Sobre el acceso a la justicia: ¿Qué son las adaptaciones procesales?

0
762

Nota de editorial: Agradecemos a Kirsten Han quien nos permitió hacer la traducción de este artículo de su autoría, el cual es publicado originalmente en su página “We, the citizens”, el texto en su formato original puede consultarse en este enlace: https://www.wethecitizens.net/on-access-to-justice-what-are-procedural-accommodations/

En vísperas de las vistas judiciales de cuatro condenados a muerte, un número especial sobre la necesidad de garantizar que las personas con discapacidad puedan acceder a la justicia en igualdad de condiciones con las demás.


El fin de semana envié un número especial sobre la pena de muerte y los recientes intentos del Estado de enviar a tres hombres a la horca. Desde que lo envié, a Rosman bin Abdullah también se le ha concedido una suspensión de la ejecución a la espera de una vista judicial a finales de este mes.

Esto significa que la próxima semana veremos las solicitudes/apelaciones de cuatro presos condenados a muerte en los tribunales, incluida la de Nagaenthran K Dharmalingam, cuyo caso atrajo tanta atención el año pasado. Envío este número especial en vísperas de estas angustiosas vistas judiciales.

A finales del año pasado, el caso de Nagaenthran K Dharmalingam -un malayo condenado a muerte en Singapur- desencadenó una oleada de cobertura mediática internacional y de activismo contra la pena de muerte a ambos lados del Causeway. El caso de Nagen suscitó un gran apoyo en muy poco tiempo, y muchos expresaron su horror ante el hecho de que Singapur pretendiera ejecutar a alguien con un coeficiente intelectual muy inferior a la media, de 69 (uno de los criterios para determinar la discapacidad intelectual), así como con un trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y otras deficiencias relacionadas con su funcionamiento ejecutivo.

Expertos y grupos de derechos humanos han instado a Singapur a no ejecutar a una persona con discapacidad psicosocial. La familia y los abogados de Nagen también han manifestado su extrema preocupación por su estado mental actual, argumentando que no está en condiciones de comprender adecuadamente la gravedad de su condena a muerte, y que no debe ser ejecutado.

¿Qué significa “discapacidad psicosocial”?

Aunque la atención se ha centrado principalmente en las discapacidades de Nagen y en su “aptitud para ser ejecutado”, hay otro aspecto de su caso que no ha recibido tanta atención pública. También tiene repercusiones más allá de las circunstancias individuales de Nagen; otros presos condenados a muerte también han sido evaluados por tener bajas puntuaciones de coeficiente intelectual y otras condiciones que apuntan a discapacidades psicosociales. En última instancia, la forma en que se llevaron a cabo la investigación y los procesos judiciales de alguien como Nagen pone de relieve la cuestión crucial del acceso a la justicia de las personas con discapacidad en Singapur.

Una cosa en la que no nos centramos tanto es la justicia procesal.
Cuando hablamos de igualdad ante la ley, solemos centrarnos en la discrecionalidad de los fiscales y las sentencias en los tribunales, examinando si diferentes personas están sujetas a los mismos cargos y penas por delitos similares. Nos ofende, por ejemplo, cuando nos parece que alguien se libra más que otros por su riqueza o sus privilegios, como cuando a los jóvenes se les da un tirón de orejas por acoso sexual porque tienen “un futuro prometedor”. Pero algo en lo que no nos fijamos tanto es en la equidad procesal, y en si todo el proceso, desde la detención hasta el juicio y la sentencia, pasando por la investigación, se ha organizado para garantizar la equidad y la igualdad de acceso a la justicia para quien esté en conflicto con la ley.

Acceso a la justicia para las personas con discapacidad
Mientras trabajaba en la campaña #SaveNagaenthran, empecé a aprender más sobre el acceso a la justicia de las personas con discapacidad. En los últimos años se han producido importantes avances y cambios en el conocimiento colectivo de las mejores prácticas, siendo un documento importante los Principios y Directrices Internacionales sobre el Acceso a la Justicia para las Personas con Discapacidad, publicados por las Naciones Unidas en agosto de 2020. Estas directrices se basan en los derechos y principios establecidos en la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que Singapur firmó el 30 de noviembre de 2012 y ratificó el 18 de julio de 2013.

El principio central de los Principios y Directrices Internacionales es que toda persona tiene derecho a la igualdad ante la ley y a la misma protección de la ley, en igualdad de condiciones con los demás. Esto va acompañado del derecho a una participación significativa y el derecho a ser escuchado. Es un cambio con respecto a los supuestos y actitudes anteriores hacia las personas con discapacidad, en los que se ignoraba sistemáticamente su autonomía y agencia. ¿Cuántas veces has oído, en los medios de comunicación o en la vida cotidiana, que se consideraba que alguien con una enfermedad mental o una discapacidad era “no apto para ser juzgado” o que no tenía capacidad para tomar decisiones por sí mismo? Los Principios Internacionales instan a los Estados a romper con esos planteamientos y a tomar medidas para aplicar prácticas que permitan a las personas con discapacidad participar en el proceso judicial. La clave es alejarse de las evaluaciones de la capacidad mental y acercarse a un enfoque de modelo social para definir la discapacidad, centrándose no en un binario de si alguien ha sido diagnosticado médicamente o no, sino en las barreras que puede encontrar al interactuar con su entorno social.

La clave es alejarse de las evaluaciones de la capacidad mental y adoptar un enfoque de modelo social para definir la discapacidad, centrándose no en si alguien ha sido diagnosticado médicamente, sino en las barreras que podría encontrar al interactuar con su entorno social.
El Principio 3 de los Principios y Directrices Internacionales establece que “Las personas con discapacidad, incluidos los niños con discapacidad, tienen derecho a ajustes de procedimiento apropiados”. Continúa diciendo que “los Estados realizarán ajustes procesales individualizados y adecuados al género y a la edad de las personas con discapacidad. Abarcan todas las modificaciones y ajustes necesarios y apropiados que se requieran en un caso concreto, incluidos intermediarios o facilitadores, ajustes y modificaciones procesales, ajustes del entorno y apoyo a la comunicación, para garantizar el acceso a la justicia de las personas con discapacidad”.

¿Qué significa esto en realidad?
Para entender cómo pueden ser estas adaptaciones procesales, me puse en contacto con Víctor Lizama, que trabaja con la ONG mexicana Documenta en cuestiones de facilitación de la justicia y en la aplicación de estas adaptaciones, y que se identifica como persona con una discapacidad psicosocial. Nos acompañaron Luis Arroyo, de la publicación en línea Mad in Mexico, que muy amablemente tradujo entre el inglés y el español, y Emmy Charissa, una activista de Singapur que trabaja sobre los derechos de las personas con discapacidad.

El propósito fundamental de las adaptaciones procesales, dijo Víctor, es eliminar, en la medida de lo posible, las barreras que impiden a las personas con discapacidad ejercer sus derechos en los procesos legales. Documenta lo ha puesto en práctica, estableciendo en 2017 un convenio con el sistema de justicia de la Ciudad de México que permite su participación cada vez que alguien con discapacidad entra en contacto con el sistema.

“Cada vez que hay un juicio que involucra a una persona con discapacidad, el sistema de justicia llama a Documenta y le pide un facilitador de justicia para que explore la situación, proponga adaptaciones y las implemente”, explicó Víctor.

“El facilitador recorre el caso con la persona, trabajando con ella codo con codo y colaborando con el sistema judicial para asegurarse de que las adaptaciones se aplican de forma correcta”.

Esto suele implicar la búsqueda de formas eficaces de facilitar la comunicación, que permitan a la persona comprender lo que ocurre y expresar lo que piensa en ese momento. Otras adaptaciones podrían consistir en ofrecer más descansos o acortar la duración de las audiencias o sesiones judiciales, para que las personas puedan descansar y reagruparse antes de seguir participando. También se pueden hacer cambios en las prácticas habituales de los tribunales, como cambiar la posición de los asientos para que el facilitador de la justicia pueda sentarse al lado de la persona con la que trabaja, o conseguir que los jueces se quiten sus togas habituales, o que no golpeen sus mazos tan fuerte.

El objetivo de estas adaptaciones es proporcionar acceso a la justicia, a través de la participación en el proceso, para que las personas puedan tomar sus propias decisiones en lugar de que otros hablen por ellas. El facilitador de la justicia debe ser imparcial, independientemente de si la persona con la que trabaja es una víctima, un testigo que va a declarar o el acusado. En lugar de basar estas consideraciones en el diagnóstico médico, es necesario abordar a cada persona en función de sus propias circunstancias, y realizar ajustes adaptados a sus necesidades individuales, respetando su voluntad y sus preferencias.

El hecho de que los facilitadores de la justicia estén presentes ya puede suponer una gran diferencia. “Histórica y socialmente, las personas con discapacidad han sido excluidas y sus derechos ignorados, así que cuando saben que hay alguien a su lado, sienten que tienen una oportunidad de participar y se sienten empoderados”, afirma Víctor.

Sin embargo, no es un trabajo fácil. Los facilitadores de justicia de Documenta a menudo tienen que lidiar con la falta de conocimiento y sensibilidad de los administradores que no están familiarizados con los derechos de las personas con discapacidad. Además, hay que tener en cuenta las suposiciones y actitudes personales. Luis, que tiene su propia experiencia previa como facilitador de justicia, aprendió que el proceso requiere que el propio facilitador procese sus propias emociones y aprenda a ser más empático. Víctor también destacó que si el facilitador de justicia no está bien preparado o equipado con las herramientas y habilidades adecuadas, puede acabar haciendo más daño que bien.

“Lo que tienes que tener en cuenta es que no eres su defensor legal, ni su psicólogo, ni su trabajador social. Eres su facilitador de justicia”.
Luis tiene formación en psicología, pero en realidad encontró que eso era una barrera para ser un facilitador de justicia. “Lo que nos enseñaron sobre la discapacidad [en la universidad] era a veces lo contrario de lo que quieres hacer como facilitador”, dijo.

“Tuve que centrarme en lo que tenía que hacer, en lo que esa persona necesita de mí. Lo que necesitan para participar, para sentirse seguros en ese escenario y tener la oportunidad de expresarse”, añadió.

“Lo que tienes que tener en cuenta es que no eres su defensor legal, ni su psicólogo, ni su trabajador social. Eres su facilitador de justicia”.

Aunque todo esto es un trabajo importante, Víctor dejó claro que aún les queda mucho camino por recorrer. Ahora mismo, los facilitadores de justicia son llamados por el juez que preside ese caso en particular, lo que significa que el individuo podría tener un facilitador de justicia sólo en la etapa del juicio – lo ideal sería que tuvieran un facilitador desde el momento de la detención, para que se puedan hacer adaptaciones y ajustes desde el principio y puedan estar acompañados durante todo el proceso. Víctor también señaló que sería mucho mejor que las personas con discapacidad pudieran ejercer su propia agencia para pedir un facilitador de justicia, en lugar de dejarlo en manos del juez.

Eso es lo que ocurre en Ciudad de México, pero ¿qué pasa con Singapur?
En 2015, el gobierno de Singapur introdujo el Plan de Adultos Apropiados para Personas con Discapacidad Mental (AAPMD), en el que voluntarios capacitados acompañan a las personas que son entrevistadas por la policía, ya sea como sospechosos, testigos o víctimas. Me puse en contacto con MINDS, una ONG que trabaja con personas con discapacidades intelectuales, para preguntarles más sobre este plan.

Las preguntas que envié a MINDS

En una respuesta por correo electrónico de Sophia Lim, Jefa de Comunicaciones Estratégicas y Compromiso de MINDS, el plan se describe como la prestación de “asistencia a las personas con discapacidad intelectual, trastornos del espectro autista o problemas de salud mental, que tienen que someterse a las entrevistas con los funcionarios de investigación en los organismos de aplicación de la ley a través de Adultos Apropiados (AA)”.

Lim añadió: “Los AA son voluntarios formados cuyo papel, como parte neutral, es proporcionar apoyo y servir de puente entre los acusados, las víctimas o los testigos y el Agente de Investigación, para permitir una comunicación eficaz entre las partes durante el proceso de investigación. Los AA no proporcionan asesoramiento jurídico”.

Aunque los AA también trabajan para facilitar la comunicación, según lo que he leído en Internet y lo que MINDS dijo en su correo electrónico, no parece que esa facilitación esté disponible para las personas con discapacidad fuera de los interrogatorios policiales. Documenta podría decir que hay mucho más que hacer en Ciudad de México, pero las personas con discapacidad en Singapur ni siquiera tienen acceso a algo parecido a los facilitadores de justicia que ofrecen allí.

¿Qué hay en un nombre?

¿Cómo se relaciona esto con los presos del corredor de la muerte?
El concepto de adaptaciones procesales, para que las personas con discapacidad accedan a la justicia en igualdad de condiciones que los demás, es relativamente nuevo. Los Principios Internacionales se publicaron en 2020, mientras que el trabajo pionero de Documenta no comenzó en Ciudad de México hasta 2017. Todo esto tuvo lugar después de que Nagen fuera detenido, acusado y condenado, al igual que la introducción en Singapur del plan AAPMD. Según esta página del sitio web del Ministerio de Desarrollo Social y Familiar, no fue hasta 2013 cuando la Policía de Singapur empezó a formar a los agentes para identificar a sospechosos y testigos con discapacidades mentales.

Por lo tanto, sería fácil para el gobierno de Singapur decir que el caso de Nagen se manejó según las reglas, y que no se puede acusar a Singapur de no proporcionarle adaptaciones procesales que no existían en el momento de su detención, investigación y juicio. Sea como fuere, la evolución local e internacional demuestra lo mucho que hemos aprendido sobre la igualdad de acceso a la justicia desde la detención de Nagen, lecciones y medidas de las que él no se ha podido beneficiar. Este escenario es inevitable; por mucho que lo deseemos, no podemos dar marcha atrás y aplicar retrospectivamente reformas a procesos que ya han tenido lugar. Pero el hecho de que Nagen se enfrente a una sentencia de muerte debería hacernos reflexionar. ¿Es realmente correcto que lo ahorquemos, sabiendo que, en el momento de su detención, investigación y juicio, no había tenido el apoyo y la facilitación que ahora sabemos que debería haber tenido para garantizar que pudiera acceder a la justicia en igualdad de condiciones con los demás?

¿Es realmente correcto que ahorquemos a alguien, sabiendo que, en el momento de su detención, investigación y juicio, no había tenido el apoyo y la facilitación que ahora sabemos que debería haber tenido para garantizar que pudiera acceder a la justicia en igualdad de condiciones con los demás?
Tampoco se trata sólo de Nagen. Desde que empecé a trabajar en este artículo, el Estado ha intentado seguir adelante con el ahorcamiento de Roslan bin Bakar, Pausi bin Jefridin y Rosman bin Abdullah. Afortunadamente, las tres ejecuciones se han suspendido temporalmente hasta finales de este mes, pero hay preocupaciones similares. A Pausi se le evaluó un coeficiente intelectual de 67, mientras que las sentencias judiciales hacen referencia a que Roslan y Rosman probablemente tengan un coeficiente intelectual límite o bajo. Teniendo en cuenta que estos hombres, al igual que Nagen, han pasado alrededor de una década en el corredor de la muerte, creo que es seguro asumir que tampoco hubo adaptaciones procesales para ellos durante la investigación o el juicio.

Es demasiado tarde para que podamos arreglar el hecho de que todos estos hombres no recibieron adaptaciones procesales adecuadas o apropiadas durante la investigación y el juicio. Pero no es demasiado tarde para evitar que vayan a la horca después de haber pasado por un proceso repleto de barreras que podrían haber dificultado su acceso a la justicia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí