Kit de supervivencia para la salud mental, capítulo 5: Kit de supervivencia para jóvenes psiquiatras en un sistema enfermo (parte 4)

0
890
Ilustración de un cuarto acolchado del hospital psiquiátrico Saint Anne, Paris. creada por Gaildrau, publicada en L'Illustration, Journal Universel, Paris, 1868

Nota del editor: Durante los próximos meses, siguiendo la iniciativa de Mad in America se publicará una versión traducida y por entregas del libro de Peter Gøtzsche, Mental Health Survival Kit and Withdrawal from Psychiatric Drugs. En este blog, explica cómo ha reaccionado la psiquiatría cuando se ha enfrentado a las pruebas y a los relatos de experiencias vividas, y cómo esto ha corrompido el periodismo.

Los periodistas me han dicho que la razón por la que la televisión pública danesa no se atreve a desafiar a la psiquiatría o a Lundbeck hoy en día se debe a dos programas enviados en abril de 2013.

Me entrevistaron para el primer programa, “Dinamarca en píldoras”, en tres partes, donde el cómico y periodista Anders Stjernholm informó a los espectadores sobre la depresión y el TDAH. Esta fue la introducción:32

“En el programa sobre los antidepresivos… conoceremos a Anne, a quien le recetaron píldoras de la felicidad ya cuando tenía 15 años y que hoy vive con enormes efectos secundarios. Y a Jimmy, de 53 años, que tras 4 años de tomar píldoras de la felicidad ha perdido su deseo sexual. Ahora resulta que no debería haber tomado las píldoras en absoluto. Jimmy no estaba deprimido sino que sufría de estrés. En el programa sobre los fármacos para el TDAH, Anders Stjernholm cuestiona la forma en que se realiza el diagnóstico. Se encuentra con el niño Mikkel, al que un psiquiatra que nunca le había conocido le diagnosticó TDAH”.

El mensaje general era que las píldoras de la felicidad son peligrosas y se recetan con demasiada frecuencia. Pero ya al día siguiente, el imperio psiquiátrico contraatacó. En una revista para periodistas, el profesor de psiquiatría Poul Videbech dijo:33 “Es una campaña de miedo que puede costar la vida a la gente. Conozco varios ejemplos de suicidio después de que amigos y familiares aconsejaran al paciente que dejara la medicación antidepresiva. Por supuesto, no puedo asegurar que haya sido a causa de los medios de comunicación, pero mientras exista la oportunidad, los medios deberían ser muy matizados en su cobertura de este tema”.

Videbech lo comparó con los periodistas que hacen programas aconsejando a los pacientes con diabetes que abandonen la insulina. Aunque él, al mismo tiempo, niega ferozmente que crea en la mentira del desequilibrio químico (véase el capítulo 2). Parece una disonancia cognitiva.

Videbech se enfadó porque le habían dejado fuera del programa y se quejó de ello en Facebook y a la televisión danesa: “Quedó claro… que no querían información real sobre estos problemas -algo de lo que los espectadores pudieran beneficiarse realmente-, sino que habían elegido de antemano algunas opiniones que pretendían confirmar”. Videbech describió cómo el periodista le hizo repetidamente preguntas según su propia agenda, que consistía en que “los antidepresivos no funcionan”; “si funcionan, provocan el suicidio”; y “cuando los dejas, provocan horribles síntomas de abstinencia”.

Videbech está considerado como una de las figuras más importantes de la psiquiatría danesa en lo que respecta a la depresión y es entrevistado con mucha frecuencia. Esto le confiere un estatus de oráculo, que utiliza para influir en la agenda pública y para dar forma a lo que la gente piensa sobre la depresión y las pastillas para la depresión. No está acostumbrado a que se le contradiga o se le pase por alto, y esto le enfadó.

Fui yo quien documentó para Stjernholm que las pastillas para la depresión no funcionan; que aumentan el riesgo de suicidio; y que los pacientes pueden sufrir horribles síntomas de abstinencia cuando intentan dejarlas.

Hubo muchos comentarios al artículo sobre Videbech en la revista. Uno de ellos señalaba que yo tenía razón en que los medios de comunicación habían sido poco críticos en su cobertura de los fármacos psiquiátricos. Señaló que muchas personas habían intentado advertir contra ellos durante muchos años, pero que habían sido silenciadas o despedidas de sus puestos desde los que podían llegar a la población.

Como ya se ha señalado, esto también me ocurrió a mí, sobre lo que escribí un libro.33 No me afectó económicamente, ya que tengo una buena posición económica, en contraste con tantos otros que han sido despedidos injustificadamente cuando dijeron la verdad al poder. Disfruto de mi trabajo como investigador a tiempo completo, conferenciante, escritor y consultor independiente, por ejemplo en demandas contra psiquiatras o empresas farmacéuticas.

Otro comentarista consideró increíblemente manipulador que Videbech afirmara que había personas que se habían suicidado tras dejar de tomar su fármaco y que lo comparara con los diabéticos que necesitan insulina: “Este es un ejemplo típico de la retórica que ha plagado el debate sobre las píldoras para la depresión durante años… ¿Es razonable perjudicar a muchas personas para ayudar a unas pocas?”

Uno de ellos señaló que era interesante ver que prácticamente no había programas de reducción de la medicación en psiquiatría y que dependía exclusivamente de la opinión del médico lo que le sucediera al paciente. Señaló que a menudo las personas acaban tomando la medicación de por vida.

Una de ellas mencionó que formaba parte de un grupo numeroso y diverso de personas que habían advertido durante años contra el uso acrítico de los medicamentos y que habían dedicado tiempo a ayudar a las víctimas, bien porque habían perdido a un ser querido, habían visto cómo se destruía la vida de una persona cercana o lo habían probado en su propio cuerpo. “¡¡¡PERO!!! Cada vez que abrimos un debate sobre este tema, se nos acusa de no pensar en los que se benefician de los medicamentos; nos encontramos con el argumento que también utilizáis vosotros [Videbech] de que no nos importan las víctimas de la buena causa y que nuestra información puede tener consecuencias fatales!!! Por el amor de Dios, ¿cómo vamos a sacar un debate matizado de eso? … Casi a diario se ponen en contacto con nosotros personas que, también por parte de médicos especialistas, son presionadas para que tomen antidepresivos por todo tipo de indicaciones. Así que tiene que ocurrir algo drástico para que no haya más víctimas”.

Uno de ellos se preguntaba por qué la psiquiatría no se hace eco de los suicidios e intentos de suicidio que provocan los fármacos. “Porque se descarta como algo que no ocurre. Sin embargo, estaba en la lista de efectos secundarios del prospecto de la medicación que recibí. Y sentí el impulso en mi propio cuerpo. PERO me dijeron que era mi depresión la que desencadenaba los pensamientos y planes suicidas. Lo extraño de todo esto es que el impulso surgió poco después de que empezara a tomar el medicamento… Pero la conclusión del médico y de los demás implicados fue que debía aumentar mi dosis, a lo que afortunadamente me negué y decidí reducir el medicamento por mi cuenta. También se descarta que las personas cambien totalmente de personalidad, que se vuelvan agresivas y exaltadas, paranoicas, etc.”.

Sólo cuatro días después, el periodista Poul Erik Heilbuth presentó su fabuloso documental de 70 minutos, “La oscura sombra de la píldora”, que ya se había proyectado internacionalmente.35 Su investigación era excelente y documentaba con detalle cómo Eli Lilly, GlaxoSmithKline y Pfizer ocultaban que sus píldoras contra la depresión hacían que algunas personas se suicidaran o cometieran asesinatos, o hacían que personas completamente normales y pacíficas iniciaran de repente una racha de robos violentos en tiendas y gasolineras que no podían explicar después y estaban desconcertadas. Las píldoras cambian totalmente su personalidad.

Sobre la teoría del desequilibrio químico, el material de fondo (ya no está disponible) decía: Hoy en día hay muy pocos expertos que mantengan la teoría. El profesor Tim Kendall -el jefe del organismo gubernamental que asesora a todos los médicos ingleses- califica la teoría de basura y disparate. El profesor Bruno Müller-Oerlinghausen, líder de la Comisión de Medicamentos de los médicos alemanes durante 10 años, califica la teoría de locura y de simplificación irracional. Ambos profesores afirman que la teoría ha funcionado como una pura estrategia de marketing para las empresas, ya que podían vender a la gente la percepción de que su depresión tiene algo que ver con un desequilibrio químico y que tomar una píldora puede ayudar a corregir ese desequilibrio. Los daneses que visiten la página web oficial de la sanidad danesa (redactada por profesores daneses de psiquiatría) verán la esencia de la teoría: Los antidepresivos afectan a la cantidad de mensajeros químicos del cerebro y contrarrestan el desequilibrio químico de la depresión.

Heilbuth contó con el denunciante Blair Hamrick en su película, un vendedor estadounidense de GlaxoSmithKline que dijo que su eslogan para la paroxetina era que era el medicamento feliz, cachondo y delgado. Decían a los médicos que les haría más felices, que perderían peso, que les haría dejar de fumar, que les haría aumentar su libido… todo el mundo debería tomar este medicamento. Hamrick copió documentos en secreto y GlaxoSmithKline recibió una multa de 3.000 millones de dólares en 2011 por pagar sobornos a los médicos y por la comercialización ilegal de varios medicamentos, incluso a los niños.21

Un editorial de uno de los periódicos nacionales de Dinamarca, Politiken, condenó el documental de forma inusualmente hostil, y Heilbuth respondió.36 Politiken calificó su documental de “inmensamente manipulador”, de “sensacionalismo”, de “mero intento de confirmar o verificar la tesis que el programa había ideado como premisa”, y calificaron a Müller-Oerlinghausen de “pensador embrollado”.

El “pensador embrollado” da conferencias por todo el mundo, incluso en un simposio organizado medio año antes por el Grupo Antidepresivo de la Universidad danesa. Estuvo muy claro y bien argumentado durante toda la película, y lo que dijo era absolutamente correcto.

David Healy es el profesor de psiquiatría que ha visto los documentos más secretos de los archivos de las compañías farmacéuticas, como experto en pleitos, y fue también una de las principales fuentes de la película.

Heilbuth contó las historias de varias personas que se habían suicidado o habían matado a otras. Apenas dos días después de su documental, debatía con el profesor de psiquiatría Lars Kessing en directo en el Evening Show sobre los suicidios causados por las pastillas para la depresión. Algunos fragmentos aparecen en la película de Anahí.30 Kessing negó totalmente la ciencia y las advertencias de las agencias farmacéuticas, diciendo que sabemos con gran certeza que los ISRS protegen contra el suicidio. Añadió que el riesgo de suicidio es grande cuando la gente deja de tomar los ISRS, pero no mencionó que esto se debe a los efectos nocivos de las píldoras, ya que los pacientes pasan por un síndrome de abstinencia en frío.

Tres días después, volví a participar en un debate televisivo con Kessing, esta vez sobre cómo podríamos reducir el consumo de pastillas para la depresión. Kessing afirmaba que no son peligrosas. El director de investigación de Lundbeck, Anders Gersel Pedersen, también estaba en el estudio y dijo que lo más peligroso es no tratar a los pacientes, y afirmó que los pacientes no se vuelven adictos sino que sufren una recaída de la enfermedad cuando dejan de tomar las pastillas. Kessing afirmó que tal vez sólo el 10% de los que visitan a su médico de cabecera no reciben ayuda de la medicina, todo un comentario sobre medicamentos que no funcionan y en los que ensayos defectuosos han demostrado no un 90% sino sólo un 10% de efecto.

Cuando el entrevistador le preguntó a Kessing cómo se podía reducir el consumo de pastillas -independientemente de lo que pensara sobre su tamaño- no respondió a la pregunta. Dijo que sabíamos con certeza que había aumentado la incidencia de la depresión moderada y grave en los últimos 50 años. Le contesté que no podíamos saberlo porque los criterios para diagnosticar la depresión se habían ido rebajando durante ese periodo.

He comprobado que cuando los periodistas reaccionan violentamente y van directamente contra las pruebas científicas y las advertencias de las autoridades, es prácticamente siempre porque creen que las pastillas les han ayudado a ellos o a alguien cercano, o porque un familiar trabaja para Lundbeck o es psiquiatra. He estado expuesto a muchos ataques vitriólicos de este tipo. Es triste que los periodistas tiren por la borda todo lo que aprendieron en la escuela de periodismo y exploten en una cascada de rabia y ataques ad hominem, pero eso puede ocurrir si dices la verdad sobre las pastillas para la depresión. Estás atacando a una religión.

Como ejemplo, una periodista triunfó con su titular: “Tomo píldoras de la felicidad, ¡si no estaría muerto!”37 Me calificó de persona que pone en peligro mi vida, que delira, que no está en completo equilibrio conmigo mismo, sino que es una persona que podría necesitar ver a un psiquiatra, y que debería avergonzarse de mí mismo y ser despojado de mi título de profesor. “Mi deseo es que alguien pueda detener al profesor loco”. Escribió esto en un periódico sensacionalista, pero no deberían publicar semejantes desvaríos.

En un debate radiofónico, el presidente nacional de MIND, Knud Kristensen, argumentó que algunos de sus pacientes habían dicho que las pastillas para la depresión les habían salvado la vida. Respondí que era un argumento injusto porque todos los que las pastillas habían matado no podían levantarse de sus tumbas y decir que las pastillas les habían matado.

Terminaré con la peor parte. Nunca había visto a una institución admitir de buen grado que educa a los periodistas para que escriban artículos defectuosos, repitiendo acríticamente las narrativas fuertemente engañosas creadas por la industria farmacéutica y los psiquiatras corruptos para gran perjuicio de nuestros pacientes y sociedades.21,38 Pero ahí estaba, en 2020, en un país que ya comerciaba abundantemente con noticias falsas.

La Guía del Centro Carter para el Periodismo de Salud Mental es la primera de este tipo en Estados Unidos.39 Los reporteros deben escribir que las condiciones de salud mental son comunes y que la investigación sobre las causas y los tratamientos de estas condiciones ha llevado a importantes descubrimientos en la última década. Deben informar al público de que los esfuerzos de prevención e intervención son eficaces y útiles. Esto se refiere a los fármacos, por supuesto, y es el mismo mensaje que la Asociación Americana de Psiquiatría ha estado promoviendo durante más de 40 años.

Todo esto es sencillamente erróneo. Pero continúa: Los periodistas deben precisar exactamente lo que un profesional dice que está mal en un paciente y utilizar esa información para caracterizar el estado mental de una persona. No se anima a los periodistas a considerar cómo se ven a sí mismas las personas así diagnosticadas, o si aceptan su etiqueta de diagnóstico.

Algunos de los supuestos hechos que se insta a los periodistas a incluir son: “Los trastornos por consumo de sustancias son enfermedades del cerebro”. La guía explica que: “Aunque la ciencia no ha encontrado una causa específica para muchas condiciones de salud mental, una compleja interacción de factores genéticos, neurobiológicos, conductuales y ambientales a menudo contribuyen a estas condiciones.” No se anima a los reporteros a explorar por qué la carga de salud pública de los trastornos mentales ha crecido drásticamente en los últimos 35 años, al mismo tiempo que se ha disparado el uso de fármacos psiquiátricos.40

Según el Centro Carter, el DSM-5 es una guía fiable para hacer diagnósticos. No se menciona el hecho de que los diagnósticos son construcciones totalmente arbitrarias creadas por consenso entre un pequeño grupo de psiquiatras, o que carecen de validez, o que los psiquiatras discrepan salvajemente cuando se les pide que examinen a los mismos pacientes, o que la mayoría de las personas sanas obtendrían uno o más diagnósticos si se les hiciera la prueba.

La guía hace que los periodistas se hagan eco del mensaje de la Asociación Americana de Psiquiatría de que las afecciones psiquiátricas suelen estar sin diagnosticar y sin tratar, y de que el tratamiento psiquiátrico es eficaz. “Tratamiento psiquiátrico” es un eufemismo para referirse a los fármacos, pero evita cualquier debate sobre lo ineficaces y perjudiciales que son y hace que todo el mundo muerda el anzuelo porque “tratamiento” pretende abarcar también la psicoterapia, aunque ésta rara vez se ofrezca.

La guía afirma que entre el 70% y el 90% de las personas con una enfermedad mental experimentan una reducción significativa de los síntomas y una mejora de la calidad de vida después de recibir tratamiento. La fuente de esta información terriblemente falsa es la National Alliance on Mental Illness, una organización de pacientes muy corrupta.38 Es cierto que la mayoría de las personas mejoran, pero eso también habría ocurrido sin ningún tipo de tratamiento. El Centro Carter parece haber “olvidado” por qué hacemos ensayos controlados con placebo y, como he explicado en el capítulo 2, las píldoras psiquiátricas no mejoran la calidad de vida, sino que la empeoran.

A los reporteros se les dice que enfaticen lo positivo y eviten centrarse en los fallos de la atención psiquiátrica. La guía no proporciona ningún recurso para obtener las perspectivas de las personas con experiencia vivida, la mayoría de las cuales hablarían de forma crítica de la sabiduría convencional. Además, no hay “usuarios de los servicios” ni grupos de supervivientes en los dos principales consejos consultivos del Centro.

Lamentablemente, el Centro Carter se considera un líder en la formación de periodistas sobre cómo informar sobre la salud mental. Alienta a los periodistas a actuar como taquígrafos que repiten el dogma convencional.

Es difícil ver mucha esperanza para Estados Unidos. El Centro Carter fue fundado por la ex primera dama Rosalynn Carter.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí