La experiencia de las supervivientes psiquiátricos en Brasil

0
314
Aparece la palabra

Texto publicado originalmente por Mad in Brasil https://madinbrasil.org/2024/03/a-experiencia-dos-sobreviventes-da-psiquiatria-no-brasil/ traducción realizada por equipo editorial de Mad in México

Pasé años de mi vida pensando que los trastornos mentales eran enfermedades como las demás, y que esta idea era incuestionable para cualquiera desde un punto de vista científico. Yo misma tenía un diagnóstico psiquiátrico, que para mí tenía todo el sentido del mundo. Fue durante una conferencia en un acto de la semana contra los manicomios cuando me di cuenta de que estaba equivocada. En ella descubrí que, desde hace mucho tiempo, diversas personas académicas, personas profesionistas de la salud y ex pacientes psiquiátricos vienen señalando la falta de pruebas científicas que indiquen que los fenómenos que llamamos trastornos mentales tengan alguna base biológica, y denunciando las consecuencias perjudiciales de diversos tipos de intervenciones psiquiátricas. Desde entonces, me he convertido en una ex-paciente crítica de la psiquiatría, llegando a considerarme una superviviente cuando me di cuenta de que había sufrido diversas formas de violencia durante las hospitalizaciones psiquiátricas a las que fui sometida, además de desarrollar diversos problemas de salud como consecuencia de haber tomado fármacos psiquiátricos desde los 16 años.

Me enteré de las sustancias que estaba tomando a través del sitio web “The Withdrawal Project”, creado por la superviviente estadounidense Laura Delano. Este sitio también tiene una plataforma llamada “The Withdrawal Project Connect“, que permite a las personas que se enfrentan a efectos físicos o psicológicos desagradables y que quieren dejar o reducir el consumo de fármacos psiquiátricos hablar e intercambiar estrategias para hacer frente a las dificultades de este proceso, que pesa mucho sobre un cuerpo que se ha adaptado a las drogas. Y en 2022, dos supervivientes brasileños decidieron crear un grupo de WhatsApp inspirado en esta iniciativa, para que también pudiéramos tener este espacio de intercambio en portugués. Era la primera vez, que sepamos, que se reunían supervivientes psiquiátricos brasileños.

En Brasil, históricamente no tenemos movimientos de sobrevivientes, sólo movimientos de usuarios de la RAPS (Red de Atención Psicosocial). Lo que diferencia a los movimientos de usuarios brasileños de los movimientos de supervivientes que existen en todo el mundo es que, mientras que las personas usuarias entienden que tienen una enfermedad que necesita tratamiento y exigen que este tratamiento sea humanizado, las personas supervivientes de la psiquiatría entienden que no están enfermas y que colocar sus problemas, que no son biológicos, como objetos de la medicina es inherentemente inhumano.

Pronto me uní al grupo, que permite a las mujeres con síndrome de abstinencia o que están pensando en dejar las drogas intercambiar información sobre la sustancia consumida y cómo suele ser reducirla, así como estrategias para afrontar los síntomas difíciles que surgen en el proceso. Se fomenta la búsqueda de una persona profesionista que pueda acompañar adecuadamente el proceso de reducción, y no se trata de ofrecer consejo médico, sino de brindar apoyo. Con el tiempo, el grupo también se ha convertido en un espacio para compartir experiencias adversas con la psiquiatría en general.

Existen varias dificultades comunes. Una de ellas es que los psiquiatras no suelen reconocer los problemas causados por los fármacos, incluso cuando figuran en el prospecto, o cuando son síntomas de acatisia, un síndrome que el propio DSM reconoce como causado por los fármacos psiquiátricos. En su desesperación por deshacerse de los síntomas, muchos pacientes intentan dejar la medicación de golpe, desarrollando síntomas de abstinencia y siendo culpados por ello, escuchando de los psiquiatras que se trata de “la enfermedad que vuelve”, incluso cuando los síntomas no tienen nada que ver con ningún trastorno. Incluso cuando encuentran a un profesional dispuesto a retirarles los fármacos, este suele desconocer la existencia de una forma segura de hacerlo, que consiste en retirar un máximo del 10% de la dosis durante un periodo de al menos tres semanas (Breggin, 2012).

Otro reto es encontrar psicólogos que tengan alguna lectura sobre los daños causados por los fármacos psiquiátricos y que no interpreten la elección de no utilizarlos como “resistencia al tratamiento”. Se invalidan las denuncias de violencia por parte de los profesionales y las experiencias adversas con los fármacos psiquiátricos. Incluso los profesionales que dicen ser críticos con la psiquiatría sólo lo son hasta que el paciente saca un “tema psiquiátrico”, como el suicidio, la automutilación o escuchar voces. Cuando los pacientes intentan llamar la atención del psicólogo sobre alguno de estos temas para intentar profundizar en ellos, reciben como respuesta “¿Está tomando su medicación?” o “¿Le ha hablado de esto a su psiquiatra?”, dando a entender que sólo son temas que hay que medicar, no verbalizar, y culpabilizando a la persona de lo que está viviendo: si sigue sintiéndose así, es porque debe estar haciendo algo mal, no siguiendo el tratamiento. Esto no es cierto, ya que muchos pacientes llevan años tomando medicación y sienten que no hacen más que empeorar.

De este modo, muchos supervivientes que quieren trabajar sus problemas renuncian a la psicoterapia. En mi caso, solo volví a terapia cuando vi que una psicóloga publicaba sobre el movimiento de supervivientes psiquiátricos en Instagram, porque quería una persona profesionista que creyera en mí. Así pude trabajar años de traumas causados por las hospitalizaciones psiquiátricas y la violencia sufrida por los profesionales sanitarios. Que esta violencia sea vista como lo que es, violencia, marca la diferencia. Es raro que un psicólogo reconozca que otro profesional ha cometido un acto de violencia, ya que suele asumir de antemano que el especialista, el poseedor del conocimiento, tenía razón, y la persona diagnosticada, irracional, estaba equivocada.

Por desgracia, la situación en los CAPS (Centros de Atención Psicosocial) suele ser la misma que en el sector privado. Además de no saber retirar la medicación y repetir el mismo discurso culpabilizador, los profesionales coaccionan a los usuarios para que consuman fármacos psiquiátricos, bien condicionando su participación en otras actividades del CAPS al consumo de drogas, o bien haciendo amenazas de hospitalización involuntaria a quienes no quieren tomar medicamentos.

Un punto que queda claro en los relatos de las supervivientes es que el sufrimiento y las reacciones causadas por la violencia física, sexual o psicológica, que son habituales en la vida de las mujeres, se patologizan. Esto puede verse en los casos en que la ira de una superviviente se considera “inapropiada” porque molesta al psiquiatra y a la familia maltratadora, por ejemplo. A su vez, las intervenciones se centran totalmente en el comportamiento de las víctimas. De hecho, las denuncias de violencia surgieron tanto en nuestro grupo que ésta fue una de las razones por las que se votó que sólo participaran mujeres. Muchas dijeron que no se sentían cómodas ante el riesgo de que los hombres invalidaran sus relatos, algo que ya habían experimentado antes, incluso con profesionales de la salud. Otro punto interesante es que cada vez hay más mujeres en nuestra página de Instagram, y muchas de ellas dejan claro que son feministas. Las feministas están acostumbradas a instituciones que pretenden ser “neutrales” pero que en realidad sirven a los intereses del patriarcado.

Pero no todos los supervivientes han sido patologizados por ser víctimas de la violencia. Algunos afirman haber vivido un periodo especialmente difícil o estresante, haber ido al psiquiatra y haber acabado mucho peor de lo que estaban en la clínica, con síntomas que nunca antes habían experimentado. Lo que une a los supervivientes es la búsqueda de repensar lo que la psiquiatría les ha puesto delante y, en muchos casos, la experiencia de un proceso de desmedicalización de su propio sufrimiento a través de la reflexión crítica sobre su propia historia. Cuando comprendemos que nuestros problemas no están causados por una enfermedad, abrimos la puerta a la construcción de nuevos significados. Historias que solían ser “tengo una profunda tristeza porque tengo depresión” pueden convertirse en “tengo una profunda tristeza porque en realidad he vivido una situación muy triste”. La experiencia de intercambio entre mujeres que han pasado por la misma situación o que simplemente se muestran disponibles y solidarias con el dolor de la otra, demuestra que no es necesario un diagnóstico médico para que el sufrimiento sea reconocido y validado, ni para que se produzcan intercambios entre personas con el mismo sufrimiento, justificaciones a menudo utilizadas para defender los diagnósticos psiquiátricos.

En la actualidad, este grupo ha alcanzado su capacidad máxima, con 15 participantes, debido a las limitaciones del formato WhatsApp y a la capacidad de los moderadores, que velan por que no se fomente ningún comportamiento peligroso, como la retirada brusca de cualquier fármaco. Animamos a que nuevos grupos de supervivientes se organicen para tratar sobre psicofármacos u otros temas. Estamos abiertas a intercambios, envío de informes y construcción de proyectos en Instagram @sobreviventesdapsiquiatria.

REFERENCIAS:

BREGGIN, Peter. Retirada de fármacos psiquiátricos: Guía para prescriptores, terapeutas, pacientes y sus familias. Springer Publishing Company, 2012.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí