencionadas por Høiby y que criticaban mi oferta y habían pedido que se atendiera a los pacientes que pudieran aceptarla. Además, señalaron que varios jefes de departamento y profesores habían expresado públicamente su desacuerdo conmigo y mis actividades, por ejemplo, en el evento “El arte de suspender un medicamento” organizado por la Región Capital y en un debate público sobre medicamentos psiquiátricos organizado por Psiquiatría en la Región Capital. “En ambos actos participó el propio Peter Gøtzsche”.

Vaya, vaya, el hombre “en persona” se presentó en nuestros preciosos eventos e incluso se atrevió a hacer preguntas! Entonces, ¿está mal que alguien haga esto y que algunas eminencias -a las que yo llamo “espaldas plateadas”, ya que así se comportan6- estén en desacuerdo con él? Estas son perspectivas sombrías. Evidentemente, es inaceptable para el establishment que yo intente satisfacer las necesidades de los pacientes cuando los psiquiatras no quieren hacerlo, aunque el establishment hable constantemente de poner al paciente en el centro de sus actividades.

Anuncié los simposios en la Revista de la Asociación Médica Danesa y mi estudiante de doctorado Anders Sørensen también dio una conferencia. Más tarde, cuando paseamos por los pasillos, nos enteramos de que a los jóvenes psiquiatras se les había asustado para que no asistieran porque sus jefes los verían como herejes y podrían tomar represalias. Este comportamiento intimidatorio también se observa en una manada de leones: si un león abandona la manada y vuelve más tarde, es castigado. Esto explica por qué la mayoría de los 60 participantes eran enfermeros, trabajadores sociales, pacientes y familiares. Sólo siete se identificaron como psiquiatras, pero es probable que hubiera ocho más, ya que éstos omitieron dar su historial a pesar de que se les pidió que lo hicieran al entrar en la sala.

En otras ocasiones, psicólogos, trabajadores sociales y enfermeros que deseaban asistir a mis conferencias o cursos me han contado historias similares sobre la recepción de nefastas advertencias por parte de sus superiores de que, si se presentaban, no sería bien recibido en su departamento. Esto es aterrador y también diagnóstico para una especialidad enferma. Es la historia de un gremio que se comporta más como una secta religiosa que como una disciplina científica, porque en la ciencia siempre estamos dispuestos a escuchar los resultados de nuevas investigaciones y otros puntos de vista, que nos hacen a todos más sabios.

Nuestro programa incluía dos conferencias: “¿Por qué hay que retirar, con mucho, los fármacos psiquiátricos?” y “¿Cómo hay que hacerlo en la práctica?”. En el anuncio mencionamos que varios psiquiatras nos habían instado a celebrar un curso sobre la retirada de fármacos psiquiátricos al mismo tiempo que su reunión anual.

Los simposios fueron un éxito. El psiquiatra más experimentado de la sala dijo más tarde a uno de sus colegas junior que yo empequeñecía a los principales psiquiatras. Por eso no querían que sus médicos noveles me escucharan. Podría resultar demasiado difícil para ellos cuando volvieran a hacer preguntas. También apreciaron la conferencia de Anders. Tiene mucha experiencia en el síndrome de abstinencia y es un muy buen orador.

En junio de 2018, celebramos un seminario de investigación por la tarde en Copenhague. Como ponentes invitados tuvimos a Laura Delano, una superviviente de la psiquiatría de EE.UU., que presentó protocolos de reducción de riesgos basados en una visión general de los métodos que habían dado los mejores resultados en la comunidad de abstinencia no especializada, y al farmacéutico Bertel Rüdinger de Copenhague, también superviviente de la psiquiatría. 6 La psiquiatría les robó 14 y 10 años, respectivamente, de sus vidas y provocó que ambos estuvieran muy cerca del suicidio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí