Contribución al proceso de consulta regional “Del aislamiento, la invisibilidad y la segregación a la inclusión de las personas con discapacidad en la comunidad. Identificación y superación de los obstáculos para el éxito de la desinstitucionalización

0
68

Presentado al Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad el 15 de febrero 2021

SinColectivo es un grupo plural mexicano de Expertos por Experiencia y activistas en discapacidad psicosocial y Mad Culture creado en la Ciudad de México en 2019 y con alcance nacional que ha gestionado actividades que buscan generar procesos de sensibilización y participación de las personas con discapacidad psicosocial en la exigencia de sus derechos plenos.

A lo largo de la historia, nuestro colectivo ha sido estigmatizado y discriminado por no cumplir con parámetros de normalidad, funcionalidad y productividad. Hemos sido patologizados desde planteamientos que acaban justificando la restricción de nuestros plenos derechos, la imposición de medidas coercitivas y la privación de nuestra libertad al considerarse que nuestra existencia disruptiva es potencialmente peligrosa.

La actual contingencia sanitaria ante la pandemia de COVID-19 ha representado un mayor riesgo de contagio y muerte para las personas con discapacidad en general, y en particular para las que están institucionalizadas. Desde nuestra posición advertimos que es necesario implementar las siguientes acciones:

– Crear equipos multidisciplinares que intervengan dentro de las residencias para que las personas con discapacidad psicosocial institucionalizada ejerzan su derecho a la vida en comunidad y que ayuden a construir programas personalizados en los que se contemple la realización de ajustes y apoyos razonables, y en los que se tenga en cuenta el apoyo psicosocial y la accesibilidad cognitiva. En estos equipos deben participar personas expertas por experiencia.

– Los programas que buscan la desinstitucionalización deben anunciar tres momentos por los que pasarán las personas en esta situación, el presente de la institucionalización, la transición a la vida comunitaria y la vida comunitaria con ajustes y apoyos, para lo cual las estrategias deben ser continuas y transversales.

– Establecer la obligación del Estado mexicano de implementar un plan de desinstitucionalización programado.

– Armonizar el marco normativo nacional con las normas internacionales sobre los derechos humanos de las personas con discapacidad, en particular la normativa sobre salud mental y los códigos civil y penal.

– Al mismo tiempo, es necesario establecer en las leyes, reglamentos y normas el desglose de los recursos financieros para que sean considerados en el presupuesto del país.

– Incluir expresamente a las personas con discapacidad institucionalizadas, desinstitucionalizadas y deshabituadas en la normativa y en los programas de inclusión de personas con discapacidad.

– Aplicar estrategias que permitan el ejercicio de los derechos de las personas con discapacidad institucionalizadas, como el derecho al voto.

– Elaborar un censo de la población actualmente institucionalizada en el que se considere la información desagregada por género y edad.

– Considera la necesidad de incluirlos en los planes de Renta Básica Universal.

– Iniciar procesos de reparación jurídica para las personas con discapacidad psicosocial que han sido privadas de su libertad en instituciones por motivos de discapacidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí