25.8 C
Mexico
Inicio Blog

A veces tengo miedo.

0
Silueta de una persona sentada al borde de una banca, con la cara hacía abajo apoyada entre sus manos

A veces tengo miedo. No sé a qué le temo realmente, pero sé que tengo miedo, casi siempre es miedo a morir.

Si lo piensas bien, morir es muy posible. Es posible que vayas caminando y te golpees la cabeza gracias a una caída, realmente el golpe es lo de menos. Lo mejor que podría pasar en ese caso sería que te saliera un hematoma y no pasara a mayores, pero, ¿qué tal que no es un hematoma? Podría incluso ser una bola en la piel que nunca habías sentido y casualmente la encontraste después del golpe, en ese caso, ¿qué tal si es un tumor? O peor aún, tal vez es un absceso provocado por una picadura de insecto, y ese insecto podría ser venenoso, así que lo más prudente sería ir a un hospital, pero eso sería un poco estúpido tomando en cuenta que los médicos tomarían como primera opción culpar al golpe que me di en la cabeza, por lo que mi teoría del insecto no será tomada en cuenta y probablemente termine muriendo envenenado. Y bueno, esas son todas las cosas que podrían pasar por una simple caída, no hablemos de un accidente automovilístico, o una balacera repentina.

La mayoría de las personas sienten ansiedad a lo largo de su vida, y muchos de ellos pueden resolverlo haciendo ejercicio, comiendo saludable, cambiando de look, o “saliendo de su zona de comfort”. Eso está muy bien, pero para mí es un poco más complicado que eso.

El ente

0
la silueta de perfil de una persona,

Ella y yo somos amigos. Han pasado muchos años desde que llegué a su vida.

Platicamos todos los días, debatimos temas polémicos, nos reímos de todo, y nos gusta acariciar a los perros que nos encontramos por la calle.

Cuando éramos niños, ella no me hacía mucho caso, solía jugar sola a pesar de que yo estaba ahí, observándola a la distancia. A ratos detenía su juego, me volteaba a ver, y segundos después seguía jugando por su cuenta.

Los 13 años fue la etapa más difícil. No le gustaba que estuviera cerca de ella, porque no quería que la gente se diera cuenta de mi presencia, decía que era raro ser mi amiga, y yo, por mi parte, no tenía más amigos.

Sin embargo, a pesar de su aversión hacia mí, yo siempre estuve con ella. Estuve a su lado la primera vez que le rompieron el corazón, o la primera vez que tuvo una crisis nerviosa, siempre estuve ahí, mirándola desde una esquina o sentado a un lado de ella sin decir nada. Era bonito estar ahí, nos hacíamos compañía.

Britney Spears, del estigma a la dignidad del riesgo

0

    El caso Britney Spears  fue  un punto de inflexión en la curatela y el estigma de la salud mental. El régimen tutelar quedó expuesto públicamente como una práctica intrínsecamente cruel, corrupta y absurda. Ya nada volverá a ser como antes, lamentablemente, el movimiento de personas con discapacidad psicosocial de Estados Unidos (el más antiguo del mundo) tuvo un papel irrelevante en esta batalla por la capacidad jurídica. La iniciativa la tomaron los fans de la princesa pop (quien cuenta con 40 años, 60 millones de dólares) con  la campaña #freebritney que se hizo viral en poco tiempo y  que ganó las calles. Eran las mismas personas que  en su adolescencia crecieron con la música y los bailes de la heredera de Madonna. Después de padecer una sucesión de crisis emocionales en público, le fue impuesta la curatela en  el 2008  por su padre , un individuo que tiene todos los rasgos del lado B del sueño americano: blanco, pobre del Sur que pasó gran parte su existencia en el llamado “cordón bíblico”.

 Inmediatamente contó con el apoyo de las mujeres de Hollywood. Poco a poco los medios se fueron involucrando en su caso.   Este año se editaron tres documentales. Primero fue The New York Times con “Controlling Britney Spears”, luego, CNN  con “Toxic: Britney Spears battle for freedom”, y el más reciente, Netflix con “ Spears vs Britney”.

 En su último alegato ante los tribunales de Los Angeles, Britney  Spears  expresó su deseo “de que mi padre y todos los me hicieron esto terminen en la cárcel”, de hecho, el FBI ya inició una investigación criminal

Verdades incómodas en los relatos de los supervivientes: Una entrevista con Helen Spandler

0
Micrófono enfocado, dirigido hacía la persona que mira, de fondo se ve una multitud desenfocada.

Helen Spandler es profesora de Estudios de Salud Mental en la Universidad de Central Lancashire (Reino Unido). Es la editora jefe de Asylum, una revista de salud mental radical sin fines de lucro.

Actualmente es titular del premio Welcome Trust Investigator Award y es la investigadora principal de un nuevo proyecto de investigación sobre el papel de los MadZines (cómics y memorias gráficas creados por personas con experiencia vivida de discapacidades psicosociales) en la impugnación del conocimiento y la práctica de la salud mental.

Con más de cuatro libros y 40 publicaciones, la profesora Spandler ha aplicado su experiencia a una amplia gama de preocupaciones. Ha escrito sobre el movimiento de supervivientes psiquiátricos, intervenciones alternativas como las comunidades terapéuticas, la discapacidad psicosocial y el activismo de base en relación con los derechos de los pacientes.

En esta entrevista, habla de la importancia de anteponer el sufrimiento humano a las preferencias teóricas. Sostiene que comprender y escuchar de verdad a los supervivientes psiquiátricos requiere que nos acostumbremos a verdades incómodas.

Kit de supervivencia para la salud mental, Capítulo 2: ¿Está la psiquiatría basada en la evidencia? (Parte 7)

0

Siguiendo la iniciativa de Mad in America se publicará una versión por entregas y traducida del libro de Peter Gøtzsche, Mental Health Survival Kit and Withdrawal from Psychiatric Drugs. En este blog, analiza la colosal sobreprescripción de píldoras de prescripción. Cada martes se publicará una nueva sección del libro.

Los últimos clavos en el ataúd de la psiquiatría biológica

Cuando discuto el estado de la psiquiatría con psiquiatras, psicólogos y farmacéuticos críticos con los que colaboro, a veces nos preguntamos: “¿Quiénes están más locos, por término medio, los psiquiatras o sus pacientes?”.

No es una pregunta tan descabellada o retórica como puede parecer. Cuando busqué en Google la palabra “delirio”, la primera entrada era del diccionario Oxford: “Una creencia o impresión idiosincrática que se mantiene a pesar de ser contradicha por la realidad o los argumentos racionales, normalmente como síntoma de un trastorno mental”.

Como ya has visto, desde el principio del capítulo 1, y verás más en lo que sigue, toda la psiquiatría se caracteriza exactamente por esto. Las creencias idiosincrásicas predominantes de los psiquiatras no son compartidas por las personas consideradas sanas, es decir, el público en general, pero los psiquiatras las mantienen a la fuerza, incluso cuando la realidad, incluyendo la ciencia más fiable que tenemos, y los argumentos racionales muestran claramente que sus creencias básicas son erróneas.

Si la psiquiatría hubiera sido un negocio, habría quebrado, así que concluyamos en cambio que está moral y científicamente en quiebra.

Una definición de locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando un resultado diferente. Cuando un fármaco no parece funcionar tan bien, que es la mayoría de las veces, los psiquiatras aumentan la dosis, cambian a otro fármaco de la misma clase, añaden otro fármaco de la misma clase o añaden un fármaco de otra clase.

La ciencia nos dice muy claramente que estas maniobras no benefician a los pacientes. El cambio de fármacos, la adición de fármacos o el aumento de la dosis no dan lugar a mejores resultados. 156-158 Lo que sí es cierto es que el aumento de la dosis total o del número de fármacos aumentará la aparición de daños graves, incluyendo daños cerebrales irreversibles, suicidios y otras muertes. 4,159,160 Los neurolépticos encogen el cerebro de forma dependiente de la dosis; en cambio, la gravedad de la enfermedad tiene un efecto mínimo o nulo. 160

Feminismo, psicoanálisis y psicología crítica: Una entrevista con Bethany Morris

0
Figuras de papel con forma de mujer, tomándose de las manos

Bethany Morris es profesora adjunta de psicología en la Universidad Point Park de Pittsburgh (Pensilvania), donde imparte clases y realiza investigaciones teóricas y cualitativas. La Dra. Morris es una investigadora transdisciplinar cuyo trabajo se extiende a la psicología crítica, la literatura, la filosofía, la historia, el psicoanálisis y los estudios cinematográficos.

Al principio de su carrera, en la Universidad de la Isla del Príncipe Eduardo y en la Universidad de Brock (Canadá), estudió las intervenciones antipsiquiátricas alternativas para la esquizofrenia de inicio temprano, iluminadas por la literatura infantil. En esa época, también reflexionaba de forma crítica sobre los problemas de estigmatización y opresión de las mujeres.

En los últimos años, su trabajo se ha centrado en utilizar las ideas del psicoanalista francés Jacques Lacan para obtener una mayor comprensión crítica de la opresión de la mujer, el modelo médico de la psicología y otras cuestiones relacionadas con la justicia social.

Entre sus publicaciones recientes se encuentra el libro Subjectivity in Psychology in the Era of Social Justice, del que es coautora, así como su primer libro en solitario, Sexual Difference, Abjection, and Liminal Spaces. En su obra hay una crítica sostenida al Trastorno Límite de la Personalidad, tanto como categoría diagnóstica como por la forma en que se utiliza con fines misóginos en la cultura popular.

Kit de supervivencia para la salud mental, Capítulo 2: ¿Está la psiquiatría basada en la evidencia? (Parte 6)

0

Siguiendo la iniciativa de Mad in America se publicará una versión por entregas y traducida del libro de Peter Gøtzsche, Mental Health Survival Kit and Withdrawal from Psychiatric Drugs. En este blog, analiza los peligros del litio, los fármacos antiepilépticos y las pastillas para el TDAH. Cada martes se publicará una nueva sección del libro.

Litio

El litio es un metal muy tóxico utilizado para el trastorno bipolar. Como la mayoría de los fármacos psiquiátricos, seda a las personas y las deja inactivas. Las concentraciones séricas deben vigilarse estrechamente porque puede producirse toxicidad a dosis cercanas a las concentraciones terapéuticas.

En los prospectos, se advierte a los pacientes y a sus familias de que el paciente debe interrumpir el tratamiento con litio y ponerse en contacto con el médico si experimenta diarrea, vómitos, temblores, ataxia leve (no se explica aunque pocos pacientes saben que significa pérdida de control sobre los movimientos corporales), somnolencia o debilidad muscular.

El riesgo de toxicidad del litio aumenta en los pacientes con enfermedades renales o cardiovasculares importantes, debilitamiento o deshidratación graves, o depleción de sodio, y en los pacientes que reciben medicamentos que pueden afectar a la función renal, por ejemplo, algunos antihipertensivos, diuréticos y fármacos analgésicos para la artritis. Son muchos los fármacos que pueden modificar los niveles séricos del litio, por lo que es muy difícil utilizarlo con seguridad, y la lista de daños graves es larga y aterradora. 123

Los psiquiatras alaban este fármaco altamente peligroso, diciendo que funciona y previene el suicidio. Sin embargo, los psiquiatras que revisaron el litio en 2013 concluyeron con cautela. 124 Hubo seis suicidios en los ensayos, todos con placebo, pero los autores señalaron que la existencia de solo uno o dos ensayos de tamaño moderado con resultados neutros o negativos podría cambiar materialmente su conclusión. La notificación selectiva de las muertes es siempre un problema, en particular con los ensayos antiguos, y la mayoría de los ensayos son antiguos. Además, a menudo se titulaba a los pacientes a la dosis más adecuada antes de que la mitad de ellos recibieran abruptamente un placebo.

Necropolítica y sufrimiento psicológico en tiempos de pandemia

0

El sábado 9 de agosto de 2020, Brasil alcanzó la cifra de 100.000 muertes por Covid-19. Es una tragedia colectiva anunciada. Todos sabíamos que íbamos a llegar a esta macabra cifra, así como todos sabemos que esta cifra seguirá aumentando, porque el gobierno de Bolsonaro no ha hecho nada ni hará nada para controlar la pandemia. Los periódicos nacionales y los medios de comunicación, en general, estimulan y difunden debates con sanitaristas, biólogos, médicos, representantes de la comunidad y científicos sociales. En cada uno de estos debates, los participantes refuerzan un hecho que hoy parece evidente. Afirman que estas 100.000 muertes podrían haberse evitado con acciones concretas ya conocidas por todos, las mismas que sirvieron para controlar la epidemia en otros países: aislamiento social, pruebas, distanciamiento, uso de mascarillas, entre otras. Lo cierto es que estas muertes evitables no se produjeron por casualidad, debido a la edad avanzada, las comorbilidades o las causas imprevisibles. Se produjeron por la negligencia de un gobierno negacionista, que desprecia los conocimientos científicos y la gravedad de la pandemia. Ocurrieron por las decisiones equivocadas adoptadas por Bolsonaro, por su ministerio de salud sin ministro, por gobernadores y alcaldes alineados a su necropolítica.

Lo que siempre hemos sabido pero la psiquiatría ha olvidado

0

Cuando dejé la última medicación, mi psiquiatra me dijo: “Volverás a enfermar”.

La psiquiatría siempre ha estado segura de una cosa sobre mí: que nunca me recuperaría del trastorno bipolar. Me pidieron que aceptara que estaba enfermo de por vida y que actuara en consecuencia. Esto significaba que cualquier pensamiento que tuviera alejado de este “hecho” debía ser visto como un síntoma y como pensamientos peligrosos que debía permitirme creer. También se me dijo que debía consentir mi curación y recuperación al poder de la psiquiatría. No podía tener ningún poder para curarme porque no era médico. No era capaz de entender cómo avanzar hacia la salud, no sólo porque no se podía confiar en mi juicio, sino porque la única respuesta a un “cerebro roto” era lo que sólo ellos decían entender completamente: los fármacos psiquiátricos.

Kit de supervivencia para la salud mental, Capítulo 2: ¿Está la psiquiatría basada en la evidencia? (Parte 5)

0

Continuando con la iniciativa de Mad in America se estará publicando una versión por entregas y traducida del libro de Peter Gøtzsche, Mental Health Survival Kit and Withdrawal from Psychiatric Drugs. En este blog, analiza el riesgo de suicidio y otras causas de muerte a causa de los fármacos psiquiátricos, centrándose en las pastillas para la depresión. Cada martes se publicará una nueva sección del libro.

Suicidios, otras muertes y otros daños graves

Píldoras para la depresión

Las píldoras para la depresión son el ejemplo de la psiquiatría, las píldoras de las que más oímos hablar y las más utilizadas, en algunos países, por más del 10% de la población.

Como se ha señalado, uno de los secretos mejor guardados de la psiquiatría es que los psiquiatras matan a muchos pacientes con neurolépticos. Otro secreto bien guardado es que también matan a muchos pacientes con pastillas para la depresión, por ejemplo, a los pacientes ancianos que pierden el equilibrio y se rompen la cadera. 4,96

Los psiquiatras han luchado mucho para ocultar la terrible verdad de que las píldoras para la depresión duplican el riesgo de suicidio, no sólo en los niños sino también en los adultos. 2,4,97-100 Los ensayos controlados con placebo son enormemente engañosos en este sentido, y se ha escrito mucho sobre cómo las compañías farmacéuticas han ocultado los pensamientos suicidas, el comportamiento suicida, los intentos de suicidio y los suicidios consumados en los informes de los ensayos publicados, ya sea borrando los acontecimientos bajo la alfombra para que nadie los vea, o llamándolos de otra manera. 2,4,101