Diálogo Abierto entre Pares

0
235
Tres sillas vacías, con globos de diálogo sobre cada una. puestas en contra de una pared en tonos grises.

Publicado originalmente por Mad in the Netherlands, 22 de abril de 2024 https://madinthenetherlands.org/peer-supported-open-dialogue-pod/ traducción realizada por editorial de Mad in México

Hace unos seis años, remitida por Novadic Kentron, fui una de los primeras de GGzE (Centro de Atención en Salud Mental) en ser admitida a Diálogo Abierto con apoyo entre Pares. Fui adicta durante veintiocho años, los últimos quince al crack y a la heroína.

Fumaba cannabis y también consumía anfetaminas con regularidad, sobre todo cuando no tenía suficiente dinero para comprar crack o heroína.

También tomaba un puñado de medicamentos, incluidos 80 mg diarios de metadona. El Dialogo Abierto entre Pares (DAP) resultó ser exactamente la forma de atención que me convenía.

Imagen por: Noor Van Overbeek, tomada del sitio Mad in Netherlands, la imagen muestra la silueta de personas, hombres y mujeres, interconectadas entre si, se señalan con distintos colores tanto la zona del pecho como la cabeza, al centro se lee “Open Dialoog” (Diálogo Abierto).

Para mí, la seguridad resultó ser la base de mi recuperación. Ser escuchada y vista contribuyó a ello. El hecho de que la gente sólo hablara conmigo y nunca de mí me ayudó a sentirme segura. De niña, fui víctima de violencia doméstica y maltrato infantil. En aquella época, nunca me escuchaban ni me veían, sólo hablaban de mí.

En mi pasado, estaba acostumbrada a tener un plan de tratamiento basado en mi diagnóstico cuando ingresaba en una clínica. En el DAP, nunca se habló de mi diagnóstico y ni siquiera se mencionó la palabra diagnóstico. Durante las reuniones del DAP, se hablaba conmigo, de mi plan de cuidados y yo fijaba los objetivos que se incluían en él. Cada año debatíamos si mis objetivos se habían alcanzado y podía establecer, mantener o ajustar nuevos objetivos. Fue muy útil para mi recuperación que los servicios sociales no me pusieran etiquetas.

Yo misma ocupaba un lugar central en los cuidados, no la cuidadora ni mi diagnóstico, sino el ser humano Arian sobre la base de la igualdad y la reciprocidad. Había cercanía profesional en lugar de distancia profesional.

Al entrar a una sesión, siempre había dos asesores presentes. Siempre me preguntaban primero a qué quería dedicar el tiempo disponible. Al final de cada conversación, las dos personas asesoras compartían entre sí sus reflexiones sobre la conversación en la que yo estaba presente. De este modo podía escucharles y, si quería, responder a lo que decían. Este es un principio importante del DAP: “Nada sobre mí sin mí”, que me proporcionó seguridad.

Primero dejé de consumir heroína poco a poco, luego abandoné por completo la metadona y después el resto de la medicación. Después, perdí mi vivienda social por facilitar la prostitución ilegal. Sin juzgar ni condenar, la atención de DAP continuó. Durante dos meses, me quedé sin hogar y pasé por un infierno. Fue degradante y me sentí abandonada por Dios. Sólo tenía asesoramiento. La gestora de mi caso venía a verme a la calle todas las semanas y me ofrecía un café. Estaba a mi lado como ser humano.

Tras dos meses sin hogar, pude volver a alquilar una habitación. Varios factores influyeron en la fuerza que encontré para dejar de fumar cocaína y cannabis en ese momento, sin duda, fue muy importante la confianza que recibí de los asesores. En el momento en que dejé de consumir, todo el equipo me apoyó y me sostuvo.

Siguieron un proceso tras otro en los que era importante para mí recuperación que las personas asesoras reconocieran los procesos por los que estaba pasando y pudieran apoyarme en ellos. Hubo una atención de apoyo a la recuperación sin un plan de tratamiento predeterminado. Dentro de mis procesos, surgían peticiones de ayuda y juntos discutían y consultaban qué podría ser útil para mí en ese momento. La gente era reacia a recetar medicación. Varias veces pedí medicación, pero en consulta no la utilicé.

Las conversaciones en red también fueron importantes y útiles tanto para mí como para mis seres queridos en nuestra recuperación. Como buscador de ayuda, podía especificar quién podía unirse a la conversación. Podía incluir a miembros de mi familia, consejeros que hubieran participado anteriormente, amigos, etc., en función de mis necesidades. Mis seres queridos se implicaron directamente en mí y en nuestra recuperación a través de estas conversaciones en red. Por ejemplo, sólo necesité una conversación en red para darme cuenta de que mi madre también era una víctima y no sólo yo.

He hecho Desensibilización y Reprocesamiento por Movimientos Oculares (EMDR), formación en regulación de emociones (ERT) y Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), y lo que es más importante, me han escuchado sin juzgarme para apoyar mi proceso de recuperación.

Como cliente, también pude recurrir a un profesional de salud mental de GGzE. Su apoyo también fue muy valioso. Me guio a través del proceso desde mi niña interior hasta mi iluminación interior. También fue muy importante reconocer mis procesos.

Todos hicimos una actuación especial muy bonita.

Después de veintiocho años, dejé mi adicción, sin ingresos hospitalarios, sin medicación de apoyo. Atravesé mi dolor más profundo y llegué a conectar conmigo misma.

Un aplauso para este equipo DAP formado por trabajadores sociales de GGzE y Novadic-Kentron que me han apoyado como ser humano durante seis años.

El equipo DAP de Woensel-Norte, que tanto me entusiasma, ha dejado de existir recientemente como equipo DAP. Estos ayudantes del DAP trabajan ahora en diferentes equipos. Personalmente lo encuentro muy desafortunado. Lo ha decidido la dirección. Mi deseo es que una atención como la que yo tuve esté disponible para cualquiera que la necesite en los Países Bajos. Actualmente, la asistencia de los DAP está dispersa por todo el país y su disponibilidad es mínima. Los trabajadores de DAP están trabajando en segundo plano para llamar la atención sobre esta forma de atención, con el deseo de que pronto más personas puedan utilizar este método y entonces esté ampliamente disponible en el GGZ. Comparto su deseo. También por eso comparto aquí mi historia.

Mad in the Netherlands presenta blogs de un grupo diverso de escritores. Estos posts pretenden ser un foro público de debate sobre la psiquiatría y sus tratamientos. Las opiniones expresadas son las de los autores.

Sobre la autora:

Arian van Laanen es trabajadora con experiencia en Novadic Kentron Vught, NK WMO y NK Prevention, ponente invitada y conferenciante invitada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí