Kit de supervivencia para la salud mental, Capítulo 2: ¿Está la psiquiatría basada en la evidencia? (Parte 4)

0
89

Siguiendo la iniciativa de Mad in America cada martes se publicará una versión por entregas traducida del libro de Peter Gøtzsche, Mental Health Survival Kit and Withdrawal from Psychiatric Drugs. En este blog, analiza el riesgo de suicidio y otras causas de muerte a causa de los fármacos psiquiátricos, centrándose en los neurolépticos.

Suicidios, otras muertes y otros daños graves

Es un secreto bien guardado el número de personas que mueren a causa de los medicamentos psiquiátricos. Esto se ha ocultado de muchas maneras.

La forma más fácil es esconder las muertes bajo la alfombra, “para no despertar inquietudes”, como se le dijo a un científico de Merck cuando fue desautorizado por su jefe. 51 El científico había juzgado que una mujer que tomaba Vioxx (rofecoxib), el medicamento de Merck para la artritis, había muerto de un ataque al corazón, pero la causa de la muerte se cambió a desconocida, también en el informe de Merck a la FDA. Otras muertes cardíacas súbitas con Vioxx desaparecieron antes de que se publicaran los resultados del ensayo.

Cuando ya no se podían ocultar las numerosas muertes, Merck retiró Vioxx, en 2004. He calculado que Vioxx mató a unas 200.000 personas, la mayoría de las cuales ni siquiera habían necesitado el medicamento. 51

El fraude con consecuencias letales es común en los ensayos de medicamentos,4,51 y nuestras principales revistas médicas, en este caso el New England Journal of Medicine, a menudo contribuyen voluntariamente a él publicando ensayos defectuosos y no tomando medidas cuando éstas son claramente necesarias para salvar la vida de los pacientes. 51

La psiquiatría no es una excepción. Sólo se publican aproximadamente la mitad de los suicidios y otras muertes que se producen en los ensayos de medicamentos psiquiátricos. 81

Otro gran problema es la abstinencia en frío en el grupo de placebo. Dado que prácticamente todos los ensayos adolecen de este defecto de diseño, infravalorarán lo letales que son los fármacos psiquiátricos.

Neurolépticos

Los neurolépticos son muy tóxicos y probablemente los más mortíferos de todos los fármacos psiquiátricos. 4 Cuando quise averiguar hasta qué punto eran mortales, decidí centrarme en pacientes ancianos y con demencia. Supuse que pocos de ellos estarían en tratamiento antes de ser aleatorizados y que habría suficientes pacientes para sacar una conclusión porque muchos de ellos mueren, estén o no medicados.

Encontré un meta-análisis de ensayos controlados con placebo en demencia con un total de unos 5.000 pacientes. 82 Después de sólo diez semanas, el 3,5% había muerto mientras tomaba uno de los neurolépticos más nuevos, olanzapina (Zyprexa), risperidona (Risperdal), quetiapina (Seroquel) o aripiprazol (Abilify), mientras que el 2,3% había muerto con placebo. Así, por cada 100 personas tratadas durante 10 semanas, un paciente murió con un neuroléptico. Se trata de una tasa de mortalidad extremadamente alta para un fármaco.

Dado que la mitad de las muertes faltan, por término medio, en las investigaciones publicadas,81 busqué los datos correspondientes de la FDA basados en los mismos fármacos y ensayos. Como era de esperar, se habían omitido algunas muertes en las publicaciones, y las tasas de mortalidad eran ahora del 4,5% frente al 2,6%, lo que significa que los neurolépticos matan a dos pacientes de cada cien en sólo 10 semanas. 83

También encontré un estudio finlandés sobre 70.718 habitantes de la comunidad recién diagnosticados con la enfermedad de Alzheimer, que informaba de que los neurolépticos mataban a entre cuatro y cinco personas al año en comparación con los pacientes que no recibían tratamiento. 84 Si los pacientes recibían más de un neuroléptico, el riesgo de muerte aumentaba en un 57%. Como no se trataba de un ensayo aleatorio, los resultados no son totalmente fiables, pero en conjunto, estos datos muestran una tasa de mortalidad tan grande que no recuerdo haber visto otro medicamento que los pacientes no necesiten y que sea tan mortal.

¿Podemos extrapolar estos resultados a los jóvenes con esquizofrenia? Sí. En la asistencia sanitaria basada en la evidencia, basamos nuestras decisiones en la mejor evidencia disponible. Esto significa las pruebas más fiables, que son los datos mencionados anteriormente. Por lo tanto, a falta de otras pruebas fiables, tendremos que asumir que los neurolépticos también son altamente letales para los jóvenes. Por lo tanto, no deberíamos usar neurolépticos para nadie, también porque nunca se ha demostrado un efecto sobre la psicosis en ensayos fiables.

No hace falta ir más allá, pero puede ser interesante. Según la FDA, la mayoría de las muertes de los pacientes con demencia parecían ser cardiovasculares (por ejemplo, insuficiencia cardíaca, muerte súbita) o infecciosas (por ejemplo, neumonía). 83 Los jóvenes que toman neurolépticos también suelen morir por causas cardiovasculares y de forma repentina.

Y yo esperaría que algunos de ellos murieran de neumonía. Los neurolépticos y el ingreso forzoso en una sala cerrada hacen que la gente esté inactiva. Cuando se quedan quietos en la cama, el riesgo de neumonía aumenta. Las pastillas para la depresión, los sedantes/hipnóticos y los antiepilépticos también aumentan el riesgo de neumonía. Además, un pabellón psiquiátrico cerrado no es un departamento de medicina interna, y si un paciente desarrolla una neumonía mientras está tumbado como un zombi en la cama, es posible que no se note.

Los psiquiatras son plenamente conscientes -y han escrito a menudo sobre ello- de que la esperanza de vida de los pacientes con esquizofrenia es 15 años menor que la de otras personas, pero no culpan a sus medicamentos ni a ellos mismos, sino a los pacientes. 84

Es cierto que estas personas tienen un estilo de vida poco saludable y pueden abusar de otras sustancias, en particular del tabaco. Pero también es cierto que parte de esto es consecuencia de los fármacos que reciben. Algunos pacientes dicen que fuman porque contrarrestan algunos de los daños de los neurolépticos, lo cual es correcto porque el tabaco aumenta la dopamina mientras que los fármacos la disminuyen.

También es indiscutible que los neurolépticos matan a algunos pacientes con esquizofrenia porque pueden provocar grandes aumentos de peso, hipertensión y diabetes, pero ¿cuán común es?

Cuando traté de averiguar por qué mueren los jóvenes con esquizofrenia, me encontré con un obstáculo, cuidadosamente vigilado por el gremio psiquiátrico. Uno de los secretos mejor guardados de la psiquiatría es que los psiquiatras matan a muchos de sus pacientes con neurolépticos.

Describí mis experiencias con los guardias de los controles de carretera en 2017 en el sitio web Mad in America, “Psychiatry Ignores an Elephant in the Room” (La psiquiatría ignora un elefante en la habitación),85 pero los acontecimientos posteriores fueron aún peores.

Los grandes estudios de cohortes de personas con un primer episodio de psicosis ofrecen una oportunidad única para averiguar por qué muere la gente. Sin embargo, como en estos estudios hay muy poca información, o ninguna, sobre las causas de la muerte, hay que preguntar.

El estudio TIPS: El 12% de los pacientes murió en sólo 10 años

En 2012, Wenche ten Velden Hegelstad y 16 colegas publicaron datos de seguimiento a 10 años de 281 pacientes con un primer episodio de psicosis (el estudio TIPS). 86 Aunque su edad media al entrar en el estudio era solo de 29 años, 31 pacientes (12%) murieron en menos de 10 años. Sin embargo, el artículo detallado de los autores era sobre la recuperación y las puntuaciones de los síntomas.

No se interesaron por todas estas muertes, que aparecieron en un diagrama de flujo de pacientes perdidos para el seguimiento y no se comentaron en ninguna parte de su documento.

En el texto, solo mencionaban 28 muertes (11%), por lo que ni siquiera estaba claro cuántos murieron. En marzo de 2017, escribí a Hegelstad y pregunté por las causas de la muerte. La mayoría de los pacientes seguían tomando neurolépticos 10 años después de empezar, lo que me pareció muy aterrador porque alrededor de la mitad de ellos habrían desarrollado discinesia tardía (un terrible trastorno del movimiento, que suele ser irreversible pero que se enmascara con el tratamiento en curso) y porque muchos, si no todos, habrían desarrollado daños cerebrales permanentes en ese momento.

Envié un recordatorio diez días después y me dijeron que recibiría una respuesta en breve. Dos meses después, volví a escribir y mencioné que era importante que el mundo supiera de qué habían muerto todos estos jóvenes pacientes. También pregunté si era necesario presentar una solicitud de libertad de información para obtener esta información.

Hegelstad me contestó que estaban preparando un manuscrito con la información que yo había pedido. El artículo salió al mes siguiente, en World Psychiatry, pero el número de muertes era ahora diferente al de su primer artículo, y la información que yo había solicitado no estaba en ninguna parte. 87

Dos meses más tarde, Robert Whitaker y yo escribimos al editor de World Psychiatry, el profesor Mario Maj, pidiéndole ayuda para conseguir una visión única de por qué tantos pacientes habían muerto tan jóvenes. Esperábamos que se asegurara de que los conocimientos que los investigadores tenían en sus archivos se hicieran públicos publicando nuestra breve carta al editor y pidiéndole que respondiera. “Eso sería un gran servicio a la psiquiatría, a los pacientes y a todos los que se interesan por esta cuestión de vital importancia”.

En nuestra carta explicamos que los autores habían informado de que 16 pacientes murieron por suicidio, siete por sobredosis accidental u otros accidentes y ocho por enfermedades físicas, tres de ellas cardiovasculares:

“Para intentar separar las causas iatrogénicas de las muertes causadas por el trastorno, necesitamos saber: ¿Cuándo se produjeron los suicidios? Los suicidios suelen ocurrir pronto, después de que los pacientes hayan abandonado el hospital,88 y a veces son iatrogénicos. Un estudio de registro danés de 2.429 suicidios mostró que, en comparación con las personas que no habían recibido ningún tratamiento psiquiátrico en el año anterior, la tasa ajustada de suicidio era de 44 para las personas que habían sido ingresadas en un hospital psiquiátrico. 89 Por supuesto, se esperaría que estos pacientes tuvieran un mayor riesgo de suicidio porque estaban más enfermos que los demás (confusión por indicación), pero los resultados eran sólidos y la mayoría de los posibles sesgos del estudio eran realmente conservadores, es decir, favorecían la hipótesis nula de que no había relación. En un editorial adjunto se señalaba que hay pocas dudas de que el suicidio está relacionado tanto con el estigma como con el trauma y que es totalmente plausible que el estigma y el trauma inherentes al tratamiento psiquiátrico -sobre todo si es involuntario- puedan causar el suicidio. 90

¿Qué significa sobredosis accidental y otros accidentes? ¿Se trata de una sobredosis de los médicos o de una sobredosis de los pacientes por error, y de qué tipo de accidentes se trata? Los fármacos psicotrópicos pueden provocar caídas, que pueden ser mortales, y los suicidios a veces se codifican erróneamente como accidentes. 91

Es sorprendente que 8 jóvenes hayan muerto por enfermedades físicas. ¿Cuáles fueron estas enfermedades exactamente y cuáles fueron las enfermedades cardiovasculares? Si algunas de estas personas cayeron repentinamente muertas, podría ser porque los antipsicóticos pueden causar prolongación del QT”.

Ocho días después, Maj nos comunicó que “lamentablemente, aunque es un artículo interesante, no compite con éxito por uno de los espacios que tenemos disponibles en la revista para las cartas”.

Por lo tanto, no había espacio en la revista para nuestra carta de 346 palabras, no más larga que un resumen de revista, y no había interés en ayudar a los jóvenes a sobrevivir descubriendo lo que los mata a una edad tan temprana. Esto era la psiquiatría en su peor momento, protegiéndose a sí misma mientras mataba literalmente a los pacientes.

Cinco días después, apelé la decisión de Maj:

“Permítanme añadir que las personas con las que he hablado en varios países sobre las muertes de jóvenes con esquizofrenia -psiquiatras, expertos forenses y pacientes- han coincidido en que necesitamos desesperadamente el tipo de información que les pedimos que se aseguren de obtener de la valiosa cohorte de pacientes sobre la que Melle et al. informaron en su revista.

Existe la sospecha generalizada y bien fundamentada de que la razón por la que no hemos visto una relación detallada de las causas de muerte en cohortes como la del estudio TIPS de Melle et al. publicado en su revista es que los psiquiatras dan prioridad a la protección de sus intereses gremiales antes que a la protección de los pacientes. Al negarse a publicar nuestra carta y a sacar los datos que Melle et al. tienen en sus archivos, usted contribuye a esa sospecha. Anteriormente pedimos a una de las investigadoras, Wenche ten Velden Hegelstad, que nos facilitara estos datos, pero el 10 de mayo de este año nos dijeron que se publicarían… No se han publicado, ya que lo que Melle et al. han publicado en su revista no es una explicación adecuada de por qué murieron estos jóvenes.

Por lo tanto, le pedimos que se asegure de que estos datos salgan a la luz, en beneficio de los pacientes. Creemos que es su deber profesional y ético -como director de la revista y como médico- hacer que esto ocurra. No se trata de los espacios disponibles en la revista para las cartas. Es una cuestión de prioridades”. 

No volvimos a tener noticias de Maj. A diferencia de los autores del estudio TIPS, la profesora danesa de psiquiatría Merete Nordentoft se mostró comunicativa cuando le pregunté por las causas de muerte de 33 pacientes tras 10 años de seguimiento en el estudio OPUS, también de pacientes con un primer episodio de psicosis. 92

Mencioné específicamente que los suicidios, los accidentes y las muertes súbitas inexplicables podían estar relacionados con las drogas. Nordentoft envió una lista de las muertes y explicó que la razón por la que las muertes cardíacas no estaban en la lista era probablemente porque los pacientes habían muerto muy jóvenes. En los certificados de defunción, había visto algunos pacientes que simplemente habían caído muertos, uno de ellos mientras estaba sentado en una silla.

Así es como debería ser. Es necesaria la franqueza si queremos reducir las numerosas muertes que se producen en pacientes jóvenes de salud mental, pero muy pocos psiquiatras son tan abiertos como Nordentoft. Pregunté a Hegelstad sobre las cifras contradictorias de muertes y también pedí que me diera detalles sobre las causas de la muerte. No he vuelto a saber nada de Hegelstad.

TIPS recibió subvenciones de 15 financiadores, entre ellos el Consejo Noruego de Investigación, el Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos, tres empresas farmacéuticas (Janssen-Cilag, Eli Lilly y Lundbeck) y otros financiadores de Noruega, Dinamarca y Estados Unidos. Pedí a todos los financiadores información detallada sobre las muertes, haciendo hincapié en que los financiadores tienen la obligación ética de garantizar que se publique la información de gran importancia para la salud pública que se ha recogido en un estudio financiado.

El silencio era desalentador. En diciembre de 2017, el Consejo Noruego de Investigación publicó su política sobre la accesibilidad de los datos de investigación para otros investigadores, que no dejaba lugar a dudas de que esto debía ocurrir, sin demora, y no más tarde de cuando los investigadores publicaran su investigación.

Janssen-Cilag respondió: “Los datos de mortalidad publicados por Melle et al. 2017 en World Psychiatry nos parecen plenamente satisfactorios”. Tanto ellos como Eli Lilly nos animaron a ponernos en contacto con los autores, lo cual era absurdo, ya que yo había escrito a las empresas que los autores se habían negado a compartir sus datos con nosotros. Lundbeck no respondió.

Cinco meses después de que escribiera al Consejo Noruego de Investigación, recibí una carta de Ingrid Melle, a quien el Consejo había pedido que me respondiera. Me decía que había interpretado mal la figura 1 del documento original86 , en la que había contado 49 muertes. No lo había hecho. Su cifra es muy engañosa, ya que los diagramas de flujo siempre muestran el número de pacientes que se perdieron o murieron durante el estudio.

He redibujado la figura aquí:

Resumen de la participación de los pacientes en un estudio de seguimiento a largo plazo de la detección precoz en la psicosis

Diagrama

Descripción generada automáticamente

La razón por la que había 31 muertes, y no 28, en el artículo de Melle era porque habían añadido uno a tres años de tiempo de observación, lo que no hacía precisamente más transparente lo que los investigadores habían estado haciendo.

Melle me envió una tabla, que no era especialmente informativa: Tabla

Descripción generada automáticamente

Melle explicó que la sobredosis accidental de drogas significa tomar demasiada cantidad de una sustancia ilegal o demasiado fuerte por accidente, y que no se refiere a los medicamentos con receta. Si la información sobre sobredosis era ambigua, se definía como probable suicidio.

Esto fue realmente interesante. ¿Por qué se suicidaron 16 jóvenes (el 6%) en sólo 10 años? ¿Y por qué esta información de vital importancia no fue explorada por los investigadores? No podemos concluir que fue su esquizofrenia lo que les llevó al suicidio.

Es más probable que sean los fármacos que se les imponen, otros tratamientos forzados, los ingresos involuntarios en pabellones psiquiátricos, la humillación, la estigmatización y la pérdida de esperanza, por ejemplo, cuando se les dice a los pacientes que su enfermedad es genética, o que puede verse en un escáner cerebral, o que es de por vida, o que requiere un tratamiento de por vida con neurolépticos.

No me lo estoy inventando. 4 Todo sucede, y algunos pacientes lo consiguen todo. No es de extrañar que se suiciden cuando no hay esperanza.

Las sobredosis accidentales de medicamentos también son de interés. El término es un poco tragicómico porque los pacientes con esquizofrenia suelen recibir una sobredosis de sus médicos con medicamentos recetados y si toman también una droga ilegal, rara vez se puede decir que fue la droga ilegal la que los mató y no los medicamentos recetados. Podría ser la combinación, y podría no haber ocurrido si el paciente no se hubiera visto obligado a tomar neurolépticos y otros medicamentos peligrosos, por ejemplo, pastillas para la depresión y antiepilépticos, que duplican el riesgo de suicidio (véase el capítulo 1).

Por último, hubo ocho muertes por “causas naturales”. No es natural que una persona joven muera. Me hubiera gustado saber con detalle lo que pasó. Puede que sea “natural” para los psiquiatras que los jóvenes mueran en la psiquiatría, pero eso es porque los psiquiatras ignoran su propio papel en esto.

Volví a escribir al Consejo Noruego de Investigación, señalando que Melle me había dicho que los datos sobre las causas de muerte contenían toda la información de que disponían los médicos que redactaban los certificados de defunción. Pedí ver esta información, en un formato anónimo. También señalé que en el estudio se habían utilizado abundantemente neurolépticos y que algunas o todas las muertes podrían haber sido causadas por los medicamentos que tomaban los pacientes, que a menudo implican polifarmacia.

Me pareció curioso, teniendo en cuenta la elevadísima tasa de mortalidad del 12% (véase la Tabla 1, justo arriba), que los autores no hubieran discutido si las muertes podrían haber sido causadas por los fármacos y no hubieran informado de qué fármacos tomaban los pacientes.

Por último, observé que Melle me había preguntado: “Puesto que escribe con el membrete del Centro Cochrane Nórdico, tengo curiosidad por saber si Cochrane tiene algún plan para hacer algo en este ámbito”. Observé que no entendía la relevancia de esta pregunta. ¿Por qué no iba a utilizar el membrete de mi propio centro?

No he vuelto a saber nada más. Pero el inapropiado comentario de Melle sobre el membrete de mi centro, que yo utilizaba en toda la correspondencia oficial, parece haber formado parte de un esfuerzo concertado con el objetivo de destituirme de mi puesto de director de Cochrane. 36

Acoso de los psiquiatras y de Cochrane

En mi carta a los 15 financiadores, el párrafo final era:

“Puede considerar esto como una solicitud de libertad de información, lo que significa que si su organización no tiene información detallada sobre las muertes en el estudio TIPS, esperamos que su organización obtenga esta información de Hegelstad y nos la envíe. Todo lo que no sea esto sería poco ético en nuestra opinión, y estamos convencidos de que los pacientes con trastornos psicóticos están de acuerdo con nosotros (soy Protector de la Red de Voces Escuchadas en Dinamarca).”

Esto parecería sencillo, pero el Instituto de Investigación Médica Stanley de Estados Unidos no me escribió. En cambio, el psiquiatra Edwin Fuller Torrey, director asociado de investigación del instituto, se quejó de mí en dos cartas dirigidas al director general de la Colaboración Cochrane, el periodista Mark Wilson, en las que, entre otras cosas, escribió:36

“La credibilidad de la Colaboración Cochrane se basa en el supuesto de la objetividad… Dicha objetividad parece estar muy en duda para el Dr. Peter C. Gøtzsche, que se identifica como director del Centro Cochrane Nórdico y como protector de la Red de Voces Oyentes en Dinamarca. Esta organización promueve la creencia de que las alucinaciones auditivas no son más que un extremo de un espectro de comportamiento normal, poniendo así en duda que la esquizofrenia exista realmente como enfermedad, y que las voces auditivas son causadas por un trauma en la infancia, de lo que no hay pruebas sólidas. Dada esta clara falta de objetividad, personalmente no encontraría creíble ninguna publicación de Cochrane sobre enfermedades mentales.”

Torrey también escribió que la Hearing Voices Network anima a las personas que toman neurolépticos para su esquizofrenia a que dejen de tomar su medicación, y que “es muy difícil imaginar cómo alguien con estos puntos de vista podría ser objetivo con respecto a un estudio Cochrane sobre antipsicóticos, impugnando así su credibilidad, que es su activo más importante.”

Esto fue extraño. ¿Cómo puede estar mi objetividad “muy en duda” cuando me limito a pedir el número de muertes y sus causas? Además, en contra de las afirmaciones de Torrey, hay pruebas sólidas de que la psicosis está relacionada con los traumas infantiles, con una clara relación dosis-respuesta. 29,30

Torrey también sacó la conclusión lógicamente falsa de que porque soy protector de la red Hearing Voices, ninguna publicación de Cochrane sobre enfermedades mentales es creíble. No hay ninguna relación entre estas dos cosas. Aquí hay un extracto de un comentario que la Red me envió:

“Estamos en desacuerdo con los intentos de Torrey de desacreditar el movimiento Hearing Voices para añadir palanca en su intento de desacreditar al profesor Peter Gøtzsche. En 2016, invitamos a Gøtzsche a ser protector por su trabajo pionero en materia de investigación psiquiátrica. Nos sentimos honrados de tenerlo como protector.

Creemos que los comentarios de Torrey al Sr. Wilson respecto a que Gøtzsche es nuestro protector rozan lo ridículo cuando intenta desacreditar a toda la Colaboración Cochrane.

Pedimos que Torrey deje de utilizar la red como plataforma para insultar a un respetado profesor y a la Colaboración Cochrane. También le sugeriríamos que considere la posibilidad de disculparse por sus comentarios irrespetuosos sobre los oyentes.”

El lema de la Colaboración Cochrane es “Trusted evidence”, que Wilson había exigido que todos utilizáramos, también en nuestros membretes, como si fuéramos una empresa farmacéutica y no una organización científica independiente registrada como organización benéfica. También exigió que utilizáramos nombres cortos para nuestros centros, lo que creó una gran confusión entre los periodistas, que a menudo escribían “Centro Cochrane Nórdico”, aunque el nombre de mi centro era “Centro Cochrane Nórdico”: Interfaz de usuario gráfica, Texto, Aplicación

Descripción generada automáticamente

El lema de Cochrane es muy engañoso cuando se trata de sus revisiones de medicamentos psiquiátricos. Como he explicado anteriormente, muy pocos de ellos son de confianza.

Mis críticas al crimen organizado de la industria farmacéutica,4,51 los ensayos de medicamentos psiquiátricos y el uso excesivo de los mismos nunca fueron populares en la sede de Cochrane después de que Wilson asumiera el cargo en 2012 y cambiara un movimiento de base idealista por un negocio centrado en la marca y las ventas. 36

Los acosos de Wilson y su adjunto hacia mí fueron especialmente dañinos después de que publicara el artículo sobre 10 mitos en psiquiatría que son perjudiciales para los pacientes en 2014,38 y cuando expliqué en el BMJ en 2015 por qué el tratamiento a largo plazo con fármacos psiquiátricos causa más daños que beneficios. 36,94

Wilson también me intimidó en esta ocasión. En lugar de desestimar la queja de Torrey, que era lo único correcto, Wilson me escribió diciendo que yo había infringido la Política de Portavoces de Cochrane al utilizar el membrete de mi centro y mi título y que esto llevaría razonablemente a cualquier lector a suponer que la solicitud procedía del Centro Cochrane Nórdico y que las opiniones expresadas eran las del centro.

Wilson quería disculparse con Torrey por “cualquier confusión al respecto”. Bastante interesante, que un matón quisiera disculparse con el otro matón cuando la persona entre los matones no había hecho nada malo.

El montaje era ridículo, e incluso el propio abogado contratado por Cochrane no consideró que hubiera infringido la política, ni en este caso, ni en otro similar que también era de psiquiatría,36 pero esas nimiedades no importan a los matones. No había ningún problema, pero Wilson se inventó uno. Estaba claro que la petición procedía del centro; que yo, como director, estaba autorizado a hablar en nombre de mi centro; y que mis opiniones eran incluso compartidas por mi personal. Además, mi carta no era un anuncio público, sino una carta a un financiador. Nadie podía “confundirse”.

El abogado estadounidense Ryan Horath describió la farsa de esta manera:36

“Los líderes de Cochrane se obsesionaron con que Gøtzsche utilizara el membrete de Nordic Cochrane para enviar esta solicitud. Y un gran número de personas parecen estar de acuerdo con la obsesión de la junta … JESUCRISTO, ¿QUÉ PASA CON USTEDES? Un investigador está haciendo consultas sobre la supresión de la información relativa a los niños que murieron en un ensayo clínico y todo el mundo está preocupado por el membrete en el que está escrito? … Peor aún, está claro que la indignación por el uso del membrete de Cochrane es una indignación fingida, ya que se trataba de una carta privada. ¿Estaba Fuller Torrey confundido sobre si la carta representaba las opiniones de Cochrane? Aparentemente no … En cambio, Torrey argumentó que Gøtzsche no era “objetivo” y que esto dañaba la reputación de Cochrane -algo totalmente diferente … Así que el uso de esta queja por parte de la dirección de Cochrane en su caso fue engañoso. La queja se refiere a una cosa, y la utilizaron como prueba de otra (acusación falsa). Así es como funcionan los tribunales canguro”.

¿Cuál es el resultado final de los neurolépticos?

Se han inventado innumerables estudios poco fiables para fabricar un cuento de hadas sobre los neurolépticos que ayudan a la gente a sobrevivir a su psicosis. He analizado algunos de ellos en mi libro anterior. 4 Tienen graves defectos y los pacientes que se comparan -los que toman neurolépticos y los que no- no son comparables, para empezar. En particular, un médico finlandés, Jari Tiihonen, ha publicado un estudio engañoso tras otro. 4

No preste atención a estos informes. Whitaker me escribió una vez que se requería una extraordinaria gimnasia mental por parte de los psiquiatras para concluir que estos fármacos, que causan obesidad, disfunción metabólica, diabetes, discinesia tardía, arritmias cardíacas letales, etc., protegen contra la muerte.

Además, como ya se ha dicho, los psiquiatras suelen quitar a los pacientes la esperanza de llevar algún día una vida normal. ¿Por qué preocuparse por tener un estilo de vida saludable, si la vida nunca merecerá la pena? No son sólo los neurolépticos, a menudo en combinación con muchos otros fármacos psiquiátricos, los que matan a los pacientes, es todo el paquete que la psiquiatría les entrega.

Si los pacientes con trastornos agudos necesitan algo para calmarse, las benzodiacepinas son mucho menos peligrosas e incluso parecen funcionar mejor. 95 Cuando he preguntado a los pacientes si preferirían una benzodiacepina o un neuroléptico la próxima vez que desarrollaran una psicosis y sintieran que necesitaban un fármaco, todos han dicho que preferían una benzodiacepina. ¿Por qué no lo consiguen entonces?

  1. Haga todo lo posible para evitar ser tratado con un neuroléptico.
  2. Haz todo lo posible para evitar que alguien te quiera tratar con un neuroléptico.
  3. Si un médico insiste, dale una copia de mi libro y dile que le demandarás, si el médico te ignora.
  4. Asegúrate de que puedes documentar que has avisado al médico, por ejemplo, grabando la conversación, llevando a un periodista a la reunión o exigiendo una nota escrita del médico en el momento, no después. Si los médicos se ven en apuros, suelen negar lo sucedido, e incluso pueden cambiar los registros escritos. 45

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí