Kit de supervivencia para la salud mental, capítulo 1: Este libro podría salvarle la vida

0
923

Artículo publicado originalmente en Mad In America, en idioma inglés, el 1 de marzo de 2021

A lo largo de los meses iremos publicando una versión por entregas y traducida al español del libro , Mental Health Survival Kit and Withdrawal from Psychiatric Drugs. del Dr. Peter C. Gøtzsche, estás publicaciones se harán todos los martes de manera semanal.

He escrito este libro para ayudar a los pacientes, y cuando me decidí a escribirlo, uno de mis títulos tentativos era “Escuchar las voces de los pacientes”. La mayoría de las personas con las que he hablado sobre temas de salud mental, ya sea mi familia, amigos, colegas, compañeros de deporte, cineastas, jardineros, limpiadores, camareros y recepcionistas de hotel, han tenido malas experiencias con la psiquiatría o conocen a alguien que las ha tenido.

Viniendo de un fondo de ser un especialista en medicina interna, que es totalmente diferente, poco a poco me di cuenta de lo perjudicial que es la psiquiatría. Hacen falta años de estudio minucioso para descubrir que la psiquiatría hace mucho más daño que bien,1 y mi propia investigación ha contribuido a revelarlo.

Mis conclusiones coinciden con las del público en general, basadas en sus propias experiencias. Una encuesta realizada a 2.031 australianos demostró que la gente pensaba que las pastillas para la depresión (también llamadas antidepresivos), los neurolépticos (también llamados antipsicóticos), los electroshocks y el ingreso en un pabellón psiquiátrico eran más a menudo perjudiciales que beneficiosos. 2

Los psiquiatras sociales que hicieron la encuesta no estaban satisfechos con las respuestas y argumentaban que había que formar a las personas para que llegaran a la “opinión correcta”.

A principios de 1992, el Real Colegio de Psiquiatras, en asociación con el Real Colegio de Médicos Generales, lanzó en el Reino Unido una “Campaña para vencer la depresión” de cinco años de duración. 3 Su objetivo era educar al público sobre la depresión y su tratamiento para fomentar la búsqueda temprana de tratamiento y reducir el estigma. Las actividades de la campaña incluían artículos en periódicos y revistas, entrevistas en televisión y radio, conferencias de prensa, producción de folletos, hojas informativas en lenguas de minorías étnicas, casetes de audio, un vídeo de autoayuda y dos libros. 4

Cuando se encuestó a 2.003 legos[1] justo antes del lanzamiento de la campaña, el 91% pensaba que a las personas con depresión se les debía ofrecer asesoramiento; sólo el 16% pensaba que se les debía ofrecer pastillas para la depresión; sólo el 46% decía que eran eficaces y el 78% las consideraba adictivas. 3

La opinión de los psiquiatras sobre estas respuestas fue que “los médicos tienen un papel importante en la educación del público sobre la depresión y la justificación del tratamiento con antidepresivos. En particular, los pacientes deben saber que la dependencia no es un problema con los antidepresivos.”

Cuando se les preguntó sobre el hecho de que los colegios habían aceptado donaciones de todos los principales fabricantes de píldoras para la depresión ISRS para la campaña, el presidente del Real Colegio de Psiquiatras, Robert Kendall, reconoció que “uno de sus principales motivos era la esperanza de que un mayor reconocimiento de las enfermedades depresivas tanto por parte del público en general como de los médicos de cabecera se traduciría en un aumento de las ventas para ellos”.

No dijo cuáles eran los otros motivos principales de las empresas. Dudo que haya alguno. El dinero es el único motivo que tienen las compañías farmacéuticas.

Los psiquiatras emprendieron su campaña de reeducación. Pero la gente no se convenció fácilmente de que estaban equivocados. Un documento de 1998 informaba de que los cambios eran del orden del 5-10% y que las pastillas para la depresión seguían considerándose adictivas y menos eficaces que el asesoramiento. 4 Curiosamente, el 81% de los legos estaba de acuerdo en que “la depresión es una condición médica como otras enfermedades” y el 43% atribuía la depresión a cambios biológicos en el cerebro, pero la mayoría de la gente, sin embargo, también la atribuía a causas sociales como el duelo (83%), el desempleo (83%), los problemas financieros (82%), el estrés (83%), la soledad/el aislamiento (79%) y el divorcio/el fin de una relación (83%). 4 Algo no cuadra.

Mi interpretación es que, a pesar de que durante muchos años, mucho antes de 1992,1 se ha afirmado que los trastornos psiquiátricos están causados por desequilibrios químicos en el cerebro, el público no está tan dispuesto a aceptar esta falsedad.

En 2005, los psiquiatras daneses informaron de lo que 493 pacientes les habían dicho sobre su tratamiento con pastillas para la depresión. 6 Alrededor de la mitad de los pacientes estaban de acuerdo en que el tratamiento podía alterar su personalidad y que tenían menos control sobre sus pensamientos y sentimientos. Cuatro quintas partes estuvieron de acuerdo en que, mientras tomaban los fármacos, no sabían realmente si eran necesarios, y el 56% estuvo de acuerdo con la afirmación de que “tu cuerpo puede volverse adicto a los antidepresivos”.

Los psiquiatras se negaron rotundamente a creer lo que los pacientes les habían contado, que consideraban erróneo, y les llamaron ignorantes. También consideraban que los pacientes necesitaban “psicoeducación”. El problema era que los familiares compartían la opinión de los pacientes.

“Educar al público” y “psicoeducarlo” para que llegue a la “opinión correcta” es lo que normalmente llamamos lavado de cerebro. Sobre todo cuando lo que los pacientes y el público informaron son más que opiniones; sacaron conclusiones basadas en su propia experiencia y la de otros.

No sólo en la investigación los psiquiatras desestiman lo que les dicen sus pacientes, también lo hacen en la práctica clínica. A menudo, no escuchan o no hacen las preguntas adecuadas sobre la experiencia y la historia de sus pacientes y, por lo tanto, no descubren que los síntomas actuales están muy probablemente causados por un trauma o un estrés grave, y no por ningún “trastorno psiquiátrico.”

Tenga en cuenta que cuando generalizo, por supuesto no se aplica a todo el mundo. Algunos psiquiatras son excelentes, pero son una pequeña minoría. No es de extrañar que la encuesta realizada en el Reino Unido antes de la campaña revelara que “la palabra psiquiatra tiene connotaciones de estigma e incluso de miedo”.3 Esto es comprensible, dado que los medicamentos psiquiátricos matan a cientos de miles de personas cada año y dejan lisiadas a millones, física y mentalmente. 1

El término “superviviente psiquiátrico” lo dice todo en sólo dos palabras. En ninguna otra especialidad médica los pacientes se llaman a sí mismos supervivientes en el sentido de que han sobrevivido a pesar de estar expuestos a esa especialidad. Lucharon para salir de un sistema que rara vez es útil, y que muchos supervivientes han descrito como una prisión psiquiátrica, o un centro donde hay una puerta de entrada, pero no de salida.

En otras especialidades médicas, los pacientes agradecen haber sobrevivido gracias a los tratamientos que les aplicaron sus médicos. Nunca hemos oído hablar de un superviviente de cardiología o de un superviviente de enfermedades infecciosas. Si has sobrevivido a un infarto, no tienes la tentación de hacer lo contrario de lo que te recomienda tu médico. En psiquiatría, puedes morir si haces lo que tu médico te dice que hagas.

Muchos supervivientes de la psiquiatría han descrito cómo la psiquiatría, con su uso excesivo de fármacos dañinos e ineficaces, les había robado 10 o 15 años de su vida antes de que un día decidieran devolver la responsabilidad de su vida a sus psiquiatras y descubrieran que la vida es mucho mejor sin fármacos. A menudo dicen que lo que les despertó fue que leyeron algunos de los libros sobre psiquiatría de los psiquiatras David Healy, Peter Breggin o Joanna Moncrieff, del periodista científico Robert Whitaker o de mí.

Hay miles de historias personales de supervivientes psiquiátricos en Internet, por ejemplo en SurvivingAntidepressants.org. En muchos de ellos, las personas explican cómo se retiraron de los fármacos psiquiátricos, uno a uno, a menudo en contra del consejo de su médico y a menudo con gran dificultad, porque los fármacos les habían hecho dependientes y porque la profesión psiquiátrica había fracasado totalmente a la hora de proporcionar una orientación adecuada sobre cómo hacerlo. Los psiquiatras no sólo no se han interesado en abordar este inmenso problema, sino que han negado activamente su existencia, como acaba de ver y verá mucho más en este libro.

Los problemas de salud mental te impiden vivir una vida plena y siguen en tu mente. A todos los pacientes se les debería ofrecer psicoterapia, que además es lo que quiere el 75% de ellos. 7 Sin embargo, esto no es lo que reciben, lo que demuestra una vez más que la profesión psiquiátrica no escucha a sus pacientes. Una gran encuesta realizada en EE.UU. sobre personas con depresión mostró que el 87% recibió píldoras para la depresión, el 23% psicoterapia, el 14% ansiolíticos, el 7% neurolépticos y el 5% “estabilizadores del estado de ánimo” (un eufemismo que los psiquiatras nunca definieron, pero que suele referirse a los fármacos antiepilépticos y al litio, cuyo principal efecto es sedar a las personas). 8

La mayoría de las personas tienen problemas con su salud mental de vez en cuando, al igual que tienen problemas con su salud física. No hay nada anormal en ello.

A lo largo de este libro, daré consejos basados en la evidencia científica que tengo buenas razones para creer que conducirán a mejores resultados que si se ignoran mis consejos. Pero tenga en cuenta que, haga lo que haga y sea cual sea el resultado, no puede hacerme responsable. La información que proporciono no sustituye a las consultas con profesionales de la salud, sino que puede servirle para entablar conversaciones significativas e informadas o para decidir manejar los problemas usted mismo.

Empezaré con un pequeño consejo y en el resto del libro daré los antecedentes:

  1. ADVERTENCIA Los medicamentos psiquiátricos son adictivos. No los deje nunca de forma brusca porque las reacciones de abstinencia pueden consistir en graves síntomas emocionales y físicos que pueden ser peligrosos y conducir al suicidio, la violencia y el homicidio. 1
  2. Si tienes un problema de salud mental, no vayas al psiquiatra. Es demasiado peligroso y puede resultar el mayor error que hayas cometido en toda tu vida. 9
  3. No creas lo que te dicen sobre los trastornos psiquiátricos o los fármacos psiquiátricos. Es muy probable que esté equivocado. 1
  4. Cree en ti mismo. Es probable que tengas razón y que tu médico esté equivocado. No ignore sus corazonadas o sentimientos. Si no confías en ti mismo, es fácil que te desvíes. 10
  5. Nunca dejes que otros tengan la responsabilidad de tu vida. Mantén el control y haz preguntas.
  6. Su cónyuge o sus padres pueden ser su mejor amigo o su peor enemigo. Pueden creer lo que les dicen los médicos e incluso ver que les conviene mantenerte drogado.

Muchas de las historias que he recibido de pacientes tienen un tema común. Los pacientes no tenían ni idea de lo peligroso que es convertirse en paciente psiquiátrico y confiaban en sus médicos, siguiendo de buen grado sus consejos, hasta que años después descubrieron que sus vidas se habían arruinado.

Lo que resulta especialmente diabólico es que el deterioro psicológico y físico suele producirse de forma gradual y, por tanto, pasa desapercibido, como cuando uno se vuelve miope y no lo descubre hasta que un día un amigo se pregunta por qué no puede leer una señal de tráfico cercana. Los pacientes pueden incluso estar agradecidos por los fármacos recibidos, aunque para los demás sea evidente que se han visto perjudicados.

El deterioro gradual e inadvertido no es el único problema. Un cerebro bajo influencia química puede no ser capaz de evaluarse a sí mismo. Cuando el cerebro está adormecido por sustancias psicoactivas, los pacientes pueden no ser conscientes de que ya no pueden pensar con claridad ni evaluarse a sí mismos. Esta falta de percepción de los sentimientos, pensamientos y comportamientos se denomina embotamiento por medicación. 11,12  El embotamiento por medicación suele ser ignorado, tanto por los pacientes como por sus médicos, lo cual es sorprendente porque todos sabemos que las personas que han bebido demasiado no pueden juzgar su capacidad para conducir.

He aquí la historia de un paciente que ilustra muchos de los problemas más comunes.

La “carrera” psiquiátrica de un paciente

En noviembre de 2019, recibí una cuenta pendiente de Stine Toft, una paciente danesa que conocí cuando di una conferencia para “Better Psychiatry”, una organización de familiares de pacientes psiquiátricos. 13

Stine se vio gravemente perjudicada por los fármacos psiquiátricos; su vida corrió peligro y sufrió una insoportable fase de abstinencia por no haber recibido la orientación necesaria. Pero hoy se encuentra bien, con 44 años.

Stine dio a luz a su segunda hija en 2002, después de pasar por “todo tipo de pruebas y tratamientos hormonales”. Tras ello, no se encontraba bien. Tenía miedo de perder a su hija y de no poder protegerla lo suficiente. Su médico le diagnosticó depresión, y le dijeron que era perfectamente normal y que sólo tenía que tomar Effexor (venlafaxina, una píldora para la depresión) para que su cerebro volviera a funcionar, posiblemente durante el resto de su vida, pero al menos durante cinco años.

Su vida cambió notablemente. Engordó 50 kg (110 libras) y tuvo varios episodios extraños que no entendía. Una vez quiso cavar un cajón de arena para sus hijos, pero acabó metiendo un trampolín entero de 70 cm en el suelo removiendo siete metros cúbicos de tierra con una pala. También derribó una pared de la cocina sin avisar y sin ser una artesana de ningún tipo porque consideraba que la familia necesitaba una cocina de conversación inteligente.

Stine volvió a ver a un psiquiatra, y 15 minutos después el caso estaba claro: se había vuelto bipolar. La enviaron a psicoeducación y le dijeron que su condición duraría definitivamente el resto de su vida. Se le enseñó a notar incluso las pequeñas cosas que confirmaban que estaba enferma, y se puso especial cuidado en que tomara sus medicamentos.

“Consiguieron meterme un miedo enorme”, escribió Stine, y se identificó claramente con una persona enferma que tenía que afrontar la vida de una manera determinada para sobrevivir.

Pasó el tiempo y acabó dejando a su marido de 15 años. En 2013, conoció a su actual marido, y éste le preguntó rápidamente “de qué iba la enfermedad”, porque no la veía. Después de un año y medio, se rindió y aceptó hacer una pequeña prueba con una pequeña retirada de la medicación.

Se alegró por ello, porque había visto varias veces lo desastroso que era el síndrome de abstinencia cuando ella se olvidaba de tomar la medicación. Una vez arruinó un viaje a un parque de atracciones de verano porque se había olvidado de llevar los medicamentos. A medida que pasaba el día, empeoraba con dolores de cabeza y vómitos; estaba confundida y sólo quería acostarse y dormir hasta que volviera a tomar los medicamentos.

Su lista de medicamentos incluía Effexor, que posteriormente se cambió a Cymbalta (duloxetina), lamotrigina y Lyrica (pregabalina), dos antiepilépticos, y Seroquel (quetiapina, un neuroléptico). Además, se le administró medicación para los efectos adversos causados por los fármacos y para su problema metabólico.

Se trata de un cóctel peligroso. Las píldoras para la depresión duplican el riesgo de suicidio, no sólo en los niños sino también en los adultos,1,14-18 los antiepilépticos también duplican el riesgo de suicidio,19 y tanto las píldoras para la depresión como los antiepilépticos pueden hacer que las personas se vuelvan maníacas,18,19 lo que le ocurrió a ella y dio lugar a un diagnóstico erróneo de haberse vuelto bipolar.

El proceso de retirada duró dos años y medio, con la ayuda de su marido, que hizo todo lo posible para que el proceso fuera lo más suave posible. En aquel momento no lo entendieron, pero descubrieron por el camino lo que significa la curva de saturación de los receptores, es decir, que hay que reducir la dosis cada vez menos cuanto más se baja.

Muy pocos médicos son conscientes de ello,20 y la mayoría de las recomendaciones oficiales son francamente peligrosas (por ejemplo, pueden decir que hay que reducir la dosis en un 50% cada dos semanas cuando se reducen las pastillas para la depresión. 21 De este modo, después de dos reducciones, sólo se llega al 25% de la dosis inicial, lo que es demasiado rápido para la mayoría de los pacientes).

La vida de Stine empezó a peligrar. Tenía miedo de que acabara mal y a menudo pensaba en abandonar. Hizo varias pausas en el proceso. Los pensamientos de suicidio eran muy acuciantes durante los momentos en que se adelantaba, porque era absolutamente horrible.

Inexplicablemente, Stine había aceptado que obviamente odiaba la vida y quería ponerle fin. Por lo demás, es una persona enérgica que ama la vida y nunca había tenido pensamientos suicidas hasta que empezó a tomar drogas, ni tampoco después de dejarlas. Pero el proceso de abstinencia era una completa “locura”, y a menudo consideraba si quitarse la vida sería más humano.

Durante el síndrome de abstinencia, tuvo algunas “experiencias muy extrañas”. En el lado bueno, se dedicó varias veces a escuchar la naturaleza y los pájaros. Fue una experiencia poderosa, porque no recordaba cuándo había experimentado esto por última vez en los años que estuvo “dopada”.

Un poco más tristes fueron los otros síntomas que aparecieron durante la abstinencia. Los síntomas de abstinencia incluían “bajones” que podían interpretarse fácilmente como depresión, y durante la retirada de Lyrica, estaba ansiosa y sentía que la vida era insoportable. Una mañana, en el baño, se puso a llorar, porque el mero hecho de sentir el agua en su cuerpo era algo que no había notado en muchos años.

En ese momento, conoció dos de mis libros sobre psiquiatría,1, 22 y se dio cuenta de que todo lo que había vivido era bien conocido y perfectamente normal. Fue realmente impactante para ella leer que es una práctica normal exponerse al infierno por el que había pasado, pero también liberador descubrir que es normal; que probablemente no estaba enferma; y que no había nada malo en ella.

Al final de la abstinencia, tuvo una extraña experiencia en la que, durante aproximadamente medio año, estuvo casi torcida de cuerpo. Constantemente tenía la sensación de inclinarse hacia la izquierda y le costaba caminar en línea recta. Durante varios periodos, le fallaron otros grupos musculares. Una vez jugó a un juego en el que se lanza un palo tras unos bloques de madera, su mano no soltó el palo.

Después de la retirada, las cosas empezaron a mejorar y quiso volver a trabajar, aunque llevaba muchos años fuera del mercado laboral y con una pensión de invalidez. Pensaba sacarse el carné de conducir de empresa y conducir un taxi, pero “¡oh no, oh no! Hubo un gran no por parte de la policía”. Le enviaron una carta en la que le decían que su permiso de conducir era de duración limitada y que tendría que aportar documentación cada dos años para demostrar que no estaba enferma.

“El hecho de que hayan optado por lanzar un diagnóstico adicional a alguien que toma pastillas para la depresión es bastante terrible”, escribió. “Hoy en día, debo renovar mi licencia de conducir cada dos años por esa razón. Pero no te imaginas lo difícil que fue evitar que me lo quitaran por completo. Cuando me puse en contacto con psiquiatría por mi contacto con la policía, primero se negaron a verme, porque estaba bien. Así que no pude obtener su ayuda para demostrar que no estaba enferma y, por tanto, apta para conducir. Después de una intensa presión por mi parte, mi propio médico finalmente les convenció para que me llevaran a hablar y a hacer una declaración, en la que se señalaba secamente que mi “enfermedad” no estaba activa. Podría haberlos estrangulado, porque eso significa que sigo estando enferma y, a ojos de la policía, que hay que vigilarla en el futuro”.

Stine está en total desacuerdo con el diagnóstico de bipolaridad. Nunca tuvo episodios maníacos antes de empezar a tomar la medicación, y nunca los tuvo después de dejarla. Pero el diagnóstico se le pegó para el resto de su vida, aunque es bien sabido que las pastillas para la depresión pueden desencadenar la manía y, por tanto, hacer que los psiquiatras hagan un diagnóstico erróneo, confundiendo el daño del medicamento con una nueva enfermedad.

Es una negligencia médica hacer un nuevo diagnóstico, como si hubiera algo malo en el paciente, cuando la condición podría ser un daño causado por la medicación. Los psiquiatras hacen esto todo el tiempo.

Stine abandonó la idea de convertirse en taxista. Se convirtió en entrenadora y siguió estudiando para convertirse en psicoterapeuta. Trabaja con muchas personas diferentes y ayuda a los pacientes a reducir las pastillas para la depresión, con gran éxito. Recuperan la vida y la ven avanzar. Sabe que es importante apoyarles cuando se retiran para que no se enfrenten a los mismos problemas que ella. Hay muchos pensamientos y miedos, y muchas personas tienen dificultades para definirse si ya no están enfermas. La combinación de la retirada y la terapia parece tener un efecto muy beneficioso.

Es difícil convencer a la gente de que dejar las drogas es una buena idea. Muchos creen apasionadamente en ellas, porque les han dicho que están enfermos, y a menudo existe una gran presión por parte de sus familiares. Stine experimentó por sí misma lo que significa enfrentarse sola a la abstinencia. Hoy ya no ve a su familia. Ellos mantienen la afirmación de que está enferma y que sólo necesita tomar su medicación.

Este punto de vista erróneo se ve alimentado por el hecho de que tres cuartas partes de los sitios web, incluso hoy en día, siguen afirmando falsamente que las personas enferman de depresión debido a un desequilibrio químico en su cerebro (véase más abajo). 23 Si se cree en esta falsedad, también se cree que no se puede prescindir de la medicina.

Hace unos años, Stine compró el nombre de dominio medicin-fri.dk (libre de medicamentos.dk) porque quiere ofrecer información sobre el consumo de drogas y sus daños, en colaboración con otros, así como proporcionar ayuda y apoyo para la abstinencia.

Muy poca gente conoce los problemas o ha oído hablar de ellos. Stine quiere cambiar esta situación y asegurarse de que no da consejos e información incorrectos. Por eso me escribió y me preguntó si conocía a otras personas que quisieran unirse a una red organizada sobre estos temas.

Además de su trabajo diario con los clientes, Stine da conferencias, pero le resulta difícil que le “dejen” transmitir el mensaje. Ha dado conferencias para Psiquiatría en la región de la capital sobre la bipolaridad, lo que ha sido fácil, ya que todo el mundo quiere ver a un enfermo y escuchar su historia. Pero una historia de éxito que pone en tela de juicio el sistema no interesa.

A Stine le apasiona cambiar las cosas y, por ejemplo, ha creado varios grupos de autoayuda; ha dado conferencias para la Asociación contra la Depresión; ha sido voluntario en la Cruz Roja; ha creado grupos para personas solas y ha sido mentor de jóvenes.

Sugirió a Better Psychiatry en su ciudad natal que me invitaran a dar una conferencia. No sabían quién era yo, y la presidenta presentó la reunión diciendo que si se destinaba más dinero a la psiquiatría probablemente estaría bien. Empecé mi conferencia diciendo que no estaba seguro de que fuera una buena idea. Si se destinara más dinero, se harían aún más diagnósticos, se utilizarían aún más fármacos e incluso más personas acabarían recibiendo una pensión de invalidez porque no pueden funcionar cuando están drogadas. 24

Stine quiere dar una conferencia sobre el tema “Sobrevivir a la psiquiatría”. Le resulta abrumador vivir una vida que, después de tantos años de medicación, creía completamente fuera de su alcance. Aunque su vida pasada fue “manejada tontamente por varios psiquiatras y otros médicos bien intencionados”, no quiere estropearla pidiendo acceso a sus archivos. Prefiere mirar hacia adelante e informar a otros a través de páginas web y conferencias sobre lo perjudicial que es medicarse a ciegas, a menudo sin motivo alguno.

Stine está convencida de que prácticamente ninguna de sus extrañas experiencias durante los 14 años que estuvo drogada habría ocurrido si no se le hubiera administrado la medicación. Su memoria sufrió un duro golpe, pero está mejorando.

No puede entender por qué sus médicos no dejaron de drogarla. Nada podía justificar su drogado masivo, e incluso cuando aumentó de peso de 70 a 120 kg, los médicos no respondieron, además de darle medicación para aumentar el metabolismo, lo que era “una completa locura… extremadamente incapacitante en todos los sentidos imaginables y en sí mismo casi algo por lo que podrían dar un diagnóstico de depresión, porque era una cosa triste a la que exponer tu cuerpo”.

Stine considera que el sistema no tiene remedio. El colosal uso excesivo de fármacos psicoactivos produce pacientes crónicos, a menudo basados en problemas temporales,24 como explicaré a continuación.

El texto en su totalidad es autoría del Dr. Peter C. Gøtzsche

Nota. falta agregar los pies de página. en la versión original se agregan en un apartado distinto, nosotros los colocaremos en la parte inferior de cada entrada.


[1] Personas que no son médicos. [N.T.]                    

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí