Psicodélicos – La nueva locura psiquiátrica

0
129
parte inferior de la cara un hombre con una pastilla en la lengua

Publicado originalmente por Mad In Brasil

Los psicodélicos están cada vez más de moda, pero ¿son algo más que una poderosa forma de aceite de serpiente, o algo diferente a una experiencia recreativa? ¿Tienen algún beneficio objetivo para la salud? ¿Podemos estar seguros de que están a salvo? Hay que responder urgentemente a estas preguntas, ya que el número de personas seducidas o persuadidas para consumir estas drogas va en aumento. Aquí llamo la atención sobre algunas de las cuestiones que plantea la actual popularidad de estos medicamentos.

Los psicodélicos originales incluyen la psilocibina, el ingrediente activo de las “setas mágicas” y la dietilamida del ácido lisérgico, conocida popularmente como LSD. Las drogas recreativas MDMA (éxtasis) y ketamina tienen algunos efectos similares a los de los psicodélicos, en el sentido de que el estado de alteración que producen es similar al de un viaje.

Los psicodélicos se recomiendan ahora para tratar una lista creciente de problemas, como la depresión, la ansiedad, la adicción, el trastorno de estrés postraumático, el dolor crónico y la angustia asociada a tener una enfermedad terminal. Los libros sobre ellos se han convertido en bestsellers y varias fundaciones promueven y financian la investigación sobre psicodélicos, presumiblemente con la esperanza de que pronto se autorice su uso médico.

La ketamina, que suele administrarse por vía intravenosa, ya se ofrece en numerosas clínicas privadas de EE.UU., y se han abierto varias en el Reino Unido, incluida al menos una proporcionada por el NHS (aunque el tratamiento tiene que pagarse de forma privada). Esto es posible porque la ketamina está autorizada como anestésico y, por lo tanto, puede reutilizarse para otros usos médicos. La escetamina, un isómero de la ketamina en forma de aerosol nasal, ha sido autorizada para el tratamiento de la depresión resistente al tratamiento en los Estados Unidos, el Reino Unido y Europa.

La lógica de esta tendencia es confusa y contradictoria. Por un lado, los psicodélicos se promueven como ayudas en el proceso de psicoterapia a través de las percepciones que puede generar el “viaje” o la experiencia inducida por estas drogas; por otro lado, las drogas psicodélicas representarían un tratamiento médico específico para diversos trastornos al corregir las deficiencias cerebrales subyacentes.

En una entrevista publicada en Nature, el psicofarmacólogo e investigador psicodélico David Nutt sugiere que los psicodélicos “desconectan partes del cerebro relacionadas con la depresión” y “reinician los procesos de pensamiento del cerebro” a través de sus acciones sobre los receptores corticales 5-HT2A. Otros afirman que aumentan la “conectividad” del cerebro. El sitio web de la Universidad John Hopkins afirma que ofrecen la promesa de “tratamientos farmacológicos de precisión adaptados a las necesidades específicas de cada paciente”. Todas estas afirmaciones son pura especulación.

Algunos promotores se refieren a los psicodélicos como “antibióticos de la mente”, argumentando que el tratamiento psicodélico es “curativo”, ya que sólo requiere una o dos “sesiones de dosis”, en comparación con el tratamiento a largo plazo que requieren los antidepresivos o la psicoterapia. Este es un importante argumento de venta para lo que es una terapia costosa. En realidad, los psicodélicos no producen las curas milagrosas que la gente espera, como confirma la experiencia con la ketamina. Algunas personas pueden sentirse un poco mejor después de un tratamiento, y luego el efecto desaparece y vienen a por otro y otro, y se asientan en el tratamiento a largo plazo, al igual que las personas que toman antidepresivos.

La esketamina, el isómero de la ketamina suministrado en un aerosol nasal, ha sido lanzada por Janssen y está claramente pensada como un tratamiento a largo plazo, con ensayos aleatorios y proclamando sus efectos de “prevención de recaídas” (para una crítica de esta y otras investigaciones sobre la esketamina, véase un blog anterior). El concepto de microdosificación con LSD u otros psicodélicos sigue el mismo principio, promoviendo la idea de que pequeñas dosis de las drogas, tomadas diariamente, mejoran el estado de ánimo, la creatividad y la productividad de las personas. Esta práctica parece ser cada vez más común, ya que una encuesta reciente reveló que el 17% de los encuestados, con una edad media de 33 años, la habían practicado regularmente en algún momento. Una vez desencadenadas, parece que las drogas tienden a un patrón de consumo a largo plazo, con todas las complicaciones físicas y psicológicas que ello conlleva.

Entonces, ¿los efectos de los psicodélicos pueden ser beneficiosos? La experiencia psicodélica o “viaje” se ha defendido durante mucho tiempo como un medio para expandir la conciencia, para ver el mundo de una manera diferente que puede conducir a nuevas percepciones e inspiraciones. La MDMA produce intensas sensaciones de calidez y conexión y la ketamina conduce a un estado de trance. Todas estas drogas pueden hacer que la gente esté “de buen humor” o eufórica, pero a pesar de ello, no todo el mundo disfruta de las sensaciones que inducen, y algunas de ellas, especialmente las que tienen efectos psicodélicos más intensos, pueden producir experiencias que son aterradoras y angustiosas: el “mal viaje”.

Algunas personas pueden aprender cosas importantes sobre sí mismas al experimentar los efectos de las drogas psicodélicas. El autor y psicoterapeuta Gary Greenberg describe la toma de éxtasis en su libro Manufacturing Depression, y cómo la emoción que sintió bajo la influencia de la droga le hizo darse cuenta de la profundidad de sus sentimientos por su novia, de los que no había sido consciente antes.

Sin embargo, el desarrollo personal a través de las drogas no tiene por qué limitarse a los psicodélicos. Un paciente que conocí comentó que los efectos del alcohol le habían enseñado a superar su timidez o ansiedad social, de tal manera que aprendió a socializar sin él (por supuesto, a veces el alcohol utilizado de esta manera puede convertirse en un problema en sí mismo). Otra paciente describió cómo su experiencia de tomar medicamentos estimulantes para la enfermedad de Parkinson (que posteriormente tuvo que dejar) le había enseñado a dejarse llevar y hacer cosas por sí misma en lugar de centrarse en las necesidades de su familia.

Pero estos beneficios no son efectos médicos o sanitarios. Son similares al desarrollo personal que las personas consiguen a través de otro tipo de actividades y experiencias vitales, como cantar, bailar, estar en la naturaleza, hacer deporte y muchas otras cosas. Y aunque el concepto de psicoterapia asistida por drogas reconoce que lo relevante es la forma en que se utilizan los efectos psicoactivos de las drogas para promover un proceso de aprendizaje personal, ¿por qué no emplear otros métodos más seguros y baratos? ¿Por qué no una psicoterapia asistida por la naturaleza (un paseo por el parque), por ejemplo?

Además, como se ha descrito anteriormente, cada vez más el uso de estos fármacos se presenta de otras maneras, como si funcionaran dirigiéndose a procesos cerebrales disfuncionales. Cuando se conceda la licencia médica a los psicodélicos, es probable que se abandone o se minimice la psicoterapia. Al igual que con la ketamina, la tendencia de todos los tratamientos psicodélicos será suministrar la droga de la forma más barata posible, lo que significa una supervisión y terapia mínimas.

Como es habitual, la investigación oficial exagera los efectos beneficiosos reales de los medicamentos. En un pequeño ensayo aleatorio que comparó la psicoterapia asistida con psilocibina con un antidepresivo habitual y psicoterapia, no hubo diferencias en el resultado primario. El ensayo se publicó aún en la prestigiosa revista New England Journal of Medicine. Los resultados secundarios que encontraron pequeñas diferencias se destacaron sin tener en cuenta los efectos “placebo” de tener una experiencia inducida por una droga reconocible, y los participantes reclutados no eran típicos de los que padecen depresión, consistiendo principalmente en hombres bien educados, casi un tercio de los cuales había probado psicodélicos antes (lo que significa que ciertamente sabían si recibieron la psilocibina activa o el placebo, y probablemente estaban decepcionados si recibieron el placebo).

La mayor parte de la investigación psicodélica no presta atención a cómo los efectos psicoactivos inmediatos de las drogas afectan inevitablemente a los sentimientos y al comportamiento de las personas, de manera que influyen en la clasificación de los síntomas del estado de ánimo y pueden producir la impresión de mejora. En su informe sobre el tratamiento con ketamina, la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) afirma que existen “pruebas convincentes” de que “los efectos antidepresivos de la infusión de ketamina son rápidos y sólidos”. Aunque admite que también son “transitorios”, la APA no explica cómo se pueden distinguir estos supuestos “efectos antidepresivos” de la euforia y otros cambios mentales asociados a la intoxicación aguda por ketamina. Si los efectos de la ketamina son “antidepresivos”, también lo son los de todas las demás drogas que producen euforia a corto plazo, como el alcohol, la cocaína, la heroína, las anfetaminas, etc.

Además de los cambios inducidos farmacológicamente, cualquier droga potente que altere la mente puede tener efectos “placebo”; en otras palabras, la experiencia inducida por la droga hará que la gente espere mejorar, y esta expectativa puede a su vez hacer que mejore, o al menos que piense que lo ha hecho. Para determinar si los efectos psicodélicos se asocian específicamente con percepciones que ayudan a las personas a recuperarse de la depresión u otras afecciones, es necesario comparar los psicodélicos con otras drogas psicoactivas como las anfetaminas, las benzodiacepinas o los opiáceos, por ejemplo. También se pueden obtener efectos similares con otros métodos para inducir estados de trance, como la meditación o el ejercicio extenuante.

La investigación sobre los psicodélicos también deja de lado el profundo efecto placebo que probablemente se produce por las horas de supervisión médica y atención profesional asociadas al tratamiento psicodélico, constituya o no una psicoterapia formal. Algunos de los ensayos con esketamina, por ejemplo, descubrieron que las personas que tomaron el spray de placebo tuvieron una enorme reducción en las puntuaciones de la escala de calificación de la depresión. En estos ensayos, los participantes, que padecían “depresión resistente al tratamiento”, recibieron dos veces por semana el fármaco o el placebo en spray, seguido de hasta 4 horas de observación médica en cada ocasión, es decir, ¡8 horas de atención profesional a la semana! Sabemos que el contacto clínico mejora los resultados de las personas con depresión, y parece que este alto nivel de contacto en los ensayos con esketamina ejerció un poderoso efecto incluso en personas con síntomas graves y persistentes.

La actual moda de los psicodélicos también significa que se están minimizando o pasando por alto los efectos adversos. El “mal viaje” es un fenómeno bien conocido, y puede que no sea tan infrecuente. El psiquiatra Rick Strassman, autor de DMT: the Spirit Molecule (DMT: la molécula del espíritu), describió cómo la mitad de los 60 voluntarios a los que inyectó el potente alucinógeno DMT (N,N-dimetil-triptamina) experimentaron alucinaciones aterradoras y ansiedad, y suspendió su investigación, en parte debido a estos efectos. El periodista científico John Horgan describe meses de depresión y recuerdos después de un “mal viaje”, y también nos recuerda que Albert Hofmann, quien sintetizó por primera vez el LSD, también tenía dudas al respecto, titulando sus memorias de 1981 LSD: My Troubled Child.

Los defensores señalan que el contexto ayuda a determinar la naturaleza de la experiencia inducida por la droga, por lo que proporcionar personal para apoyar a las personas mientras están bajo la influencia de la droga, y para procesar sus pensamientos y sentimientos después, debería evitar malos viajes. Por otro lado, una situación clínica puede ser una experiencia altamente alienante e incluso puede inducir un mal viaje para algunas personas. En cualquier caso, las experiencias psicodélicas son por naturaleza imprevisibles.

Hay algo fascinante en las drogas psicodélicas: el hecho de que ciertas sustancias químicas puedan distorsionar la percepción sensorial y producir vívidas alucinaciones pone en cuestión nuestra experiencia normal del mundo cotidiano. Algunas personas encuentran sus efectos iluminadores, otras no. Esto depende mucho de cómo se interprete la experiencia inducida por la droga. “La forma en que imaginamos estas sustancias como “plantas medicinales”, “drogas” o como “una puerta a lo divino” es tan importante como sus efectos neuroquímicos”, como señala Shariq Khan.

Sin embargo, a veces pueden ser aterradoras o perturbadoras, y no hay pruebas de que produzcan beneficios constantes para el bienestar o la salud mental de las personas. Aunque es poco probable que una o dos dosis de la mayoría de las drogas causen mucho daño, la tendencia es al uso a largo plazo, y es poco probable que el uso repetido de psicodélicos, al igual que otras drogas, sea completamente inofensivo.

Como tantos otros tratamientos médicos, se han popularizado gracias a la potente mezcla de intereses económicos y desesperación. Si el beneficio ocasional de los psicodélicos es promover el desarrollo personal a través de una experiencia inusual, entonces hay muchas rutas más seguras para este objetivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí