Fernando de Freitas: Un “querido amigo” que fue un guerrero del cambio radical.

0
726

Este texto fue publicado originalmente en Mad in America, en idioma inglés, puede consultar el texto original aquí: https://www.madinamerica.com/2023/02/fernando-de-freitas-a-dear-friend-who-was-a-warrior-for-radical-change/

En la última década, el llamado a un cambio radical en la psiquiatría se ha hecho más fuerte y más organizado, y en América Latina, no hubo una voz que fuera más fuerte -o más eficaz- que la de Fernando de Freitas y su colega Paulo Amarante. Juntos, lideraron un esfuerzo de psiquiatría crítica de gran alcance; lanzaron Mad en Brasil en 2016; y se convirtieron en asociados del Instituto Internacional de Abstinencia de Drogas Psiquiátricas (IIPDW) cuando se fundó, con Fernando viajando a Gotemburgo, Suecia, para su reunión inaugural.

Fernando Freitas

Fernando, de 68 años, falleció el pasado lunes 30 de enero tras seis meses de lucha contra un cáncer de páncreas.

A medida que la noticia de la muerte de Fernando se extendía -a sus colegas en Brasil, a la comunidad de Mad in America, a los miembros del IIIPDW y más allá- había un sentimiento común en sus expresiones de dolor:  Fernando de Freitas fue un “querido amigo” que dejó huella en todos los que tuvieron la suerte de conocerle y fue un guerrero del cambio radical.

He aquí algunos de los homenajes:

Del Reino Unido:

“Conocí a Fernando en Gotemburgo y a partir de entonces mantuvimos correspondencia, en la que me presentó a otras personas y hablamos de muchos temas. Encontré en él un compañero de viaje no sólo en la política de la salud mental, sino en la política en general. Era una persona encantadora y generosa. Las personas que ofrecen el tipo de solidaridad que él ofrecía son preciosas y su pérdida se sentirá profundamente en muchos lugares del mundo.” -Sami Timimi

“Qué noticia tan terriblemente triste. Nunca conocí a Fernando en persona, pero gracias al zoom, tuve varias conversaciones a distancia con él. Era tan cálido, amable y divertido, ese es mi recuerdo de él. Incluso en zoom desbordaba exuberancia y pasión. Realmente hemos perdido a un carismático y enérgico defensor del cambio en la salud mental, la justicia social y la política en general.” -Joanna Moncrieff

“Fue un anfitrión amable y generoso cuando visité Brasil hace un par de años. Estaba muy bien informado sobre política, y compartimos nuestro disgusto por la situación del partido gobernante en el Reino Unido, y nuestra alegría por la reelección de su querido Lula. Le echaremos mucho de menos”. -Lucy Johnstone

De Islandia:

“Sentí su amor y su amistad desde el primer momento. Tuvimos muchas conversaciones en Gotemburgo y mantuvimos el contacto por messenger. Le echo mucho de menos”. -Audur Axelsdottir

De los Países Bajos:

“Perdemos a un amigo con un gran corazón”. -Peter Groot

“Le echaremos de menos. Siempre fue una persona inspiradora en las reuniones en línea. Plantó semillas; que otras personas se aseguren de que sigan recibiendo atención y creciendo.” -Monique Timmermans

De Suiza:

“Mi más sentido pésame por la pérdida de un buen ser humano, un ser humano entregado, y para Brasil -el país donde crecí- que pierde a una buena persona y luchadora por hacer de este mundo un lugar mejor.” -Claudia Esteve

De Finlandia:

“Soy budista, así que creo en el karma. Que sus muchas buenas acciones sigan creciendo y floreciendo y nos ayuden a lograr el vital cambio de paradigma en psiquiatría.” -Soili Takkala

De Noruega:

“Le conocí en Gotemburgo y fue una gran inspiración para empezar Mad en Noruega. Tuve grandes conversaciones con él, fue muy cálido y comprensivo. Un hombre maravilloso y una inspiración para todos nosotros. Todo el personal de Mad in Norway le envía nuestras condolencias, es una gran pérdida para nuestra comunidad”. -Birgit Valla

De Italia:

“Esta noticia me entristece mucho. Y me entristece aún más no haber podido enviarle a Fernando nuestro abrazo y nuestras palabras de estima en el momento de su enfermedad. Nunca tuve la oportunidad de conocerle en persona, pero me impresionó su sentido de la palabra, su curiosidad, sus conocimientos sobre Basaglia (más que muchos italianos) y su capacidad para conectar incluso por Internet.” -Raffaella Pocobello

De Suecia:

“Fernando era una de las personas más amables y decididas a cambiar el mundo. Guardo muy buenos recuerdos de nuestros días juntos en Gotemburgo”. -Carina Hakkansson

De Alemania:

“Su legado le sobrevive a él y a todos los que se han visto afectados por su amabilidad y generosidad. Le dedicamos nuestro libro Withdrawal from Prescribed Psychotropic Drugs (con su magnífica contribución ‘Attitudes of researchers concerning the discontinuation of psychopharmacological treatment’), que saldrá a la venta dentro de dos semanas.” -Peter Lehmann y Craig Newnes

De Estados Unidos:

“Fernando fue un compañero maravilloso en mi viaje a Brasil y me ayudó en mi investigación sobre los antipsicóticos. Tuvimos varias conversaciones vibrantes y aportó un espíritu realmente fuerte al trabajo y al mundo. No tenía ni idea de que estaba enfermo. Una verdadera pérdida”. -Will Hall

“Me entristece mucho la noticia de la muerte de Fernando. Nos conocimos en Gotemburgo y él, Kleo y yo fuimos los únicos que nos quedamos un día más y pudimos estrechar lazos. No volvimos a vernos, pero seguimos en contacto por correo electrónico y las redes sociales. Exudaba un firme sentido del propósito con una profunda calidez y amabilidad. Es una gran pérdida para nuestra comunidad”. -Swapnil Gupta

 Y de Brasil:

“Lamento profundamente la muerte de nuestro querido amigo Fernando Freitas, porque fue una de esas raras personas que supo luchar por sus convicciones, creando espacios de debate, foros de discusión y redes de solidaridad con el objetivo de fortalecer un cuestionamiento permanente de los abusos de poder de la psiquiatría biológica y de los problemas derivados de los tratamientos psicofarmacológicos, como los graves efectos adversos, la dependencia y las adicciones que muchas veces son negados sistemáticamente. Como lectora y colaboradora de Mad in Brasil, siento una enorme tristeza porque hemos perdido a un trabajador incansable, editor, traductor y escritor sobre temas de acuciante actualidad en el campo de la salud mental. Fernando tuvo que lidiar con críticos intolerantes incluso entre los considerados psiquiatras humanistas. Destaco su última colaboración, que acaba de publicarse en un Dossier organizado por Marcia Mazon y por mí, en la revista brasileña Estudos de Sociologia. En el último número del año 2022, podemos encontrar la que probablemente sea la última publicación de Fernando Freitas, escrita en colaboración con Luciana Jaramillo Caruso de Azevedo y titulada ‘Medicalizando crianças e adolescentes‘.” -Sandra Caponi

Personalmente, he derramado más de una lágrima esta semana. Así que, como solía despedirse en sus correos electrónicos, que hablan de la calidez que mostraba regularmente a los demás: “Um forte abraço, meu caro amigo.”

Reunión inaugural de los Asociados del IIPDW: Fernando Freitas es el segundo por la izquierda en la fila de atrás.

Fomentar la psiquiatría crítica en Brasil

Fernando Ferreira Pinto de Freitas se doctoró en psicología social por la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica). Conoció a Paulo Amarante en 1982, cuando Fernando asistió a un curso impartido por Amarante sobre salud mental y atención psicosocial. Para Amarante, éste fue “el curso pionero que inició el proceso de crítica en psiquiatría -crítica del modelo de psiquiatría asilar y medicalización en Brasil”.

Junto con otros activistas inspirados por el trabajo de Franco Basaglia en Italia, que había ganado fama por abolir los hospitales psiquiátricos en ese país, ayudaron a fomentar un esfuerzo de desinstitucionalización en Brasil. A finales de la década de 1980 Amarante fue uno de los principales autores de la legislación nacional que preveía el tratamiento comunitario de los pacientes psiquiátricos y trataba de proteger sus derechos humanos.

En 2007, Freitas y Amarante unieron sus fuerzas para crear un foro de salud mental y derechos humanos en colaboración con la Universidad de las Madres de Plaza de Mayo de Argentina. Este fue un primer paso para ir más allá de la reforma psiquiátrica que había tenido lugar en la década de 1980, cuando los manicomios fueron suplantados en su mayoría por una red nacional de Centros de Atención Psicosocial (conocidos como CAPS.) A continuación, Freitas y Amarante cofundaron la Associação Brasileira de Saúde Mental (ABRASME). Durante un tiempo, Freitas fue el director de ABRASME, que es la mayor entidad “crítica” de salud mental de América Latina. Bajo su dirección conjunta, ABRASME celebraba conferencias anuales, concebidas en parte para ayudar a fomentar un movimiento dirigido por los usuarios en Brasil.

Fernando Freitas junto con Paulo Amarante

Así fue como conocí a Fernando y Paulo, ya que me invitaron a hablar en las conferencias de ABRASME celebradas en Manaus, Joao Pessoa, Florianópolis y Río de Janeiro. Fue entonces cuando experimenté la calidez, la amistad y la generosidad de las que tantos escribieron en sus homenajes a Fernando.

Uno de los acontecimientos más memorables de una conferencia de ABRASME se produjo durante una charla de Olga Runciman, que habló de su recuperación tras haber estado hospitalizada con un diagnóstico de esquizofrenia, y de que su recuperación se produjo después de dejar de tomar antipsicóticos. Muchos de los asistentes nunca habían oído hablar de tal cosa, y su charla fue el equivalente a dejar caer una piedra en las tranquilas aguas de un estanque.  Se podía ver la onda de emoción que se extendía por el público y las “luces” internas que se encendían a medida que sus palabras calaban hondo.

“Conocí a Fernando cuando él y Paulo Amarante me invitaron a Brasil en 2015”, recuerda Runciman. “Me recibieron no solo en Brasil, sino en su casa, donde hablamos sobre el estado del mundo y, en particular, de la psiquiatría y sus fármacos, y descubrí que había alguien más con quien compartía la pasión por querer cambiar el mundo en lo que respecta a los derechos y las necesidades de quienes sufren en la psiquiatría. Resultó que ambos compartíamos el sueño de que algún día habría un movimiento de apoyo a la retirada de los fármacos psiquiátricos. Poco podíamos imaginar que un año más tarde ese sueño se haría realidad. Nació el IIPDW y Fernando se asoció a nuestro instituto y desempeñó un papel muy activo en Brasil promoviendo la retirada de fármacos.”

Mientras Freitas y Amarante perseguían estas iniciativas, lo hacían desde dentro de la institución más destacada de ciencia y tecnología: la Escuela Nacional de Salud Mental de la Fundación Oswaldo Cruz (FIOCRUZ). Ambos eran profesores de la escuela, y Amarante también dirigía un Laboratorio de Estudios e Investigación en Salud Mental en FIOCRUZ. Freitas era uno de los investigadores del laboratorio.

Gracias a sus esfuerzos, la Editora FIOCRUZ publicó una traducción al portugués de Anatomía de una epidemia, con Freitas y Amarante como coautores del prefacio. En 2016, lanzaron conjuntamente Mad in Brasil, con Freitas como director editorial.

En una entrevista concedida a Mad in America el año pasado, Freitas contó cómo querían que Mad in Brasil promoviera una transformación de la atención a la salud mental. “Queremos promover y crear una ruptura radical en nuestra relación con el modelo psiquiátrico”, afirmó. Incluso en un enfoque centrado en la comunidad, los elementos medicalizados -la dependencia del diagnóstico, el énfasis en los fármacos- debían cuestionarse.

“Reflexionar, repensar, cuestionar. Queremos cambiar la conversación”, afirmó.

Freitas era un editor incansable. Traducía regularmente al portugués artículos científicos, historias personales y blogs publicados en Mad in America y otros sitios afiliados. Su ayudante, Camille Mota, publicaba regularmente reseñas de artículos publicados en las revistas médicas de Brasil. En sus seis años al timón, Freitas tradujo más de 700 artículos -blogs, historias personales e informes de MIA- y su última traducción se publicó el 16 de enero, poco más de una semana antes de su muerte. Mad in Brasil contaba con un número mensual de lectores estable, con una media de 20.000 al mes.

“Dos semanas antes de fallecer, Fernando estaba posteando en Mad in Brasil”, dijo Runciman. “Su pasión por el cambio en la salud mental estuvo ahí hasta el final”.

Lo singular de Mad in Brasil era que tenía su sede en la principal institución de ciencia y salud pública de América Latina, FIOCRUZ. A modo de analogía, imaginemos a destacados investigadores y líderes del Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos como editores de Mad in America, publicando noticias científicas, blogs, historias personales y reportajes en profundidad sobre los fallos del modelo de enfermedad de la psiquiatría y la necesidad de un cambio radical. Esto nunca sucedería, por supuesto, y esto pone de relieve un aspecto importante de lo que Mad in Brasil aportó a esta empresa Mad in the World (y al IIPDW): El esfuerzo por transformar radicalmente la psiquiatría en Brasil tuvo su base en una prestigiosa institución de salud pública, dirigida por profesores de esa institución.

Tras lanzar Mad en Brasil, el siguiente proyecto de Freitas y Amarante fue crear un “Seminario Internacional sobre la Epidemia de las Drogas Psiquiátricas” anual. Organizaron seis conferencias de este tipo, que normalmente implicaban invitar a un grupo internacional de investigadores, personas con experiencia vivida y profesionales para que dieran charlas (primero mediante presentaciones en persona en Brasil y luego en línea durante la pandemia). Sus colegas brasileños también dieron charlas. La lista de ponentes internacionales incluye muchos nombres familiares para Mad in America: Irving Kirsch, Laura Delano, Will Hall, Joanna Moncrieff, John Read, Lucy Johnstone y Jaakko Seikkula, por nombrar sólo algunos. El pasado noviembre, para el sexto seminario internacional de este tipo, invitaron a Allen Frances y Andrew Scull a un debate sobre los méritos de la psiquiatría y sus tratamientos.

Juntos, Freitas y Amarante fueron coautores de varios artículos y libros, y prepararon folletos para ABRASME sobre la medicalización de la vida derivada de la tercera edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de la Asociación Americana de Psiquiatría. Más recientemente, supervisaron la traducción del libro de Jaakko Seikkula sobre el diálogo abierto, y coescribieron un prefacio para el libro.

La medicalización de la vida

Como puede verse en la breve biografía, Fernando Freitas dedicó su vida profesional a tratar de transformar la atención psiquiátrica en Brasil y más allá. Lo hizo a través de una notable y duradera amistad con Paulo Amarante.

Por supuesto, el hecho de ser invitado a su mundo tenía un lado personal y, como atestiguan los sentimientos anteriores, Fernando dejó huella en todos los que conoció. Su calidez, su inteligencia, su pasión y su capacidad para la amistad eran los rasgos que definían su carácter. Además, tenía un gran sentido del humor y una risa contagiosa.

Para Freitas, Amarante y otros brasileños que organizaron y hablaron en estos eventos, el tema más destacado fue la medicalización de la vida y la pérdida -para una sociedad, para sus hijos y para todos- que conlleva esa patologización de la condición humana. Como Freitas y Amarante insinuaron en su libro de 2015 The Medicalization of Psychiatry (La medicalización de la psiquiatría), esto condujo a un empobrecimiento del sentido de uno mismo (y a otros daños), y fue esta creencia general la que animó todos sus esfuerzos.

Mad in America publicó una reseña del último escrito de Fernando sobre este tema, que Sandra Caponi menciona más arriba, el 6 de enero de este año.

A Fernando le sobreviven una hija, Natalia, y una hijastra, Lara. Como revelan las expresiones de dolor, su muerte es una pérdida para todos los que desean ver la psiquiatría “radicalmente transformada”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí