Kit de supervivencia para la salud mental, Capítulo 4: Retirada de los fármacos psiquiátricos (Parte 6)

0
855
Unas manos sostienen muchos paquetes de diversas pastillas.

Durante los próximos meses, siguiendo con la iniciativa de Mad in America se publicará una versión por entregas, traducida al español, del libro de Peter Gøtzsche, Mental Health Survival Kit and Withdrawal from Psychiatric Drugs. En este blog, da consejos sobre cómo pueden ser los síntomas de abstinencia y explica los peligros de -y las alternativas al- tratamiento forzado.

Lista de síntomas de abstinencia que puede experimentar

Esta lista no es completa, ni puede serlo, ya que hay muchos síntomas de abstinencia diferentes, pero hemos reunido los más típicos. Algunas personas sienten los síntomas de abstinencia muy claramente, otras apenas los notan. Pueden ser peores que cualquier otra cosa que hayas experimentado antes; pueden ser síntomas completamente nuevos; pueden ser similares a la enfermedad por la que fuiste tratado, lo que hará que la mayoría de los médicos concluyan que sigues enfermo y necesitas el medicamento, aunque rara vez sea el caso; pueden ser síntomas que harán que los psiquiatras te den diagnósticos adicionales; y pueden ser los mismos para medicamentos muy diferentes, por ejemplo, la manía.

Al retirarse, usted y sus familiares pueden sorprenderse de que sus pensamientos, sentimientos y acciones cambien. Esto es normal pero puede ser desagradable. Es posible que no se dé cuenta de que se ha vuelto emocionalmente inestable; de hecho, es bastante común que los pacientes no lo noten.

A continuación se indican los síntomas más importantes que puede experimentar. Algunos de ellos pueden ser peligrosos, consulte las advertencias del prospecto del medicamento que está dejando de tomar. Si no lo has ahorrado, puedes encontrarlo en Internet (por ejemplo, buscando “duloxetina fda” o “prospecto de duloxetina”).

Síntomas parecidos a los de la gripe: Dolor articular y muscular, fiebre, sudores fríos, goteo nasal, dolor de ojos.

Dolor de cabeza: Dolor de cabeza, migraña, sensación de choque eléctrico/zapping en la cabeza.

Equilibrio: Mareo, desequilibrio, marcha inestable, “resaca” o sensación de mareo.

Articulaciones y músculos: Rigidez, entumecimiento o sensación de quemazón, calambres, espasmos, temblores, movimientos incontrolables de la boca.

Sentidos: Hormigueo en la piel, dolor, umbral de dolor bajo, piernas inquietas, dificultad para sentarse, visión borrosa, hipersensibilidad a la luz y al sonido, tensión alrededor de los ojos, zumbido en los oídos, tinnitus, dificultad para hablar, cambios en el gusto y el olfato, salivación.

Estómago, intestino y apetito: Náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, hinchazón, aumento o disminución del apetito.

Estado de ánimo: Cambios de humor, depresión, llanto, sensación de inadecuación, falta de confianza en sí mismo, euforia o manía.

Ansiedad: Ataques de ansiedad, pánico, agitación, dolor en el pecho, respiración superficial, sudoración, palpitaciones.

Percepción de la realidad: Sensación de alienación e irrealidad, estar dentro de una tapa de queso, alucinaciones visuales y auditivas, delirios, psicosis.

Irritabilidad y agresividad: Irritabilidad, agresividad, arrebatos de ira, impulsividad, pensamientos suicidas, autolesiones, pensamientos de dañar a otros.

Memoria y confusión: Confusión, falta de concentración, pérdida de memoria.

Sueño: Dificultad para conciliar el sueño, insomnio, despertarse temprano, sueños intensos, pesadillas a veces violentas.

Energía: Baja energía, inquietud, hiperactividad.

Esto es sólo para recordarle cuáles son los probables síntomas de abstinencia, diciéndole así que lo que experimenta es totalmente normal. Por lo tanto, no debe preocuparse, rumiar o sentir pánico por estos síntomas, sino aceptarlos, a menos que sean peligrosos y aumenten el riesgo de suicidio y violencia, en cuyo caso podría ser necesario un aumento temporal de la dosis.

No te recomendamos que hagas un seguimiento de tus síntomas de abstinencia todos los días, ya que implicaría un enfoque interno y una comprobación constante de ti mismo. Deberías intentar centrarte en el mundo exterior, diciéndote a ti mismo que es ahí donde quieres estar, en lugar de estar drogado para alejarte de él.

Hay otros problemas con las grabaciones diarias. No tienes un punto de referencia cuando empiezas. Algunos pacientes calificarán los síntomas de abstinencia de las primeras reducciones de dosis como de máxima gravedad porque es la primera vez que experimentan algo tan horrible. Más tarde, si los síntomas empeoran aún más, no hay una categoría de gravedad para eso.

A algunas personas les ayuda escribir sus pensamientos, consideraciones y sentimientos en un diario. Lo importante es que te sientas seguro con lo que haces. Por tanto, debes evitar a las personas y situaciones que puedan estresarte y evitar asumir tareas que no sean estrictamente necesarias.

Tras la abstinencia, es posible que te falte energía durante un tiempo y que no te sientas tú mismo. Esto es normal. Haz algo que te guste hacer, sé bueno contigo mismo y siéntete orgulloso de lo que has conseguido. Es posible que necesites una psicoterapia que te ayude a llegar a la raíz de lo que te atrapó en las drogas psiquiátricas.

Vigila tu estado de ánimo. Puede pasar mucho tiempo antes de que te estabilices completamente en tu nueva vida sin drogas. Es posible que tengas que aprender técnicas de relajación si te sientes tenso.

Dividir tabletas y cápsulas

Lamentablemente, nuestros reguladores de medicamentos han permitido que las empresas farmacéuticas saquen al mercado medicamentos sin tener que investigar si pueden surgir problemas cuando los pacientes dejan de usarlos y desarrollar soluciones si este es el caso. 21

La psiquiatría académica también es culpable. Ha dedicado mucha atención a la eficacia a corto plazo de los nuevos fármacos y al inicio del tratamiento, pero prácticamente ninguna a la interrupción del mismo. No fue la psiquiatría sino los pacientes quienes llamaron la atención sobre el número demasiado limitado de potencias de los fármacos. La práctica clínica se adaptó a lo que vendían las empresas farmacéuticas y no a lo que necesitaban los pacientes.

Los pacientes tenían razón al criticar por qué las empresas no proporcionaban las concentraciones que tan claramente necesitaban, y por qué las asociaciones médicas y los comités de directrices no pedían a las empresas farmacéuticas que lo hicieran. No todos usamos la misma talla o potencia en nuestras gafas, y los perros se dosifican según su peso, a diferencia de los humanos.

En este vacío, hay que ser creativo. Los farmacéuticos Rüdinger y Toft han preparado algunos consejos sobre cómo tomar menos de la dosis mínima prevista por los fabricantes. 35

Advertencia: La caja y el prospecto siempre describen su tipo de medicamento. Si se trata de comprimidos o cápsulas con recubrimiento entérico, se fabrican de forma que el principio activo no entre en contacto con el ácido gástrico. Por lo tanto, no deben dividirse ni fraccionarse en ningún caso, ya que el ácido gástrico destruiría el principio activo.

Siempre puede consultar en su farmacia si su medicamento puede dividirse en unidades más pequeñas. Estas son algunas de las reglas principales:

Tabletas

La mayoría de los comprimidos son regulares y el principio activo se distribuye uniformemente por todo el comprimido. Si un surco atraviesa la superficie del comprimido, es fácil partirlo. Esto le permitirá obtener medias tabletas. Los comprimidos también pueden dividirse en cuatro y ocho partes, lo que suele ser necesario hacia el final del periodo de abstinencia.

Los comprimidos pueden cortarse con un cuchillo afilado, pero también se puede comprar en la farmacia un divisor de comprimidos o una guillotina de comprimidos.

Si resulta que las pastillas están divididas en tamaños desiguales, puede ordenarlas según su tamaño, empezando por las más grandes y terminando por las más pequeñas.

Comprimidos de liberación sostenida

Algunos comprimidos están diseñados para permanecer en el organismo durante mucho tiempo, y a menudo se fabrican de forma que permiten que el principio activo se distribuya por el cuerpo de forma gradual. Estos comprimidos llevan un añadido a su nombre, por ejemplo depot, de liberación prolongada y retardada. Básicamente, no pueden dividirse.

Si el comprimido de liberación sostenida tiene una ranura, puede romper el comprimido a lo largo de ella, pero no lo divida más.

Muchos medicamentos están disponibles tanto en forma de comprimidos de liberación sostenida como de liberación no sostenida, y si necesita dividir un comprimido de liberación sostenida, consulte a su médico para cambiar a los comprimidos normales.

Cápsulas

Las cápsulas están hechas de gelatina con el fin de ensamblar el polvo. Se pueden abrir, y el polvo se puede disolver en agua. El agua será poco clara, pero estará lista para beber. Es posible preparar la solución de agua en una jeringa de plástico con divisiones de mililitros (ml), y de esta solución se puede extraer la cantidad correcta según la dosis necesaria.

Utilice una jeringa de 10 ml, añada el polvo a la jeringa y extraiga agua hasta la línea de 10 ml. Gire la jeringa o agítela varias veces para disolver el polvo. Un ml corresponde al 10%, dos ml al 20%, etc. Vierta el contenido necesario en un vaso y bébalo.

Cápsulas de liberación sostenida

Las cápsulas de liberación sostenida contienen partículas grandes o mini-tabletas destinadas a ser liberadas lentamente en el organismo durante un largo periodo de tiempo. En la mayoría de los casos, estas cápsulas pueden romperse y las perlas pueden contarse. Una parte del contenido puede espolvorearse sobre el yogur o disolverse en agua con una jeringa, como se ha mencionado anteriormente.

Sustitución de la droga para permitir la retirada

En algunos casos, no es posible la retirada del fármaco prescrito porque el comprimido no puede dividirse, o el contenido de la cápsula no puede reducirse. Por lo tanto, es posible que tenga que sustituir su medicamento por otro de efecto similar, disponible en dosis más bajas. Deberá consultar a su médico. Algunos fármacos se presentan también en forma líquida, lo que facilita mucho el ajuste de la dosis correcta.

El tratamiento forzado, una horrible violación de los derechos humanos

No debemos olvidar a los pacientes que, aunque desean desesperadamente dejar los neurolépticos, se ven obligados a tomarlos, en el peor de los casos en forma de inyecciones de depósito para asegurarse de que no hacen “trampa” escupiendo las pastillas cuando el personal se va.

He argumentado extensamente6 por qué esta horrible violación de los derechos humanos debe terminar. Los psiquiatras afirman que no pueden ejercer sin coacción, pero esto no es cierto. Los ejemplos de varios países han demostrado que la coerción no es necesaria. Según la Ley de Salud Mental de Italia, el criterio de peligro no es una justificación legal para el tratamiento forzado; es un caso para la policía, al igual que en Islandia, donde no se utilizan cadenas, cinturones u otras restricciones físicas desde 1932.6

La contención física es una enorme agresión a los pacientes que han sufrido abusos sexuales, que son muchos, algunos incluso mientras estaban encerrados.

En el Hospital Universitario de Akershus, en Noruega, no tienen un régimen de tranquilización rápida y nunca lo han necesitado. 6 En un pabellón de psicosis de Londres, esperaban una media de dos semanas antes de empezar a medicar con neurolépticos a los recién ingresados. 6 Al final, la mayoría de los pacientes eligieron tomar algo de medicación, a menudo en dosis muy pequeñas, así que es muy posible que fuera el respeto, el tiempo y el refugio lo que les ayudara, y no las “dosis por debajo del umbral de tratamiento”. Alemania también ha demostrado cómo se puede hacer. 38

Con una buena gestión y formación del personal en técnicas de desescalada, es posible practicar la psiquiatría sin coerción. 39,40

Deben existir servicios de apoyo las 24 horas del día sin ninguna obligación, para que el hospital deje de ser el único lugar al que se puede acudir cuando se está en una crisis aguda. 38 Por ejemplo, podría haber refugios con posibilidad de alojamiento y donde el dinero siga al paciente y no el tratamiento. También necesitamos servicios sociales para las personas que se reincorporan a la sociedad después de haber estado en contacto con la psiquiatría.

La psiquiatría parece ser el único ámbito de la sociedad en el que se viola sistemáticamente la ley en todo el mundo, incluso se ignoran las decisiones del Tribunal Supremo y del Defensor del Pueblo. 6,41 Estudiamos 30 casos consecutivos de la Junta de Apelación de Psiquiatría en Dinamarca y descubrimos que se había violado la ley en todos los casos. 41,42

Los 30 pacientes fueron obligados a tomar neurolépticos que no querían, a pesar de que se podían utilizar alternativas menos peligrosas, como las benzodiacepinas. 43 Los psiquiatras no respetaron las opiniones y experiencias de los pacientes. En los 21 casos en los que había información sobre el efecto de los fármacos anteriores, los psiquiatras afirmaron que los neurolépticos habían tenido un buen efecto, mientras que ninguno de los pacientes compartía esta opinión. 42

Los daños de la medicación anterior tampoco desempeñaron ningún papel en la toma de decisiones del psiquiatra, ni siquiera cuando eran graves (por ejemplo, sospechamos o encontramos acatisia o discinesia tardía en siete pacientes, y cinco pacientes expresaron su temor a morir a causa del tratamiento forzado). Un experto confirmó nuestra sospecha de que un paciente había desarrollado acatisia con aripiprazol, pero en la misma página, el experto -un miembro de alto rango de la junta de la Asociación Danesa de Psiquiatría- recomendó el tratamiento forzoso con este fármaco a pesar de que se suspendió a causa de la acatisia. 42

El desequilibrio de poder era extremo. Teníamos reservas sobre los diagnósticos de delirio de los psiquiatras en nueve casos. Existe un elemento de trampa cuando un psiquiatra decide un diagnóstico y el paciente no está de acuerdo. Según el psiquiatra, el desacuerdo demuestra que el paciente tiene una falta de comprensión de la enfermedad, lo que es una prueba de enfermedad mental. Los abusos consisten en que los psiquiatras utilizan diagnósticos o términos despectivos para referirse a cosas que no les gustan o que no entienden; los pacientes se sienten incomprendidos y olvidados; su protección legal es una farsa; y el daño causado es inmenso. 42

Se culpaba a los pacientes o a su enfermedad de prácticamente todo lo malo que ocurría. Los psiquiatras no parecían interesarse por los traumas, ni los anteriores ni los causados por ellos mismos. Las reacciones de abstinencia no se tomaban en serio -ni siquiera vimos que se utilizara este término, o uno similar, aunque muchos pacientes las sufrían.

Es una transgresión muy grave de la ley y de la ética profesional cuando los psiquiatras exageran los síntomas de los pacientes y trivializan los daños de los fármacos para mantener la coerción, pero esto sucede a menudo, y los expedientes de los pacientes pueden ser muy engañosos o directamente erróneos, también. 6,31,42,44 De este modo, se puede decir que los psiquiatras operan como un tribunal canguro, en el que son a la vez investigadores y jueces y mienten en el juicio sobre las pruebas, tras lo cual condenan a los pacientes a un tratamiento que es mortal para algunos de ellos y muy perjudicial para todos.

Cuando los pacientes se quejan de este trato injusto, que no se permite en ningún otro sector de la sociedad, son los mismos jueces (o sus amigos que no les llevan la contraria) cuyas pruebas y juicios sirven de base para los veredictos en las dos juntas de apelación, primero la Junta de Reclamaciones de Pacientes Psiquiátricos, y después, la Junta de Apelación Psiquiátrica. No importa lo más mínimo lo que digan los pacientes. Como han sido declarados locos, nadie considera necesario escucharlos. Este es un sistema tan abominable que parece surrealista, pero esta es la realidad, en todo el mundo.

Cuando alguien propone abolir la coacción, los psiquiatras suelen mencionar casos raros, como la manía severa en la que los pacientes pueden gastar todo su patrimonio. Pero esto puede manejarse sin necesidad de hospitalización y tratamiento forzados. Por ejemplo, se podría introducir una cláusula de emergencia que eliminara los derechos de decisión financiera de los pacientes en un plazo breve.

Además, unos pocos casos difíciles no pueden justificar que se inflija un daño masivo a los pacientes6 , lo que también dificulta el reclutamiento de buenas personas para la psiquiatría. A nadie le gusta la coacción, y destruye la confianza del paciente en el personal, tan importante para la curación y para el ambiente de trabajo en el departamento.

En muchos países, una persona considerada demente puede ser internada en un pabellón psiquiátrico de forma involuntaria si las perspectivas de curación o de mejora sustancial y significativa de su estado se verían muy mermadas en caso contrario. Ningún medicamento puede lograr eso.

La otra razón legal para obligar a las personas a consumir drogas es que representen un peligro evidente y sustancial para ellos mismos o para los demás. Este argumento tampoco es válido. Los fármacos psiquiátricos causan violencia6 y no pueden proteger contra la violencia a menos que los pacientes estén drogados hasta tal punto que se hayan convertido en zombis.

El tratamiento con neurolépticos mata a muchos pacientes, incluidos los jóvenes (véase el capítulo 2), y muchos más quedan con daños cerebrales permanentes. 1,6,36,45 Hay vídeos de niños y adultos con acatisia y discinesia tardía que muestran lo horrible que pueden ser estos daños cerebrales. 46 La psiquiatría tardó 20 años en reconocer la discinesia tardía como una enfermedad iatrogénica,45 a pesar de que es uno de los peores daños de los neurolépticos y afecta a alrededor del 4-5% de los pacientes al año,47 lo que significa que la mayoría de los pacientes en tratamiento a largo plazo la desarrollarán.

En 1984, Poul Leber, de la FDA, extrapoló los datos e indicó que, a lo largo de la vida, todos los pacientes podrían desarrollar discinesia tardía. 45 Tres años más tarde, el presidente de la Asociación Americana de Psiquiatría dijo en un programa de Oprah Winfrey que la discinesia tardía no era un problema grave ni frecuente. 48

La coacción debe ser abolida. Este es nuestro deber, según la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que prácticamente todos los países han ratificado. 6 La Ley de Psiquiatría no es necesaria, ya que la Ley de Tutores de Emergencia ofrece la oportunidad de intervenir cuando es imprescindible, y la ciencia demuestra que no es racional ni está basado en la evidencia argumentar que el tratamiento forzado es lo mejor para los pacientes. 6,41,42,49

Si no está convencido, debería leer “The Zyprexa Papers”, del abogado Jim Gottstein. Es un libro sobre la medicación ilegal y forzada que destruyó a los pacientes. Los psiquiatras, los abogados y Eli Lilly mintieron descaradamente, y a los jueces no les importó. Gottstein tuvo que acudir al Tribunal Supremo de Alaska antes de conseguir justicia y corrió un gran riesgo personal al sacar a la luz unos documentos que se suponían secretos. 50

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí