Kit de supervivencia para la salud mental, Capítulo 2: ¿Está la psiquiatría basada en la evidencia? (Parte 7)

0
23

Siguiendo la iniciativa de Mad in America se publicará una versión por entregas y traducida del libro de Peter Gøtzsche, Mental Health Survival Kit and Withdrawal from Psychiatric Drugs. En este blog, analiza la colosal sobreprescripción de píldoras de prescripción. Cada martes se publicará una nueva sección del libro.

Los últimos clavos en el ataúd de la psiquiatría biológica

Cuando discuto el estado de la psiquiatría con psiquiatras, psicólogos y farmacéuticos críticos con los que colaboro, a veces nos preguntamos: “¿Quiénes están más locos, por término medio, los psiquiatras o sus pacientes?”.

No es una pregunta tan descabellada o retórica como puede parecer. Cuando busqué en Google la palabra “delirio”, la primera entrada era del diccionario Oxford: “Una creencia o impresión idiosincrática que se mantiene a pesar de ser contradicha por la realidad o los argumentos racionales, normalmente como síntoma de un trastorno mental”.

Como ya has visto, desde el principio del capítulo 1, y verás más en lo que sigue, toda la psiquiatría se caracteriza exactamente por esto. Las creencias idiosincrásicas predominantes de los psiquiatras no son compartidas por las personas consideradas sanas, es decir, el público en general, pero los psiquiatras las mantienen a la fuerza, incluso cuando la realidad, incluyendo la ciencia más fiable que tenemos, y los argumentos racionales muestran claramente que sus creencias básicas son erróneas.

Si la psiquiatría hubiera sido un negocio, habría quebrado, así que concluyamos en cambio que está moral y científicamente en quiebra.

Una definición de locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando un resultado diferente. Cuando un fármaco no parece funcionar tan bien, que es la mayoría de las veces, los psiquiatras aumentan la dosis, cambian a otro fármaco de la misma clase, añaden otro fármaco de la misma clase o añaden un fármaco de otra clase.

La ciencia nos dice muy claramente que estas maniobras no benefician a los pacientes. El cambio de fármacos, la adición de fármacos o el aumento de la dosis no dan lugar a mejores resultados. 156-158 Lo que sí es cierto es que el aumento de la dosis total o del número de fármacos aumentará la aparición de daños graves, incluyendo daños cerebrales irreversibles, suicidios y otras muertes. 4,159,160 Los neurolépticos encogen el cerebro de forma dependiente de la dosis; en cambio, la gravedad de la enfermedad tiene un efecto mínimo o nulo. 160

No hay pruebas fiables de que la psicosis per se pueda dañar el cerebro. 161 Lo mismo ocurre con otros trastornos psiquiátricos, pero los psiquiatras a menudo mienten a sus pacientes, diciéndoles que su enfermedad podría dañar su cerebro si no toman medicamentos psiquiátricos. El profesor de psiquiatría Poul Videbech escribió en 2014 que la depresión duplica el riesgo de demencia162, pero el meta-análisis que citó no mencionaba ni una sola palabra sobre qué tratamientos habían recibido los pacientes. 163 Otros estudios indican que son los fármacos los que provocan la demencia. 164,165

En todas partes es habitual aumentar la dosis, incluso cuando el paciente ha mejorado. Un comentario que se oye a menudo en las conferencias de las salas de psiquiatría es: “El paciente está bien después de dos semanas con Zyprexa, así que voy a duplicar la dosis”. Esta rutina es tan insensata como perjudicial. El psiquiatra no puede saber si el paciente podría haber mejorado más sin Zyprexa. Los médicos se engañan a sí mismos y a sus pacientes todo el tiempo basándose en su engañosa “experiencia clínica” y sus rituales de tratamiento van directamente en contra de la ciencia.

De este modo, muchos pacientes acaban con cócteles de medicamentos terriblemente perjudiciales de los que quizá nunca puedan escapar. Aunque resulte difícil de creer, la situación está empeorando. Un estudio estadounidense sobre la psiquiatría en la consulta descubrió que el número de medicamentos psicotrópicos prescritos aumentó notablemente en sólo nueve años hasta 2006: las visitas con tres o más medicamentos se duplicaron, del 17% al 33%. 166 También aumentaron las prescripciones de dos o más medicamentos de la misma clase, aunque esto no debería ocurrir en absoluto.

Una vez me invitaron a seguir al psiquiatra jefe durante un día en una sala cerrada. Hablamos con varios pacientes. Uno de ellos me pareció totalmente normal y razonable, pero para mi gran sorpresa, el psiquiatra me preguntó después si podía ver que estaba delirando. Como no podía, me explicó que el paciente deliraba porque había estado en Internet y había descubierto que los neurolépticos son peligrosos. Le respondí que, efectivamente, son peligrosos y que no hay nada de delirante en creerlo. Me quedé tan sorprendido que no dije nada más.

En otra ocasión, llamé a un departamento de psiquiatría de Copenhague que tiene muy mala reputación por los pacientes que los psiquiatras han matado allí con sus medicamentos. 45 Me llamó un paciente desesperado y muy angustiado, pero no me fue posible comunicarme con un psiquiatra, a pesar de que soy un colega y de que estaba dentro del horario de trabajo.

Insistí en que necesitaba hablar con alguien y me pasaron con una enfermera jefe. Me dijo que no me involucrara porque el paciente estaba delirando. Cuando le pregunté en qué sentido, me dijo que había descubierto que los neurolépticos eran peligrosos. Le pregunté si sabía con quién estaba hablando. Sí, sabía de mí.

A continuación ilustraré con algunos ejemplos el absurdo y delirante mundo de la psiquiatría.

Uno de mis amigos psiquiatras envió una carta a un médico de cabecera sobre una estudiante de 21 años, recién dada de alta en un hospital privado después de que se le aplicara la EMT 21 veces. Cuando le pregunté qué era esto, mi amigo me contestó: “La Estimulación Magnética Transcraneal, la última de una larga serie de modas chifladas que han llegado a la psiquiatría, diseñada para separar a los preocupados de su dinero”.

Al aumentar su ansiedad, se le administraron 12 electroshocks. Tenía dos diagnósticos, trastorno límite de la personalidad y trastorno afectivo bipolar, y fue dada de alta con estos fármacos (prn: según necesidad; bd: dos veces al día):

Chart of medications

Esto es una locura y constituye una grave negligencia médica. Nadie en todo el mundo sabe lo que ocurrirá cuando se administren todos estos medicamentos juntos, sólo que es mucho más peligroso que si se utilizan menos medicamentos.

La carta de remisión señala que la paciente duerme mucho y que su apetito es excesivo. Está intentando hacer dieta, ya que ha ganado unos 50 kg con los fármacos. Tiene poca energía, interés o motivación, no hace ejercicio ni se relaciona socialmente y no tiene interés sexual. Tiene periodos en los que se siente deprimida y miserable, con ideas suicidas ocasionales debido a que no se gusta a sí misma, y también tiene periodos en los que se siente “maníaca”, durante los cuales está desagradablemente agitada y tiende a gastar en exceso con la esperanza de sentirse mejor.

También tiene frecuentes ataques de agitación e irritabilidad y ha descrito una acatisia clásica. No tiene ideas paranoides y es ritualista en cuanto a la seguridad y el orden, pero no hay verdaderos rasgos obsesivo-compulsivos. Ha sido ansiosa desde la escuela primaria.

Mi colega terminó su carta diciéndole al médico de familia que este caso era una demostración perfecta de por qué había publicado importantes objeciones a la psiquiatría convencional. El paciente tenía una personalidad ansiosa con depresión secundaria y no tenía un trastorno límite de la personalidad; aparte de esto, ninguna de las personas que utilizan este diagnóstico podría decir en qué consiste.

“Si sigue con este nivel de drogas, estará muerta a los cuarenta años. Ella es consciente de ello y quiere que se reduzcan, pero todas son altamente adictivas y pueden producir estados de abstinencia graves, que imitan un trastorno mental grave.”

Un caso judicial en el que he participado no es diferente. Es una historia típica que ilustra el papel de una píldora para la depresión como “kit de inicio de la psiquiatría”.

Por lo que veo, a este joven nunca se le debería haber ofrecido un medicamento psiquiátrico. Se le debería haber ofrecido psicoterapia para sus problemas que parecían ser transitorios. Además, funcionaba bien cuando su psiquiatra decidió ponerle una pastilla para la “depresión”.

Su “carrera” psiquiátrica duró 33 años antes de que finalmente lograra dejar la última droga, pero todavía sufre los efectos duraderos de la abstinencia. Su lista de medicamentos durante todos estos años es alucinante. Se le recetaron los tres tipos principales de fármacos psiquiátricos, sedantes/hipnóticos, píldoras para la depresión y neurolépticos, de forma intermitente y en diversas combinaciones, hasta un total de tres sedantes/hipnóticos diferentes, cinco píldoras para la depresión y seis neurolépticos.

También desarrolló parkinsonismo, muy probablemente inducido por los fármacos, y fue tratado también por ello. Se le recetaron sedantes/hipnóticos durante unos 10 años, pastillas para la depresión durante unos 25 años y neurolépticos durante unos 30 años, y hubo un grado considerable de polifarmacia.

Es sorprendente que alguien pueda sobrevivir a todo esto y seguir trabajando.

El psiquiatra suspendió los fármacos de forma brusca muchas veces. No reducir lentamente estos fármacos después de haber sometido a un paciente a ellos durante largos periodos de tiempo constituye una mala praxis muy peligrosa.

Espero que gane el caso, pero por desgracia los jueces son muy autoritarios y siempre hacen hincapié en lo que hacen otros psiquiatras en situaciones similares. Esto es prudente, como precaución general, pero no cuando prácticamente todo el mundo es culpable. Si un banco defrauda a sus clientes, no ayuda en los tribunales que otros bancos hagan lo mismo. Entonces, ¿por qué se excusa a todo el mundo en la psiquiatría? ¿Cómo será posible ganar casos, dada esta injusticia?

De vez en cuando, se gana un caso. 4 Wendy Dolin, de Chicago, demandó a GlaxoSmithKline después de que a su marido, un abogado de gran éxito que amaba la vida y no tenía problemas psiquiátricos, se le administrara paroxetina porque había desarrollado cierta ansiedad relacionada con el trabajo. Le dio acatisia y se tiró delante de un tren seis días después de empezar a tomar paroxetina, sin darse cuenta de que no era él el que se había vuelto loco, sino que fue la píldora la que le hizo enloquecer. El bufete Baum & Hedlund de Los Ángeles ganó el caso, pero entonces… GlaxoSmithKline apeló el veredicto.

Cuando Wendy se enteró de que yo había organizado una reunión sobre psiquiatría en relación con el lanzamiento de mi libro en 2015,4 decidió ir a Copenhague y contar su historia. Otras cuatro mujeres que habían perdido a un marido, un hijo o una hija por suicidio inducido por fármacos cuando no había absolutamente ninguna buena razón para recetar una píldora contra la depresión también vinieron, por su propia cuenta. Mi programa ya estaba lleno, pero les hice un hueco. Esta fue la parte más conmovedora de todo el día. Hubo un silencio impresionante mientras contaban sus historias, que pueden verse en YouTube. 167

El uso colosal de fármacos psiquiátricos no se basa en la evidencia, sino que está impulsado por las presiones comerciales. Estudié si dos clases de fármacos muy diferentes, los neurolépticos y las píldoras para la depresión, mostraban patrones similares de uso a largo plazo. Los patrones de uso deberían ser muy diferentes porque la principal indicación de los neurolépticos, la esquizofrenia, se ha percibido tradicionalmente como una condición crónica, mientras que la principal indicación de las píldoras para la depresión, la depresión, se ha percibido como episódica.

Sin embargo, no eran diferentes. Eran lo mismo:169

Porcentaje de consumidores actuales en Dinamarca que canjearon una receta por el mismo medicamento o uno similar en cada uno de los años siguientes después de 2006.

Graph of depression pill and neuroleptic prescriptions

Empecé el reloj en 2006, siguiendo a los pacientes en el tiempo. Ese año, el 2,0% de la población danesa consideraba que se le había recetado un neuroléptico y el 7,3% una píldora para la depresión. Muchos de los pacientes ya habían tomado su fármaco durante años, pero en este grupo de personas también había algunos que eran usuarios por primera vez en 2006, concretamente el 19,8% frente al 20,0%. Se trata de un porcentaje notablemente similar para dos grupos de fármacos muy diferentes utilizados para trastornos muy distintos.

Los pacientes obtuvieron una nueva prescripción cada año hasta que dejaron o llegaron a 2016, mi último año de observación, cuando el 35% frente al 33% de los pacientes seguían en tratamiento.

Estos resultados son impactantes. Independientemente de lo que las defectuosas directrices hayan intentado decir a los médicos, no funcionaron como se esperaba, y el uso de los fármacos no estaba claramente basado en la evidencia. Casi sentí que había descubierto una nueva ley en la naturaleza. En contra de nuestras corazonadas, 1 kg de plumas cae con la misma velocidad que 1 kg de plomo, siempre que caigan en el vacío, según la ley de la gravedad. Del mismo modo, el uso de estas dos clases de medicamentos tan diferentes cayó con la misma velocidad. Una enorme proporción de pacientes sigue tomando su medicamento, año tras año, durante más de una década.

Se trata de un daño iatrogénico de proporciones épicas. A los pacientes les desagradan tanto los medicamentos que sus médicos tienen que persuadirlos para que los tomen. Esta persuasión no es necesaria para motivar a la gente a tomar aspirinas después de un ataque al corazón para reducir el riesgo de un nuevo ataque. Los neurolépticos incluso se imponen a los pacientes contra su voluntad “por su propio bien”. Si no se les obligara, pocos los tomarían.

Cuando personas sanas han tomado un neuroléptico sólo para experimentar cómo es, me han dicho, o han publicado, que estaban incapacitados durante varios días. 170 La dificultad para leer o concentrarse y la incapacidad para trabajar son daños comunes, pero todo el cuerpo se ve afectado. No podemos dudar del poder de estas toxinas.

Lo que estamos viendo es el resultado de un engaño sistemático a médicos y pacientes. A los pacientes se les pide sistemáticamente que soporten los daños porque puede pasar algún tiempo antes de que se produzca el efecto del fármaco. No se les dice que lo que perciben como efecto del fármaco es la mejoría espontánea que se habría producido sin el fármaco, o que puede ser difícil volver a dejarlo. La mentira sobre el desequilibrio químico también ha contribuido. Los pacientes suelen decir que tienen miedo de volver a enfermar si dejan de tomar el fármaco porque creen que hay algo químicamente incorrecto en ellos.

La psiquiatría dominante no se preocupa por las pruebas, sino que continuará como siempre fingiendo que mis resultados no existen, y dirán que “todos sabemos que el tratamiento a largo plazo es bueno para las personas; si no reciben sus medicamentos, recaerán”.

En 2014, los psiquiatras noruegos escribieron sobre lo que llamaron una tasa de interrupción “alarmantemente alta” de neurolépticos en pacientes con esquizofrenia, el 74% en 18 meses. Yo diría que esto es una señal saludable, pero los psiquiatras argumentaron que ponía de manifiesto “la necesidad de los clínicos de estar equipados con estrategias de tratamiento que optimicen el tratamiento continuo con fármacos antipsicóticos”.171 ¿En serio? ¿Qué hay de la alimentación forzada con pastillas, como se alimenta a los gansos de Estrasburgo para producir foie gras? Los neurolépticos hacen engordar a la gente. Pero los psiquiatras no necesitan hacer esto. Cuando no consiguen su voluntad, o los pacientes escupen las pastillas, pueden utilizar inyecciones de depósito.

A continuación, decidí averiguar si existía un patrón similar de uso de benzodiacepinas y agentes similares (hipnóticos/sedantes), litio y estimulantes (medicamentos para el TDAH).

Dado que desde hace décadas se sabe que las benzodiacepinas y otros fármacos similares son altamente adictivos y que sólo deben utilizarse durante un máximo de cuatro semanas (ya en 1980 se recomendó su uso restringido en el Reino Unido)172,173 , y dado que el efecto terapéutico desaparece rápidamente, el consumo de estos fármacos debería ser muy bajo y, por tanto, la mayoría de los consumidores en un año determinado deberían ser primerizos. Pero no fue así en absoluto:174

Porcentaje de consumidores actuales en Dinamarca que canjearon una receta por el mismo medicamento o uno similar en cada uno de los años siguientes después de 2007.

Graph of benzodiazepine, stimulant, and lithium prescriptions

En 2007, el 8,8% de la población danesa consideró que se le había recetado una benzodiacepina o un agente similar, el 0,24% un litio y el 0,16% un estimulante. En el caso de las benzodiacepinas, sólo el 13,0% era primer consumidor. En el caso de las otras dos drogas, las cifras fueron del 40,4% y el 11,2%, respectivamente.

Los pacientes obtuvieron una nueva prescripción cada año hasta que dejaron o llegaron a 2017, mi último año de observación, cuando el 18%, el 29% y el 40%, respectivamente, seguían en tratamiento.

Estos resultados también son preocupantes. Independientemente del fármaco psiquiátrico que tomen las personas o del problema que tengan, aproximadamente un tercio de los pacientes siguen en tratamiento con el mismo fármaco o uno similar diez años después. En el caso de las benzodiacepinas y agentes similares, el uso continuado después de diez años fue “sólo” del 18%, pero teniendo en cuenta lo que sabemos sobre estos fármacos, se puede argumentar que debería haber sido cero muchos años antes de 2017. Esto es un desastre.

Lo mismo puede decirse del uso de los otros cuatro tipos de drogas, que fue muy similar, ya que el intervalo sólo pasó del 29% al 40% (ver las cifras).

Si aceptamos las premisas basadas en la evidencia de que estos fármacos no tienen efectos que merezcan la pena, sobre todo si se tienen en cuenta sus sustanciales daños, y de que a los pacientes en general les desagradan, los datos muestran una sobreutilización colosal de los fármacos en un grado similar.

El principal objetivo de la psiquiatría en las próximas décadas debería ser ayudar a los pacientes a retirarse lentamente y de forma segura de los fármacos que toman, en lugar de decirles que tienen que seguir tomándolos. Pero esto no sucederá. La psiquiatría se centra en sí misma, una especie de eterno selfie que envía al mundo todo el tiempo.

El uso de medicamentos psiquiátricos sigue aumentando notablemente en prácticamente todos los países. En el Reino Unido, las prescripciones de neurolépticos aumentaron un 5% al año de media y las píldoras para la depresión un 10%, de 1998 a 2010.175

En Dinamarca, las ventas de ISRS aumentaron desde un nivel bajo en 1992 de forma casi lineal por un factor de 18, estrechamente relacionado con el número de productos en el mercado que aumentó por un factor de 16 (r = 0,97, que es una correlación casi perfecta). 176 Esto confirma que el uso está determinado por la comercialización.

Tuvieron que pasar casi 30 años desde que se obtuvieron las pruebas antes de que se aceptara de forma generalizada que las benzodiacepinas son adictivas. 172 Esto era de esperar y debería haberse investigado desde el principio porque sus precursores, los barbitúricos, son altamente adictivos. El primer barbitúrico, el barbital, se introdujo en 1903, pero pasaron 50 años antes de que se aceptara que los barbitúricos son adictivos.

La dependencia de las benzodiacepinas se documentó en 1961 y se describió en el BMJ en 1964. Dieciséis años más tarde, el Comité de Revisión de Medicamentos del Reino Unido publicó una revisión sistemática de las benzodiacepinas,173 concluyendo que el potencial de adicción era bajo, estimando que sólo 28 personas se habían hecho dependientes entre 1960 y 1977. El hecho es que millones de personas se han vuelto dependientes. En 1988, la Agencia de Control de Medicamentos finalmente despertó y escribió a los médicos sobre sus preocupaciones. 172

Pero la fiesta continuó y la historia se repitió. El descenso en el uso de las benzodiacepinas fue sustituido por un aumento similar en el uso de las píldoras para la depresión,176 y mucho de lo que antes se llamaba ansiedad y se trataba con benzodiacepinas se llamaba ahora convenientemente depresión. 5 Las compañías farmacéuticas, los médicos y las autoridades negaron durante décadas que las pastillas para la depresión también provocan dependencia. 172

Hicimos una revisión sistemática de los síntomas de abstinencia y descubrimos que se describían con términos similares tanto para las benzodiacepinas como para los ISRS, y que eran muy similares para 37 de los 42 síntomas identificados. 177

Nuestro estudio de 2018 de 39 sitios web populares de 10 países también fue revelador:32 28 sitios web advirtieron a los pacientes sobre los efectos de la abstinencia, pero 22 afirmaron que los ISRS no son adictivos; solo uno afirmó que las píldoras pueden ser adictivas y advirtió que las personas “pueden tener síntomas de abstinencia.”

La imipramina salió al mercado en 1957, y un artículo de 1971 describe la dependencia de este fármaco cuando se probó en seis voluntarios sanos. 178 Como escribí en la primera página de este libro, el 78% de 2.003 legos consideraron que las pastillas para la depresión eran adictivas en 1991.179

Así, hace 50 años o más que sabemos que las pastillas para la depresión son adictivas, y los pacientes lo saben desde hace al menos 30 años, pero 50 años después de que lo supiéramos, el problema de la dependencia seguía siendo trivializado por el Royal College of Psychiatrists del Reino Unido y el National Institute for Health and Care Excellence (NICE),180 y también en el resto del mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí