Kit de supervivencia para la salud mental, capítulo 5: Kit de supervivencia para jóvenes psiquiatras en un sistema enfermo (parte 3)

0
852
Ilustración de un cuarto acolchado del hospital psiquiátrico Saint Anne, Paris. creada por Gaildrau, publicada en L'Illustration, Journal Universel, Paris, 1868

Nota del editor: Durante los próximos meses, siguiendo la iniciativa de Mad in America se publicará una versión por entregas, y traducida, del libro de Peter Gøtzsche, Mental Health Survival Kit and Withdrawal from Psychiatric Drugs. En este blog, explica cómo los periódicos y los festivales de cine censuran el trabajo de los periodistas y cineastas para apaciguar a la industria farmacéutica. Cada martes se publica una nueva sección del libro.

Censura en las revistas médicas y en los medios de comunicación

Es muy difícil conseguir que se publique algo en una revista psiquiátrica que el gremio psiquiátrico perciba como una amenaza para sus ideas erróneas. Los editores de las revistas suelen estar en nómina de la industria farmacéutica y los propietarios de las revistas suelen tener relaciones demasiado estrechas con la industria farmacéutica, que puede amenazar con retirar su apoyo si las revistas no fomentan sus esfuerzos de marketing.

Cuando en 2004 el BMJ dedicó un número entero a los conflictos de intereses y tuvo una portada en la que aparecían médicos vestidos de cerdos atiborrándose en un banquete con vendedores de medicamentos como lagartos, la industria farmacéutica amenazó con retirar la publicidad, y Annals of Internal Medicine perdió unos ingresos publicitarios estimados en 1-1,5 millones de dólares tras publicar un estudio crítico con los anuncios de la industria.2

Cuando Robert Whitaker dio una charla en el simposio inaugural de mi nuevo Instituto para la Libertad Científica en 2019, “Censura científica en psiquiatría”, presentó dos temas de gran importancia para la salud pública: “¿Los antidepresivos empeoran los resultados a largo plazo?” y “¿Qué sabemos sobre la disfunción sexual posterior a los ISRS?”.22 Whitaker señaló que ninguno de los 13 y 14 estudios fundamentales, respectivamente, sobre estos temas había sido publicado en las cinco principales revistas de psiquiatría. Estas cinco revistas ni siquiera parecen haber discutido los temas.

Al profesor de psiquiatría Giovanni Fava le pareció tan desesperante publicar resultados que no gustaban a sus compañeros que fundó su propia revista, Psicoterapia y Psicosomática.

La censura en los medios de comunicación convencionales es enorme. Cuando mi primer libro de psiquiatría salió en sueco, me invitaron a dar una conferencia en Estocolmo y me entrevistaron periodistas de dos grandes periódicos. Estaban muy interesados, pero como no se publicó nada, pregunté por qué. Inger Atterstam, del Svenska Dagbladet, no respondió a mis repetidos correos electrónicos, mientras que Amina Manzoor, del Dagens Nyheter, contestó que su editor pensaba que sería demasiado peligroso explicar a los ciudadanos suecos que las pastillas para la depresión son peligrosas, ¡ya que pueden provocar el suicidio! Afortunadamente, hubo una grieta en la interminable censura sueca, ya que un tercer periódico nacional, Aftonbladet, me permitió publicar un artículo que llenaba toda la última página.

Cuando en 2014 21,23se publicó en español mi libro sobre la industria del crimen organizado, que algunos llaman industria de la droga, aunque comete más delitos graves que cualquier otra industria, fui entrevistado por un periodista del periódico número uno de Barcelona, La Vanguardia. La entrevista estaba prevista para llenar la contraportada, que los lectores encuentran más atractiva que la portada, pero nunca se publicó, aunque el periodista estaba muy entusiasmado con ella. Más tarde me enteré de que existían relaciones financieras poco saludables entre el periódico y la industria farmacéutica.

También es muy difícil conseguir que los documentales críticos aparezcan en la televisión nacional y, si lo consigues, puedes estar completamente seguro de que se han eliminado las mejores partes, “para no molestar a nadie ni recibir demasiadas quejas de los psiquiatras, la industria farmacéutica o el ministro”. Sé que esto es así porque he aparecido en muchos documentales y he hablado con muchos cineastas frustrados sobre este tipo de censura. Incluso después de que los cineastas hayan matado a todos sus queridos para que lo que quede parezca el episodio 27 de una inofensiva telenovela británica, habrá una voz en off que le diga al público que “muchas personas están siendo ayudadas por los medicamentos psiquiátricos”. ¿De verdad?

También puede ser difícil publicar libros de gran relevancia, como ilustra la siguiente historia.

Silje Marie Strandberg es una chica noruega que sufrió acoso escolar desde los 12 años y fue ingresada en un psiquiátrico a los 16 años.24 No tenía una idea clara de sí misma, pero los psiquiatras le diagnosticaron una depresión moderada y le dieron Prozac (fluoxetina).

Doblaron la dosis después de tres semanas. Silje empezó a cortarse en el estómago y en los brazos. Se volvió agresiva, escuchó una voz interior y tuvo pensamientos suicidas. Le recetaron Truxal (clorprotixeno), un neuroléptico, y sólo tres días después vio a un hombre con una túnica negra y capucha que le dijo que estaba a punto de morir y le ordenó que se ahogara en un río. Ella luchaba y lloraba cuando él le hablaba; decía que no quería morir, pero él estaba allí todo el tiempo, diciéndole que no merecía vivir. Se metió en el río mientras lloraba que no lo haría. Volvió a subir.

Nunca había tenido esos síntomas hasta que tomó las drogas, ni tampoco después de dejarlas.

La psiquiatría le robó a Silje 10 años de su vida en los que fue empeorando, con graves autolesiones y muchos intentos de suicidio. Le pusieron cinturones 195 veces, le diagnosticaron trastorno esquizoafectivo, la recluyeron y le dieron electroshocks.

Después de siete años en la psiquiatría, conoció a un cuidador que vio a la niña detrás del diagnóstico y se ocupó de ella. Este esfuerzo humano es la razón por la que Silje está hoy sana.

En 2016, Silje y un cineasta vinieron a Copenhague para filmarme para un documental sobre su vida. Silje tenía un acuerdo con un editor de libros sobre lo que ella percibía como uno de los éxitos de la psiquiatría. Quería hacerme algunas preguntas, entre ellas si la depresión se debe a un desequilibrio químico y en qué consistía la teoría de la serotonina.

Le dije a Silje que su curso era cualquier cosa menos una historia de éxito y que había sido gravemente perjudicada por la psiquiatría. Ella aceptó mis explicaciones, pero cuando su “carrera” psiquiátrica dejó de ser un éxito para convertirse en un escándalo, ¡la editorial no quiso publicar su libro! El editor no quería que contara que los medicamentos que le habían recetado eran la razón por la que había enfermado tanto durante su estancia en el hospital psiquiátrico.

Silje fue medicada por 95 médicos diferentes. Recibió 21 fármacos psiquiátricos diferentes: cinco pastillas para la depresión, nueve neurolépticos, litio, dos antiepilépticos y cuatro sedantes/hipnóticos. Esto no es medicina basada en la evidencia:

Tabla en la que se enlistan diversos medicamentos, en la primer columna aparecen los nombres comerciales, en la segunda el nombre genérico y en la tercer columna su función.

El documental es muy bueno, informativo y profundamente conmovedor.24 Se puede ver gratis. Su título es “La píldora de la felicidad: Sobrevivió a 10 años de ‘tortura’ en la psiquiatría”. Silje y el cuidador que la salvó de las garras de la psiquiatría viajan por todo el mundo y dan conferencias en relación con la proyección de la película.

Aquí hay otro relato de censura, que involucró al fabricante danés de medicamentos Lundbeck, vendedor de varias píldoras para la depresión y neurolépticos.25

El festival de cine documental de Copenhague, CPH:DOC, el más grande del mundo, mostró en 2017 una película noruega muy conmovedora, “Causa de la muerte: desconocida”.26 Se trata de una forma alternativa de disfrazar los asesinatos en psiquiatría con neurolépticos, la otra es la “muerte natural”.

La película se estrenó mundialmente en Copenhague. Trata de la hermana del cineasta, que murió muy joven después de que su psiquiatra le diera una sobredosis de olanzapina (Zyprexa), que la convirtió en un zombi, como muestra claramente la película. Su psiquiatra era tan ignorante que ni siquiera sabía que la olanzapina puede causar la muerte súbita. Aparecí en la película y la directora, Anniken Hoel, pidió a los organizadores que me pusieran en el panel de debate. Mi nombre era el único que aparecía en el anuncio: “¿Medicina o manipulación? Película y debate sobre la industria de los medicamentos psiquiátricos con Peter Gøtzsche”.

Siete días antes de que se proyectara la película, me echaron del panel con el pretexto de que los organizadores no podían encontrar un psiquiatra dispuesto a debatir conmigo. Resultó que la Fundación Lundbeck había concedido una importante subvención al festival. Parece un fondo independiente, pero no lo es. Su objetivo es apoyar las actividades comerciales de Lundbeck. CPH:DOC nunca se puso en contacto conmigo al respecto, a pesar de que podría haber nombrado a varios psiquiatras dispuestos a debatir conmigo.

El panel incluía a Nikolai Brun, jefe de personal, recién contratado por la Agencia Danesa del Medicamento tras una larga carrera en la industria farmacéutica, y al psiquiatra Maj Vinberg, que tenía conflictos de intereses financieros en relación con… sí, por supuesto: Lundbeck (y AstraZeneca). Es muy positiva respecto a los fármacos psiquiátricos y ha publicado auténticas tonterías sobre que la depresión es hereditaria y observable en los escáneres cerebrales.

A principios de ese año, yo había respondido a las declaraciones que había hecho en una revista de usar y tirar financiada por la industria danesa, en las que había calificado el meta-análisis más exhaustivo sobre las píldoras para la depresión que se había hecho hasta la fecha 27como “una campaña de desprestigio contra los fármacos antidepresivos… discusiones populistas dudosas… gimnasia de sillón… realizada por un grupo de médicos, estadísticos y estudiantes de medicina sin conocimientos especiales sobre psiquiatría y, por tanto, sobre los trastornos depresivos” (lo cual no era cierto). Este meta-análisis nos dijo que las pastillas para la depresión no funcionan y son perjudiciales.

Respondí a los desvaríos de Vinberg en la misma revista 28explicando que había publicado el artículo “La reunión fue patrocinada por mercaderes de la muerte”29, entre los que se encontraba AstraZeneca, uno de los benefactores de Vinberg.

El debate del panel fue una farsa total. Después de 25 aburridos minutos, exceptuando las intervenciones del cineasta, sólo quedaban cinco minutos. Un antiguo paciente interrumpió a Brun, que había hablado sin parar, gritando: “¡Preguntas!” Muchas personas del público habían perdido a sus seres queridos, asesinados por las drogas psiquiátricas, y se habían enfadado cada vez más porque los panelistas sólo discutían entre ellos y no querían involucrar al público. Sólo hubo tiempo para tres preguntas.

Una mujer preguntó por qué no se habían retirado del mercado los neurolépticos, que mataban a la gente. Brun respondió que no era un experto en fármacos psiquiátricos y luego se embarcó en otra charla interminable, sobre los fármacos contra el cáncer.

Grité: “¡Preguntas del público!” Un joven dijo que había intentado dejar las pastillas para la depresión varias veces sin éxito y sin ninguna ayuda de los médicos. Más tarde, Anders le ayudó a retirarse.

La última pregunta la formuló la cineasta danesa Anahi Testa Pedersen, que había hecho una película sobre mí y sus propias experiencias como paciente psiquiátrica, que se estrenó mundialmente en el mismo cine siete meses después.30 Anahi preguntó por qué me habían retirado del panel, ya que podría haber hecho una buena contribución. Un portavoz del festival respondió que habían preguntado a “mucha gente”, pero que nadie quería debatir conmigo. Anahí interrumpió y nombró a un psiquiatra al que le hubiera gustado venir. El portavoz no contestó, pero dijo que, como la película era crítica, no me necesitaban a mí; necesitaban a alguien que debatiera los mensajes de la película.

En medio de estas interminables excusas, alguien del público gritó: “¡No hay debate!” El portavoz respondió que me invitarían al “debate de mañana”, lo que no acepté porque me habían echado del estreno mundial de la película.

Segundos antes de que se agotara el tiempo asignado, me levanté y grité (porque dudaba que me dieran el micrófono): “En realidad estoy aquí. Debato con psiquiatras de todo el mundo, pero no se me permite hacerlo en mi ciudad”. Hubo risas y aplausos, pero el público estaba enfadado. Era profundamente insultante para ellos que se proyectara una película sobre una joven muerta por una sobredosis de Zyprexa sin permitir que ninguno de los que habían perdido a un familiar de la misma manera dijera nada. Fue un despido brutal y una postración total para Lundbeck.

Anahí escribió sobre el asunto en una revista periodística.31 Señaló que, antes de mi destitución, los organizadores habían anunciado que se centraría la atención en el consumo excesivo de medicamentos psiquiátricos y en si los fármacos eran el mejor tratamiento de los trastornos psiquiátricos. Después de mi destitución, la atención se centró en las relaciones entre los médicos, los pacientes y la industria, lo que no podía ser una razón para destituirme, ya que este era el tema de mi premiado libro de 2013 que ha aparecido en 16 idiomas.21

CPH:DOX escribe en su página web: “Tenemos muchos años de experiencia en acuerdos de patrocinio que se adaptan tanto a las empresas individuales como al festival. Todas las colaboraciones se crean en estrecho diálogo con estas empresas individuales y se basan en visiones, retos y oportunidades comunes.”31

En respuesta al artículo de Anahí, Vinberg escribió que era una pena que un debate, que se suponía que iba a tratar sobre la mejora del tratamiento futuro de las personas que sufren un trastorno mental grave en forma de esquizofrenia, terminara en un debate más bien indiferente sobre individuos (yo).31 Su afirmación no concuerda con sus respuestas evasivas durante el debate del panel.

Otro caso de censura fue el de la televisión pública danesa. El documentalista independiente Janus Bang y su equipo me habían seguido por todo el mundo durante cuatro años, ya que querían que tuviera un papel central en sus documentales sobre lo horrible y mortal que es la psiquiatría. Janus se encontró con un obstáculo tan grande que tuvo que comprometerse mucho para sacar algo en televisión. Consiguió sacar tres programas interesantes en 2019, “El dilema de la psiquiatría”, pero el debate público que tanto deseaba para que se introdujeran grandes reformas estuvo totalmente ausente. Hubo vergonzosas y totalmente falsas locuciones de boquilla a favor de Lundbeck y los psiquiatras (la exportación de medicamentos es nuestra mayor fuente de ingresos). ¿Y yo? No se me permitió aparecer en absoluto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí