Trans Lifeline: Nombrar el daño trans-específico en la salud mental

0
133

Una entrevista con Jahmil Roberts, director interino de la línea de atención telefónica, y Yana Calou, directora de promoción de Trans Lifeline, que imaginan un mundo en el que las personas trans tengan la atención que todos necesitan y merecen, sin prisiones ni policía.

El director interino de la línea directa, Jahmil Roberts, y la directora de promoción, Yana Calou, de Trans Lifeline, trabajan para poner en contacto a las personas trans con el apoyo y los recursos comunitarios que necesitan para sobrevivir y prosperar. Trans Lifeline es una línea telefónica de base y una organización sin ánimo de lucro que ofrece apoyo emocional y financiero directo a las personas trans en crisis, para la comunidad trans y por la comunidad trans. Su línea de ayuda es un servicio telefónico de apoyo entre pares dirigido por personas trans para pares trans y que se cuestionan, y no se pone en contacto con la policía sin consentimiento. La iniciativa Cops out of Crisis (Policías Fuera de las Crisis), de la que puedes obtener más información aquí, realiza una labor de defensa basada en el impacto negativo de la intervención no consentida de las fuerzas del orden y la hospitalización forzosa en las poblaciones marginadas. Trans Lifeline imagina un mundo en el que las personas trans tengan la conexión, la seguridad económica y la atención que todos necesitan y merecen, sin prisiones ni policía.

Esta es la tercera y última entrevista de una serie de conversaciones que se están llevando a cabo en torno a la cuestión de la localización e intervención de las líneas directas. La primera entrevista fue con Vanessa Green, fundadora de Call BlackLine, y la segunda con Sera Davidow, de The Wildflower Peer Support Line. Forma parte del Proyecto de Transparencia de las Líneas Directas de Suicidio de Mad in America, que nació de la creencia de que crear transparencia y acceso público en torno a las políticas de intervención y rastreo de llamadas de las líneas directas de suicidio debería ser una prioridad. Este proyecto incluye un directorio de líneas que no rastrean ni intervienen sin consentimiento, una encuesta pública, entrevistas a supervivientes y una convocatoria artística abierta.

La transcripción que figura a continuación ha sido editada por razones de longitud y claridad. La traducción al español se ha realizado por parte del equipo de Mad in Mèxico.

Karin Jervert: Estoy emocionada de entrevistar a Yana Calou y Jahmil Roberts de Trans Lifeline. ¿Qué tal si se presentan?

Jahmil Roberts: Mi nombre es Jahmil Roberts. No uso ningún pronombre y soy una persona negra queer. Existo en el espectro de género. Actualmente soy el director interino de la línea de atención telefónica de Trans Lifeline, y mi trabajo consiste en crear prácticas de conexión. Mi objetivo es cambiar la forma en que abordamos el apoyo de los compañeros centrándonos en las relaciones que construimos a través de los servicios que proporcionamos. A través de esta lente somos capaces de centrarnos en cómo las personas se relacionan entre sí, y se reúnen para trabajar y compartir propósitos, y fomentando el análisis y la curiosidad mientras se construye la confianza. Nos animamos mutuamente a crear un lenguaje y a nombrar y abordar los impactos del daño sistémico y a alimentar el crecimiento y la curación individual y colectiva.

Karin Jervert: Gracias por estar aquí con nosotros hoy. Yana, ¿puedes presentarte?

Yana Calou: Karin, muchas gracias por recibirnos y por este importante trabajo. Me llamo Yana Calou y uso los pronombres ellos/ellas. Soy organizadora y narradora. Actualmente estoy lanzando una campaña para sacar a los policías de las llamadas de crisis como directora de defensa de Trans Lifeline. Me identifico como una persona brasileña-americana no binaria. Mi trabajo en este momento se centra realmente en centrar las experiencias vividas y los supervivientes en la organización abolicionista, la curación y el apoyo entre pares.

En cuanto a mis antecedentes, sólo quiero decir que estoy muy agradecida por la tutoría y el aprendizaje que he recibido en los estudios queer y los movimientos de justicia racial laboral y económica, en los movimientos de justicia de los medios de comunicación, y [la capacidad] de aportar esas perspectivas a mi trabajo, así como fuera del trabajo. Otra parte de lo que hago es cofacilitar un círculo de integración de apoyo psicodélico entre pares para personas trans y no binarias.

Jervert: Estoy emocionado de teneros a vosotros dos porque este trabajo es un trabajo de justicia. Cuéntennos un poco cómo llegaron al trabajo que están haciendo en la comunidad y cómo llegaron a ser líderes en este tipo de apoyo entre pares.

Roberts:  Para mí, este trabajo es muy personal. Al principio, pero incluso a lo largo de mi viaje, fue un proceso de cambio de mi relación con lo que definía como trabajo. A veces, experimentar el mundo como una persona negra y queer, una persona visiblemente queer, puede parecer un castigo. En cierto modo, el trabajo al que accedía estaba alineado con los bloqueos de acceso que sentía que estaba experimentando.

Gran parte de lo que cambió fue mi relación con el trabajo y el cuestionamiento de mi definición de lo que era un trabajo válido para mí, lo que era trabajo. Empecé a analizar qué es el trabajo de cuidados, cuál es el trabajo [de eso]. Gran parte del trabajo de cuidados que se realiza, y su necesidad, no se reconoce.

Aparte de eso, fui capaz de acceder a mi propia [definición de trabajo], y diría que [fui capaz] de apoyar a la gente a través de mantener realmente una conversación con ellos. A través de ese momento, para mí, encontré Trans Lifeline y fue un momento súper alineado para mí. En realidad, me presenté a esta organización el día de mi cumpleaños. Me presenté como operadora y navegué por gran parte del espacio dentro de la organización.

Lo que hacemos honra los dones que puedo aportar al trabajo y soy realmente capaz de ofrecer la atención que tengo por la forma en que tratamos el trabajo que hacemos y el impacto que tiene en las personas que tocamos. Ha sido un proceso de honrar constantemente eso, y ahora me encuentro aquí y hablando con ustedes sobre ello.

Jervert: Eso es maravilloso. ¿Empezaste como operadora de la línea telefónica de ayuda a los transexuales?

Roberts: Lo hice. Fue en 2020. Fue a mediados de la pandemia y vi la necesidad y respondí a ella. También respondí con mi propia necesidad de algo que fuera más satisfactorio. También era algo que quería hacer, tener un trabajo que me hiciera sentir bien, con gente que me importara y haciendo algo que me importara. Era algo que necesitaba personalmente porque estaba perdiendo la noción de lo que significaba trabajar sin el aspecto del cuidado.

Me cuesta mucho sostener cosas que ya no tienen sentido para mí. A mediados de la pandemia, realmente necesitaba trabajar de alguna manera que no fuera a crear un momento más difícil para mí y me enfrenté a algunos de los momentos difíciles que estábamos teniendo con mucho espacio para navegar a través de ellos, a través de este trabajo con la gente.

Jervert: Yana, ¿y tú? ¿Cómo llegaste a ser una líder en este ámbito y en el apoyo a los compañeros?

Calou: Gracias. Jahmil, fue muy agradable escuchar tu historia al llegar [a Trans Lifeline] que no había escuchado antes. En mi caso, me incorporé a Trans Lifeline como directora de comunicaciones después de haber tenido una carrera bastante accidental como directora de comunicaciones durante unos 10 años. Llegué a ese trabajo en los movimientos de justicia de género y queer a principios de la década de 2000, cuando el país estaba aprobando un montón de [proyectos de ley] antigay y ni siquiera incluía a las personas trans, enmiendas al matrimonio, y yo acababa de ser estudiante de estudios de género y de aprender realmente cómo las estructuras del matrimonio eran realmente perjudiciales para las personas queer, las personas trans, las personas de color, las mujeres.  Luego me metieron en este movimiento que se centraba en eso y en tener un conflicto real sobre lo que estaba luchando realmente, por mi gente.

Tuve mucha suerte de contar con muchos mentores para enseñar a organizadores y activistas. Aprendiendo yo misma y luego enseñando a otras personas a compartir sus historias. Que las historias trans sean contadas por personas trans fue una parte muy importante de ese trabajo de comunicación. Pero gran parte de mi trabajo en esos primeros días consistía en sanear el lenguaje del movimiento y decir: “Oh, decimos matrimonio para parejas amorosas y comprometidas, no matrimonio gay”. Porque eso asquea a la gente. Se trataba de ser realmente respetable en cuanto a la forma de hablar de esto. Así que parte de mi primer trabajo en esta área no estaba realmente alineado con las formas en que pienso sobre lo que queremos y toda nuestra vida. Llegar a Trans Lifeline 20 años más tarde fue realmente importante para mí estar en una organización que es realmente crítica con las estructuras y los sistemas de apoyo estructural y económico para nuestra comunidad.

En mi vida personal, al haber pasado por muchas de las crisis y retos que atraviesan muchos de nuestros interlocutores, es muy importante conocer la importancia del apoyo fuera de los sistemas que realmente perjudican a las personas. Esto es lo que me llevó a mi trabajo, que es abolicionista en términos de policía y prisiones, y también para el tratamiento psiquiátrico.

Tener la experiencia de recurrir al 911 y a la policía cuando mi padre estaba mal y ser personalmente responsable de que fuera retenido involuntariamente e internado en un hospital psiquiátrico, realmente me permitió comprender las formas en que los sistemas que tenemos para apoyar en esos momentos están perjudicando a las personas.  No están ayudando a la gente y estar realmente enfadado, eso es todo lo que teníamos. Eso no era útil. Eso es lo que hace que el trabajo que estoy haciendo actualmente sea realmente importante y afecte a mi vida.

Jervert: Usted había mencionado antes el proyecto Trans Lifeline Cops Out Of Crisis. Tú diriges este proyecto de defensa. ¿Puedes hablar un poco de la experiencia que tiene la gente al llamar a estas líneas de emergencia y las intervenciones que se producen, esta psiquiatría no consensuada que a menudo acaba siendo el caso para muchos?

Calou: La campaña “Cops Out Of Crisis Calls” (Policìas Fuera de las Crisis) surgió de los años en los que se prestó apoyo a la comunidad en caso de crisis, como hace Jahmil, sin policía ni hospitalización involuntaria. Cuando decimos que no utilizamos el 911 ni la policía en nuestra línea, no es sólo porque entendamos que la violencia policial y la criminalización perjudican a las personas. Lo hacen, es cierto. Pero tampoco estamos diciendo que pensemos que un modelo médico es necesariamente lo que la gente necesita. O que la hospitalización involuntaria sea la respuesta a no tener policías. En realidad, estamos siendo críticos con ambos sistemas.

La necesidad de esta campaña surgió de la necesidad de tener más diálogo entre nuestros compañeros, otras líneas de ayuda, sobre el daño que se causa a las personas en crisis. En particular, el daño que supone la intervención policial y la hospitalización forzosa de las personas trans, los menores de 18 años, los neuroatípicos o los discapacitados, y los negros e indígenas y la gente de color.

También sabemos que este tipo de intervenciones no llegan a la causa de estas crisis, y a menudo las agravan. Lanzamos esta iniciativa en un momento en el que las líneas de crisis se promocionan como alternativas a la llamada a la policía y en el que hay más conciencia pública, debido al trabajo de los organizadores negros, del daño que la policía causa a las comunidades. Las líneas de crisis se muestran a menudo como alternativas a la llamada a la policía. Pero lo que mucha gente no sabe es que la mayoría de las líneas de crisis nacionales y de los servicios tecnológicos utilizan la vigilancia por geolocalización para poner en contacto a la policía local, a menudo sin el conocimiento o el consentimiento de la persona que llama, y la policía o los equipos médicos de emergencia van a llegar a su escuela o a su trabajo o a su casa. Esto se traduce en cientos de miles de interacciones policiales y hospitalizaciones involuntarias de personas en crisis cada año. Desgraciadamente, sobre todo con las hospitalizaciones involuntarias, las visitas a urgencias y las retenciones psiquiátricas, hemos visto que nuestra tasa de suicidio en este país sigue creciendo a medida que aumentamos este tipo de intervenciones. La mayoría de la gente no sabe que los intentos de suicidio aumentan después de tener un tratamiento forzado.

Los sistemas que tenemos para apoyar a la gente no están ayudando a la gente. Una de las cosas que nuestra campaña trata de hacer, además de educar a otros servicios de crisis y líneas de ayuda sobre la necesidad de alternativas comunitarias a la policía y los hospitales, y de abogar por una verdadera transparencia en las líneas de ayuda para que las personas que llamen sepan lo que pueden esperar, es que queremos reducir el daño de eso. Trans Lifeline es uno de los varios tipos de sistemas alternativos para proporcionar apoyo entre pares y atención en caso de crisis a las personas que no participan en estos sistemas más perjudiciales.

Jervert: La gente no parece entender el alcance de esto y el tipo de daño que se está haciendo. Jahmil, ¿alguna otra opinión sobre el programa Cops Out of Crisis (Policías Fuera de las Crisis)?

Roberts: No creo que tenga necesariamente nada que añadir, es el momento perfecto, especialmente para centrarse en lo que significa apoyar a alguien… Llama la atención sobre cómo las interacciones no consensuadas con estos sistemas pueden [ser perjudiciales] y puede darnos mucha más información con la que movernos para que, como colectivo, podamos empezar a elegir opciones para nosotros mismos que honren nuestra propia agencia.

Jervert: ¿Puede hablar un poco más sobre los servicios de la Trans Lifeline?

Calou: Se nos conoce sobre todo por nuestra línea telefónica de apoyo entre pares, creada por, dirigida por y para personas trans, sin la intervención policial no consentida de la que hemos hablado. También ofrecemos muchos otros programas. Una cosa que es única en nuestra línea de vida es que cuando llamas a Trans Lifeline siempre estarás hablando con otra persona que se identifica como trans y no binaria. Para muchas personas que nos llaman, ésta puede ser la primera persona trans con la que hablan, así que ese aspecto de poder conectar con alguien que tiene una vida trans puede ser muy, muy útil, y evitar que se produzcan crisis en primer lugar.

Ofrecemos nuestra línea de atención telefónica en inglés, también en español para los hispanohablantes monolingües, y también ofrecemos un servicio de familiares y amigos para las personas que apoyan a una persona trans en crisis.

El otro gran pilar de nuestro trabajo proviene de nuestro departamento de microdonaciones, que reconoce que a veces el mejor apoyo en caso de crisis es el económico. Este programa se basa en la ayuda mutua y pone el dinero directamente en manos de las personas trans para varias necesidades, como las personas que necesitan cambiar su nombre y su marcador de género legalmente en sus documentos de identidad.

También proporcionamos becas de comisariado y microbecas posteriores a la liberación para personas trans que han sido encarceladas o detenidas. Esa es parte del trabajo de redistribución económica que hacemos en el programa de microbecas. Además, la campaña Policías Fuera de Crisis y nuestro departamento de defensa es nuestra primera incursión fuera de la prestación de estos servicios, y en el espacio de defensa que se extiende más allá de las personas trans. Creemos que la autodeterminación y la agencia de las que hablaba Jahmil son importantes para todas las personas en crisis.

Jervert: Jahmil, ¿qué hay de tu filosofía personal en torno a la atención a los miembros de la comunidad que atraviesan una crisis?

Roberts: Me centro en la empatía como práctica. Quiero contextualizarlo diciendo que leí un libro sobre la empatía que recorría una historia etimológica de esa palabra. La sección central se centraba en cómo se utilizaba la empatía en psicología y psicoterapia. Había, al principio, una especie de test rudimentario que se utilizaba para el diagnóstico basado en una escala de empatía. Era una medida de cuánto podía empatizar un profesional con un cliente. Cuanto más se podía empatizar con una persona, en este contexto particular, empatizar significa entender lo que estaba pasando, más santa era.

Pero también entran en juego muchas implicaciones sociales. Muchos de estos profesionales eran hombres blancos, heterosexuales y cisgénero, especialmente durante la época posterior a la Primera Guerra Mundial y antes de la Segunda, durante la cual mucha de la moralidad se confunde con [estos] marcadores de identidad. Cuando digo que la prueba era cruda es realmente un eufemismo.

Pero hay una parte que va más allá en este libro. Hay una investigadora que dice que tal vez podríamos ver esto de manera diferente. Ella trabaja con niños específicamente que son conocidos por ser revoltosos o tener un comportamiento revoltoso. Su método consiste en empatizar con ellos dándoles el espacio para experimentar su experiencia, y ser el líder de la recopilación de esta información por sí mismos, para ver lo que significa acceder a la agencia de alguien y luego capacitarlos para comenzar a nombrar su realidad y navegar a través de ella de una manera más competente, de una manera más agente.

Eso es a lo que intentamos acceder en el trabajo que hacemos. Se trata de permitir a las personas que están en crisis o que parecen estarlo, la oportunidad de acceder a su propia agencia y decidir por sí mismas el camino a seguir de la forma que consideren más adecuada.

Jervert: Tan poco de la psiquiatría se organiza en torno a cualquier cosa cerca de este tipo de atención, la empatía y el empoderamiento. Es lo contrario, en muchos sentidos. La siguiente pregunta que tengo para ustedes es ¿cuáles son los retos de su trabajo? ¿Qué os impide hacer este trabajo?

Roberts: Esa es una pregunta realmente encantadora. Los desafíos que se pueden nombrar dentro del trabajo, en formas más amplias, es la infravaloración general del trabajo de cuidado y lo que significa hacer el trabajo de cuidado, lo que el costo es, lo que el trabajo de cuidado es. Algo que puede dificultar el trabajo es experimentar parte de esa devaluación, y seguir ofreciendo esto a la comunidad y que contribuya a la forma en que experimentamos nuestras propias capacidades como personas que hacen este trabajo.  También experimentar nuestras propias vidas mientras hacemos este trabajo. Me contrataron durante la pandemia, y hemos estado haciendo este trabajo durante toda la pandemia.

No ha habido ningún momento en el que nos hayamos tomado un tiempo determinado para ello. Es estar dentro de un trabajo continuo y permanente. En cierto modo, reunir constantemente la capacidad para seguir haciendo el trabajo puede ser un verdadero acto de equilibrio. Entonces puede haber algunos cambios de perspectiva que ocurren dentro del apoyo a la gente, donde es importante mantener los límites y a veces humanizarte a ti mismo no sólo como un accesorio de apoyo a los compañeros o una persona que está sosteniendo esta experiencia con el fin de apoyar a otra persona que está sosteniendo su experiencia.

¿Qué significa no sólo ser un recipiente de apoyo, sino encarnar la conexión con alguien de forma solidaria? Eso no es tanto un intercambio, sino un esfuerzo colectivo y de colaboración, y esas son las cosas que a veces son difíciles de entender en lugar de muchas otras formas en las que nosotros, como colectivo, como sociedad, pensamos o abordamos el pedir apoyo u ofrecerlo.

Jervert: Yana, ¿cómo pueden los oyentes apoyar tu trabajo, en concreto el Trans Lifeline, pero también el Cops Out Of Crisis?

Calou: En primer lugar, puedes donar a nuestro trabajo. Cuando hablamos de la desfinanciación de la policía como respuesta a la crisis, nos referimos a la financiación de alternativas como una línea de atención telefónica y el trabajo de Jahmil, por lo que donar a Trans Lifeline es una forma de apoyar a las personas que pueden acceder a esta atención.

Puedes unirte a las listas de correo electrónico de nuestra campaña. Si te identificas como persona trans o no binaria, puedes solicitar ser voluntario/a como operador/a de nuestra línea y prestar esa atención y aprender a hacer atención comunitaria sin policía ni hospitalización involuntaria.

Jervert: Jahmil, ¿alguna adición a eso?

Roberts: Si usted es una persona que puede proporcionar apoyo a las personas dentro de la comunidad, sin duda inscribirse para ser un voluntario cuando las aplicaciones abiertas. Sería estupendo.

Jervert: Hemos estado hablando sobre el impacto de la opresión, la intolerancia, los prejuicios y el estigma en las personas con angustia suicida. Cómo puede ser ignorado o negado por el marco de la psiquiatría que es poderoso ahora. Y cómo líneas como Trans Lifeline están trabajando tan duro para interrumpir el ciclo de atención abusiva hacia las personas trans, los negros, los indígenas y la gente de color. Todo tipo de personas están experimentando esa atención abusiva y su línea actúa como una forma de detener ese ciclo para que no se active, lo que puede salvar vidas.

Calou: En primer lugar, es importante nombrar la historia de la psiquiatría y la psicología y la patologización de las personas queer y trans, los negros, las mujeres, los pobres, y el papel de la responsabilidad individual que ese tipo de sistemas crea. El diálogo que está teniendo lugar ahora en torno a la eliminación del estigma de la salud mental que oculta las causas fundamentales de las crisis, que son crisis causadas por la colonización, el racismo y el capitalismo. Estas son realmente las crisis con las que estamos lidiando. El simple hecho de tener más espacios para pacientes ambulatorios en el mismo día y tener más camas abiertas no va a apoyar a alguien que no tiene un hogar seguro para dormir, o una escuela donde pueda ir al baño.

Quiero nombrar la pieza subyacente a la que no hemos llegado directamente. Me gustaría compartir las formas en que los modelos de atención de la salud conductual mantienen a quienes se consideran en la norma y luego causan daño a quienes se ven forzados a los márgenes. Parte de esto es explicar cuáles son los impactos trans específicos de este tipo de cosas.

A veces, cuando estas intervenciones se producen de forma forzada, pueden hacer que los jóvenes trans queden expuestos a padres insolidarios. Las personas trans tienen menos probabilidades de tener un seguro médico debido a las formas en que se nos discrimina en el empleo y nuestras tasas de desempleo son muy altas debido a esto. Tener enormes facturas de ambulancia y de hospital cuando sabemos que la inestabilidad financiera es uno de los principales indicadores de suicidio es perjudicial para nuestra comunidad. Sabemos que en el caso de las personas trans, las retenciones psiquiátricas involuntarias se han utilizado para negar el consentimiento informado para la atención trans que salva vidas, como la terapia de reemplazo hormonal o las cirugías de confirmación de género.

Sabemos que las personas trans son mal diagnosticadas y mal medicadas cuando el problema es la disforia de género y la opresión que conlleva ser trans. Y podemos ser medicados a la fuerza mientras se nos niega la medicación específica para personas trans al mismo tiempo, o se nos coloca en unidades de género equivocadas en los centros psiquiátricos, en las cárceles, en las prisiones donde tenemos más probabilidades de ser agredidos sexual y físicamente. Tampoco se nos permite el acceso a la atención sanitaria trans mientras estamos encarcelados, no sólo en los hospitales.

Las personas trans indocumentadas pueden ser enviadas a centros de detención de forma indefinida cuando vienen a EE.UU. a pedir asilo debido a las amenazas contra su vida por ser trans. En Estados Unidos esto es lo que estamos haciendo. Ciertamente, vemos la criminalización del trabajo sexual y el uso de sustancias en nuestra comunidad debido a la transfobia, y la falta de acceso al empleo tradicional. Hay una larga historia de falta de competencia trans en la salud mental, en los servicios de violencia doméstica y en los servicios médicos. Así que vemos que las personas trans son puestas en retenciones involuntarias en todo tipo de sistemas de detención, psiquiátricos y carcelarios – todos son carcelarios. Por lo tanto, las personas son puestas en aislamiento para su propia “protección” sólo porque son trans.

Es importante que la gente conozca algunos de los daños específicos de los trans. Lo que realmente necesitamos es [poder] confiar en que cuando pedimos ayuda, la ayuda que recibimos no va a empeorar nuestras crisis. Tenemos que reconocer que las crisis que sufrimos son el racismo, el capitalismo y el colonialismo. Tenemos que darnos cuenta de que la redistribución económica va a prevenir tantas crisis que una cita de terapia no va a ayudarte a conseguir la estabilidad financiera que necesitas. Tenemos que pensar realmente en cómo podemos financiar y proliferar los sistemas de apoyo entre iguales y seguir financiando y explorando estas alternativas fuera de los sistemas estatales y de las intervenciones de salud mental.

Para mí, una gran parte de mi trabajo es ayudar a concienciar a la gente de que la medicalización forzada no mantiene a la gente a salvo ni salva vidas como el lenguaje de la prevención del suicidio nos quiere hacer creer.

Roberts: Por lo que decía Yana, no tenemos la oportunidad de llegar a la raíz del problema que la persona está experimentando.  Cuando hacemos el trabajo de apoyo entre pares, nuestro primer objetivo es escuchar a la persona que llama, y dejar que sea el líder y nos diga lo que necesita, y luego hacer un plan con ellos para que esas necesidades se cumplan, y no sólo para que se sientan mejor con estas necesidades insatisfechas.

Una parte de esto es permitir a las personas acceder a su propio poder. A través de la agencia y encarnando lo que significa experimentar el consentimiento como otros [personas marginadas]. ¿Qué significa ofrecer eso a alguien? ¿Y qué significa existir de forma solidaria con alguien que no conoces personalmente? Eso es también lo que suele ser nuestro trabajo. No se trata sólo de cuidar a las personas que conocemos, sino también dentro del anonimato.

Ofrecemos estrategias de reducción de daños, que son específicas para ciertas experiencias, pero podemos abordarlas y trabajar desde el punto en el que te encuentras, escucharte y fundamentarnos juntos para no aumentar el daño que la gente está experimentando.

Tomamos ese análisis y luego la pregunta es cómo podemos disminuir lo que está sucediendo. Se trata de estar dentro de ello con la persona de una manera que, por supuesto, está delimitada, pero de una manera que crea más espacio y más seguridad para que podamos navegar con más claridad como personas que están recibiendo este tipo de apoyo. Creo que eso es muy importante.

Jervert: La experiencia de la atención en un paradigma de la psiquiatría moderna siempre está ignorando la opresión. Y hasta el punto de decir “vamos a volver a estar bien con esta opresión”. Es imposible entender cómo hemos decidido que esto es lo que funciona, cuando no es en absoluto lo que funciona. Como decía Yana, causa esta enorme cantidad de daño, y aumenta tanto dolor y sufrimiento entre todas las personas.

Roberts: Estoy muy de acuerdo con eso, gracias por traer eso a este espacio. Iba a añadir que mucho de lo que nombras es por lo que es importante ver también este trabajo como un trabajo de justicia.

Jervert: Última pregunta. ¿Qué quiere que sepan los oyentes sobre el apoyo a la comunidad en su línea directa?

Roberts: De forma individual, cuando apoyamos a las personas, accedemos a sus vidas individuales y a sus necesidades individuales, y creamos esos planes individuales con ellos. Esa es la parte de la conexión que viene con el cuidado de otra persona. En este momento, ¿podemos existir dentro de este tiempo y este espacio con otra persona para ampliar su acceso a los recursos?

Se puede apoyar de manera diferente en el trabajo que está haciendo Yana, donde la pregunta es “¿cómo podemos existir con estas personas para amplificar su acceso a la conciencia?” ¿Cuántas personas son conscientes de esto? ¿Cómo podemos acceder a nuestro propio poder y añadirlo al de los demás?

Jervert: Gracias a ambos por estar aquí conmigo hoy. Ha sido una gran conversación, y nuestros oyentes van a aprender mucho. Buena suerte con este trabajo y espero que obtengan todo el apoyo que necesitan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí