Los derechos humanos deben ser el centro de los enfoques globales de la salud mental

0
169

Un artículo publicado en la International Review of Psychiatry ofrece una revisión exhaustiva del estado actual de los derechos humanos en la atención sanitaria mental en todo el mundo.

Los autores del artículo son algunos de los líderes mundiales en materia de salud mental: Artin A. Mahdanian de Johns Hopkins, Marc Laporta del Centro de Investigación Douglas de McGill, Nathalie Drew Bold y Michelle Funk de la Organización Mundial de la Salud, y Dainius Pūras el antiguo Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Salud.

Aunque está surgiendo un debate académico sobre los derechos humanos en la salud mental, aún queda trabajo por hacer para que los enfoques basados en los derechos sean un elemento central en la prestación global de la atención sanitaria mental y no una mera alternativa.

“La relación entre la salud mental y los derechos humanos es compleja y bidireccional. Por un lado, las violaciones de los derechos humanos pueden repercutir negativamente en la salud mental, mientras que la protección de los derechos humanos puede reforzar o incluso mejorar los resultados de la salud mental. La presencia de un trastorno de salud mental tiene más probabilidades de poner a una persona en riesgo de sufrir violaciones de los derechos humanos, y las personas con trastornos de salud mental suelen estar más expuestas a violaciones de los derechos humanos, como la discriminación, la estigmatización y las medidas coercitivas, que la población en general”, escriben los autores.

“Desde la perspectiva de la atención orientada a la recuperación, que se centra en la salud mental y física más allá del tratamiento sintomático, y la integración de los principios de derechos humanos en la política y la legislación de salud mental puede promover la autonomía, la integridad física, la confidencialidad y la privacidad, la autodeterminación, la capacidad jurídica, la libertad y la seguridad de una persona.”

Las iniciativas y convenciones internacionales establecidas por las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud son la piedra angular de los derechos humanos y la atención sanitaria mental, sobre todo la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD) y la Iniciativa de la OMS QualityRights Iniciativa de la OMS. Los autores del artículo trataron de entender si su reciente impulso para integrar una comprensión basada en los derechos de los sistemas de salud mental locales y globales ha tenido éxito en la literatura recientemente publicada.

Los autores buscaron e identificaron artículos que relacionaran directamente las cuestiones de derechos humanos con los servicios de salud mental. Utilizando palabras clave como “derechos humanos”, “enfoque basado en los derechos”, “CDPD” y “QualityRights” junto con “salud mental”, “psiquiatría” o “psiquiátrico”, los autores encontraron inicialmente 608 artículos disponibles en múltiples motores de búsqueda académica. Sin embargo, tras excluir los duplicados y revisar cuidadosamente los títulos y resúmenes para comprobar su relevancia, sólo quedaron 26 artículos.

Sin embargo, la existencia de estos 26 artículos revela, como señalan los autores, que un número cada vez mayor de profesionales y defensores de los derechos de todo el mundo están tomando conciencia y se están interesando por los derechos humanos y la atención sanitaria mental y, por tanto, están escribiendo más sobre ello, integrando estas perspectivas en la comprensión general de las enfermedades mentales.

Los autores clasificaron cada artículo que encontraron en uno de los tres temas.

  1. Herramientas para evaluar el cumplimiento de los derechos humanos en los servicios de salud mental.

A lo largo de los años se han desarrollado y modificado mediciones para comprender cómo el estigma hacia las personas va en detrimento de la prestación ética y eficiente de la atención sanitaria, con el fin de documentar y comprender mejor el cumplimiento de las normas mundiales en materia de prestación ética de la atención. Se han creado otras herramientas para evaluar y comprender mejor el grado de cumplimiento de las normas de derechos humanos por parte de las distintas legislaciones de salud mental.

  1. Situación actual de los derechos humanos en la prestación de servicios de salud mental.

La creciente concienciación también se puso de manifiesto a través de los artículos e investigaciones que los autores encontraron y que documentaban tanto las violaciones como los logros de la atención sanitaria mental basada en los derechos en todo el mundo, así como el reto que supone prestar una atención basada en los derechos en entornos con pocos recursos, como las prisiones y las naciones en desarrollo del mundo mayoritario. Aunque estos artículos eran escasos y distantes entre sí, ilustran la importante brecha existente entre las directrices de las políticas actuales y la capacidad de los centros para cumplirlas.

  1. Medidas coercitivas en psiquiatría y derechos humanos.

La mayoría de los artículos señalan que el problema de violación de derechos más frecuente en la mayoría de los entornos sanitarios son los internamientos involuntarios y las medidas coercitivas. Justificado normalmente como una especie de “protección” para los “pacientes”, la revisión de la literatura reveló que rara vez, o nunca, la población general cuestiona el tratamiento involuntario y coercitivo.

“Aunque estas disposiciones están destinadas a proteger a las personas con problemas de salud mental y discapacidades psicosociales para que no se causen daño a sí mismas ni a los demás, muchas personas, incluidos los defensores de los usuarios de los servicios, plantean una preocupación válida por el hecho de que la toma de decisiones sustitutiva puede considerarse y a menudo se experimenta como un abuso y puede conducir potencialmente a una serie de otros abusos, entre los que se incluyen, pero no se limitan, el uso indebido de métodos psiquiátricos para supresiones políticas y el abuso sexual y físico de los usuarios de los servicios de salud mental.”

Al final del documento, los autores sostienen que “el modelo biopsicosocial ya existente que se utiliza para formular la etiología y los planes de tratamiento de los trastornos de salud mental debería enriquecerse integrando plenamente los derechos humanos en el modelo”.

“Esto estructurará nuestra comprensión de que todas las personas con afecciones de salud mental y discapacidades psicosociales son titulares de derechos y servirá a los responsables políticos para promover activamente servicios que permitan la plena realización de sus derechos. Los derechos humanos deben incorporarse por completo a los tratamientos, la atención y los enfoques de la salud mental (una formulación biopsicosocial de los derechos).”

****

Mahdanian, A. A., Laporta, M., Drew Bold, N., Funk, M., & Puras, D. (2022). Human Rights in mental healthcare; A review of the current global situation. Revista Internacional de Psiquiatría, 1-13. (Enlace)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí